Es increíble que el gobierno federal no tenga una cantidad de asesores y personal de inteligencia suficientemente aptos (por decir lo menos) y realizar algún tipo de “operación curación” o como se diría vulgarmente “a limpiar el cochinero”; el día de ayer la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer el informe acerca de lo que sucedió en el Rancho del Sol en la comunidad de Tanhuato, recordarán la carnicería que hicieron elementos de la policía federal en supuesto enfrentamiento con el Cártel Jalisco Nueva Generación en supuesta represalia por atacar un helicóptero con lanzacohetes.

Pues bien, la citada CNDH dijo que se realizaron 22 ejecuciones arbitrarias y como consecuencia violaciones graves a los derechos humanos al dispararles a un poco más de 90 centímetros, por más absurdo que se lea esto, pues son prácticamente ejecuciones a tal vez personas desarmadas, por lo que se supone la Comisión denunciará ante la PGR esta arbitrariedad.

Y para seguir con la “carne al asador”, informa que también existió un uso excesivo de la fuerza pública, así como manipulación de evidencias (dixit teatro Tomás Zerón), tortura, y porque no hasta trato indigno a los ya ejecutados.

Y para acabarla que siga sangrando la herida del grupo en el poder, indicó que la PGJEM también falseó en las necropsias, y que tenían los cuerpos sobre hielo y aserrín, o sea, como siempre una chulada todos los integrantes de los que imparten la justicia en este país.

Las conclusiones indican que no concuerda ninguno de los relatos que indican los integrantes de la fuerza pública y contradice totalmente lo dicho por la versión oficial (de quién no lo indica), pero lo que si menciona es que las 22 personas (o casi todas ellas) estaban descalzas, con el torso descubierto y hasta en trusa, por lo que indicaría que estarían dormidas, y como consecuencia no “listas” para atacar, y como punto focal indica que no se confirmó la versión oficial de los hechos debido a nada más y nada menos que A LA FALTA DE VERACIDAD DE LOS INFORMES DE LA PF, lo cual asesta un duro golpe al gobierno federal.

Más rápido que flash, inmediatamente salió en defensa el comisionado nacional de seguridad, Renato Sales, al indicar que aceptará las recomendaciones, sin embargo, no coincide con las hipótesis de que se cometieron ejecuciones arbitrarias, y urgió a que se haga una reforma a ley general sobre uso de la fuerza y armas de fuego.

El informe señaló puntualmente que no se está en contra de repela agresión, se haga uso de la fuerza pública y mucho menos atrapar delincuentes, pero todo con respeto y apego a los derechos humanos y sin manipulación de evidencia y falta a los derechos humanos.

Lo que es inadmisible es que en este país siga sucediendo esto, sigan pasando acontecimiento tan graves como si fuera cosa normal y de todos los días, la falta de sensibilidad y hacer lo que le venga en gana a cada uno de los encargados de los despachos sólo muestra dos cosas, o una falta de comunicación y conocimiento total de lo que debe hacerse o sencillamente que tienen carta abierta para hacer lo que a ellos les parezca mejor.

Peculiaridad

El teatro, seguimiento y alta publicidad que se le ha dado al supuesto “levantamiento” de los hijos del Chapo, sólo demuestra que al gobierno y a los medios les gusta la basura, y no obstante con eso el interés rebasa los límites de la estupidez, ¿cómo es que en un solo día supieron a quién se habían llevado?, ¿cómo es que saben los móviles?, ¿por qué tanta publicidad mediática?, han pasado casi 2 años y no saben absolutamente nada de Ayotzinapa (no soy chairo), los culpables del trágico incendio en la guardería ABC, los cuantiosos robos y demás temas pendientes.

Comenta en el recuadro