“Ver a un superhéroe sentado en el consultorio de un terapeuta recibiendo ayuda por un problema psicológico, es increíblemente inspirador para mí”. Andrea Letamendi

Dicen que todos tenemos “demonios internos”, cosas que nos atormentan, sucesos de nuestro pasado que han hecho que lleguemos a ser las personas que somos ahora. Y mirándolo objetivamente si eso no nos hubiera sucedido quizá seríamos muy diferentes hoy en día; actuaríamos y pensaríamos de distinta forma.

Me gustan los superhéroes, es algo que no puedo negar. Pero más que decir que soy “fan” de las novelas gráficas o cómics; a mí lo que me gusta es la historia que lleva a los personajes a actuar de cierta manera, es decir, me gusta analizar la psicología detrás de estos héroes, digo sería raro que no dada mi formación académica muchas veces los use de ejemplo en clase para Psicopatología.

Sea cual sea el origen de los “poderes” del héroe en cuestión, encuentro que todos deciden luchar “contra el mal”, si así quieren verlo, motivados por algún hecho de su vida, un trauma si lo quieren definir así. Muchos compañeros psicólogos se han dedicado a analizar personajes como Spiderman y Batman, su sed de venganza, su doble identidad, valentía, perseverancia y forma de actuar en situaciones de peligro.

Estos personajes los encontramos en todos lados, muchos conocemos historias de superhéroes, hemos visto como resuelven sus problemas, aspiramos a realizar alguno de sus actos heróicos y nos identificamos incluso con alguno de ellos, espero que por las cosas positivas aunque esto podemos analizarlo en algún otro artículo. Sea quien sea nuestro personaje favorito ¿realmente qué los motiva? A mi parecer la psicología nos da la respuesta de porqué los superhéroes son superhéroes.

Veamos al más clásico: Batman, es decir, Bruce Wayne. Claramente es un hombre traumatizado por la violenta muerte de sus padres, es decir, sufre un estrés post traumático que no ha superado lo que hace que crezca con deseos de venganza los cuales reprime a través de sus actos heróicos; actos que convierte en su razón de vivir. Por medio de estos saca un poco la frustración y el dolor que lleva dentro, carga con una culpa inmensa por lo ocurrido y se auto castiga con la soledad. Esto es solo basados en la historia ojo, para hacer un diagnostico tendríamos que tener al sujeto, hacer entrevista clínica y pruebas psicológicas.

Iron Man y el estrés postraumático

Otro ejemplo de estrés post traumático que lo lleva a una vida de superhéroe es Iron Man, fue secuestrado y se decide a combatir el crimen; casualmente ambos son millonarios por lo cual me pregunto ¿por qué no pagaron un buen terapeuta? Quizá por la adrenalina que es ir por ahí disfrazado y luchando contra el crimen, eso no lo sé, aunque por la historia de vida parece que esto no les basta, les ayuda claro está es como una terapia ocupacional pero esto no mata los demonios internos. Además de que bueno Iron Man tiene algunos otros problemas como lo es el alcoholismo.

En esta misma categoría pero en versión mutante sin dinero, tenemos a Spiderman. Un chico con poderes arácnidos que pierde a su figura paterna a manos de la delincuencia y con esto nacen sus deseos de venganza que canaliza después a sus actos heróicos. Superman es caso aparte, quienes siguen al personaje y vieron la última versión del cine, es un caso de alguien que fuera de que no es de este planeta, pierde a su figura parental y lleva sobre sus hombros una carga que difícilmente podríamos sobrellevar, carga que alegremente le da su padre biológico, ¿imaginan el estrés en el que vive sintiendo todo ese peso en él?

Hablemos ahora un poco de Jason Todd, Robin. Un ex delicuente juvenil que adopta a Batman como figura paternal y es asesinado por el Joker, cuando resucita es obvio que la figura paterna ha caído ¿por qué? Pues culpa a Batman por no haberlo podido salvar, de ser ineficiente y al caer la figura paterna y dejando de lado todo lo que Batman le enseñó decide revivir a Red Hood. Digamos que se revela contra todo lo que representa Batman.

Entonces tenemos la pérdida de la figura paterna o la caída de la figura paternal, figura primordial para los seres humanos especialmente tratándose de un hombre ya que sabemos que es con quien debe identificarse y formar un vínculo afectivo importante. Hasta aquí parece que la clave para volverte superhéroe es la perdida de un ser querido a manos de la delincuencia o ser victima de la misma y desear tomar la justicia en sus propias manos, si esto fuera así México estaría lleno de superheroes ¿no? O en su defecto villanos.

¿Qué personaje de cómics ha visitado el psicólogo? La respuesta es Barbara Gordon, tras ser atacada por el Joker en su hogar. Ella asiste a terapias con ninguna otra que la psicóloga Andrea Latemendi para recuperarse de la herida física y psicológica. Además de sus terapias de rehabilitación, Gordon decide tratar lo ocurrido con la psicoterapeuta; personaje basado en Andrea Letamendi, asesora de los comics de Gail Simone. Y realmente concuerdo en que es maravilloso ver un personaje ficticio acudiendo en busca de ayuda terapéutica, cosa que es completamente normal y no significa que estés loco necesariamente, sino que hay algo en tu vida que necesitas cambiar o superar para seguir adelante.

¿Qué casos la psicología no podría tratar? El Joker es el caso más claro que viene a mi mente, simplemente porque su trastorno va más allá de lo que la psicología podría manejar, caso donde yo recomendaría acudir a un psiquiatra ¿por qué? Bueno por ser un caso médico, requiere de un tratamiento toxicológico, cosa que los psicólogos no podemos dar. Su psicopatía va más allá de una charla en un consultorio, hipnosis o terapias de relajación.

¿Sería bueno poner a los superhéroes en manos de la psicología? En mi opinión sí, para manejar cambios en sus relaciones personales y poco a poco buscar una salida para todos los sentimientos guardados pero al mismo tiempo me pregunto si no será que esta incapacidad social lo que les hace más llevadera la carga de salvar al mundo. Además sin este trauma y un pasado que los atormente ¿los superhéroes seguirían con deseos de ser superhéroes o se decidirían por una vida normal de ciudadano común? Creo que de momento es mejor dejarlos así y seguir disfrutando de las historias que nos regalan.

NOTA: Repito esto es mi opinión, es decir, mi punto de vista y traté de hacerlo lo más simple posible para no entrar en tecnicismos ni nada por el estilo. Gracias.

125320-124118

7 Comentarios

  1. Te seré honesto…no he terminado de leer el artículo,pero las primeras líneas me dejan muy claro que la tienes clara…te confieso que esto lo pensaba yo así hace mucho tiempo y ver que no estaba equivocado es inspirador…gracias !…😉

Comenta en el recuadro