Hay un lugar a donde siempre vuelvo, no importa qué tan lejos vaya o cuánto tiempo esté fuera, siempre regreso. Es un lugar cálido, agradable, pero sobre todo lleno de amor y vida. Ese lugar se encuentra justo ahí en el centro de mis tres hijos, ellos son como pilares de ese sitio, son sus paredes y su techo, sus puertas y ventanas, su fogata y su frescura…todo.

Ellos son mi todo.

No sé ustedes de qué lugar saquen su fortaleza para vivir, o a qué lugar pertenezcan, pero yo tengo claro y siempre lo he sabido, que mi centro, mi inicio y mi fin, son mis hijos, un todo que protejo y me protege y que sé que siempre será así.

Tal vez porque cada uno salió de mi cuerpo, y de mi sangre, o porque en esos 9 meses se adhirieron a mi mente y mis ideas y se hicieron uno mismo con mis sentimientos. O tal vez porque desde que llegaron a este mundo han pasado cada día de su vida junto a mí, cada lágrima, cada risa, cada sueño o pesadilla, temor o ilusión, lo han pasado junto a mí. En el momento o después de ello, pero puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que hemos compartido nuestra vida, la de ellos y la mía. Y no hay cosa en el mundo que me haga más feliz que eso.

No existe algo en este mundo que yo no haga por ellos, no hay problema que no pueda resolver, ni situación que no pueda resistir con ellos junto a mí. Y si alguien llega a lastimarlos, no dudaría en enfrentarlo con la certeza que da el defender a un ser amado de todo y contra todos, hasta el final.

Yo era una persona antes de ser mamá, pero después de albergar vida dentro de uno mismo, no se puede volver a ser igual. Tengo un motor, una fortaleza, una fuente inagotable de vida amorosa por el solo hecho de tener junto a mí a esos tres pares de ojitos mirando cada cosa que hago, esos tres seres que le dan sentido a mi vida y para quienes siempre seré única entre millones, porque soy su mamá.

Feliz semana a todos, les deseo no solo una, sino muchas razones para ser felices, pero sobre todo un lugar al que siempre vuelvan para amar y ser amados.

4 Comentarios

  1. Excelente escrito señora, muy bonito pensamiento, y créame que se lo de que habla tiene una muy bonita familia, un muy bonito “resguardo” un abrazo y espero su siguiente escrito! (:

    Pd: A mis papás también les encanto, y me dijeron que ahora entienden por que Mariana escribe tan bonito, y yo estoy de acuerdo con ellos!

    Que tenga un muy linda semana.

    • Hola Adrián, qué bonito detalle el leer algo tuyo por aquí. Muchas gracias por tus lindas palabras, ¿qué te puedo decir? Los hijos son el motor de nosotras las mamás, así de hermoso.
      Salúdame mucho a tus papás y nuevamente te agradezco todas los detalles lindos que tienes conmigo y con mis hijos.
      Un beso y un abrazo, excelente semana ;)

Comenta en el recuadro