Para un maestro

Me imagino lo que es,

parado frente a ellos

un puñito de vidas,

que por un corto tiempo

comparten un momento.

.

Las modelas, las enseñas

una probadita de tu vida,

otro poco de consejos,

y mucha, mucha perspectiva.

.

Un mismo espacio, un mismo tiempo,

día a día la vida se comparte;

pero tocar un alma,

no cualquiera lo hace.

.

Sucede en un momento

en sólo un instante,

y el mañana es diferente

pues ya es otro presente.

.

Dejar huella sin pisar,

es algo de admirar.

Es algo que no se planea,

y que por ende, tampoco se espera.

.

Mucha diferencia

entre explicar y enseñar.

Se explica lo que se entiende,

lo que se estudia y te convence,

pero se enseña lo que se tiene,

lo que se vive,

lo que se es y se percibe.

.

Gracias por compartir tus días,

gracias por enseñar con tu vida.

por dedicarnos tiempo, lecciones

y tus propias visiones.

.

Doy gracias a la vida

que justo en aquél día

fueras tú el maestro

y yo la que aprendía.

.

.

Autora Verónica Guerrero H.

1 Comentario

Comenta en el recuadro