Las relaciones son complicadas, incluso la mejor relación del mundo puede tener altas y bajas. Aquí la pregunta es ¿cómo sobrellevar esos momentos de baches en la relación? ¿Cómo puede una relación sobrevivir y seguir fuerte, sana y sobretodo feliz?
Bueno, existen 3 cosas muy simples que voy a compartir contigo.
1. Controla tus pensamientos. Las emociones son demasiado poderosas, un momento de ira, miedo o rencor y los más peligrosos pensamientos surgen; es por eso que dicen que es mejor “pensar con la cabeza fría”, es decir, cuando seamos más racionales. Es que las emociones, ya sean positivas o negativas, incrementan los pensamientos.
Por ejemplo, vamos a algo muy sencillo. Cuando envías un lindo mensaje de texto y tu pareja no te responde por horas, te empiezan a invadir ideas y sentimientos como “¡No puede ser que no responda el mensaje tan lindo que le envié!” Lo peor es cuando has visto dos palomitas azules en su Whatsapp y sigue sin responder, porque empiezas a pensar que no le interesa y salen todos esos detalles que antes pensabas que no eran nada pero ahora parecen momentos en los cuales es evidente que no pone el suficiente interés en su relación, el cómo no te aprecia, cómo no valora lo que haces por él, etc.
Cuanto más lo piensas más enojada te pones, mi sugerencia es ¡tranquila! En vez de seguir por ese camino de detalles lo mejor es cortarlo de tajo, ok sí, no respondió inmediatamente pero eso no necesariamente significa que le valió un pepino el mensaje que enviaste, simplemente que aunque tú no lo creas el sujeto tiene más vida, tiene cosas que hacer, estudia, trabaja o qué sé yo. Querida, el hombre tiene otras cosas que hacer y seguramente responderá a su tiempo, sabes que lo hace ¿para qué complicarte y hacerte chaquetas mentales mientras ocurre?
Si puedes parar tu tren del pensamiento a tiempo te vas a ahorrar mucho, pues te darás cuenta lo irracional que es muchas veces este camino.
2. Di cuando algo no te parece. Hay veces que eso que hace tu pareja simplemente no te parece, te lastima, te hace sentir mal, te enoja, es decir, saca los sentimientos negativos y guardarlos es lo peor que puedes hacer. Tarde o temprano salen a la luz y si no es a tiempo, por lo general cuando lo hacen es… pues como un volcán en erupción. Es mejor resolver este tipo de cosas a su tiempo, es lo más sano y bueno hace que la relación mejore.
¿Para qué esperar a una gran pelea y que salgan cosas que hizo en el 2001 y que te molestaron? Nada es mejor que el aquí y ahora para resolver esos pequeños detalles. ¿Te molesta que nunca te avise cuando llega a su casa? Pues dilo antes de que esa pequeña punzada se convierta en un infarto. Ten la confianza de decirle aquello que te parece mal, si le interesas seguramente esa platica fortalecerá su relación, sólo ten en cuenta que tienes que estar preparada para escuchar también lo que él tenga que decir.
3. Checa tu humor. Bien, dicen que “gente feliz, pareja feliz” y bueno es cierto. No se puede hacer feliz a alguien si no estamos felices. Una persona en una relación de pareja tiene como objetivo inconsciente hacer feliz a la persona con quien está, es por eso que nos esmeramos tanto en detalles, palabras correctas, etc. con el objetivo de sacarle una sonrisa.
Algo pasa en nosotros, que cuando sabemos o intuimos que nuestra pareja no está feliz sentimos que fallamos. Pero ¿cómo podemos hacer feliz a alguien más cuando no estamos exactamente felices? Es importante saber que el humor, sea cual sea, se contagia.
Cuando estamos con alguien que está molesto, esa molestia contagia nuestro ambiente, sentimos el “ambiente pesado” dicen por allí, al igual que cuando alguien está triste, esa tristeza nos embriaga. Es por eso que necesitamos centrar nuestro humor. Sabiendo que nuestras interacciones con la otra persona influyen en él debemos ser claros en como nos sentimos y que tipo de interacción tendremos, ojo, no digo que reprimamos las emociones, sólo que tengamos claro qué sentimos y qué vamos a transmitir.
Una relación sana se enfoca en mantenernos positivos, hablar a tiempo, no dejar que los problemas crezcan. Un consejo más, cuida de ti, enfocate en lo que te hace feliz ya que si tú estás bien serás capaz de relacionarte mejor no sólo con tu pareja sino con todos a tu alrededor.

2 Comentarios

Comenta en el recuadro