Sí, ya sé, suena elitista e increíblemente incorrecto pero dejen les explico a qué me refiero. No quiero decir que esa persona sea en realidad “menos” que tú, si no que las circunstancias que rodean sus historias de vida así lo hace sentir o así lo percibe.

Entraré en detalles con un ejemplo, digamos que eres una chica de “buena familia”, es decir, que tienes una posición socio económica clase media alta o alta, has estudiado en colegios privados si no es que en los mejores, lo cual te ha permitido aprender diversos idiomas. Además ambos padres tienen una carrera y la ejercen o tienen negocio propio. Es decir, has vivido bien, no obstante eso no te hace una persona que ve “por encima del hombro” a nadie, simplemente para ti ese tipo de vida es algo normal y no le ves nada especial.

Un buen día conoces a un chico de digamos clase media, ha estudiado siempre en escuelas públicas, digamos que no vive en uno de los mejores sitios de la ciudad pero tampoco es una ciudad perdida, su familia tiene casa propia, ambos padres trabajan y viven bien.

Deciden hacerse amigos y posteriormente salir, pero “detallitos” empiezan a surgir como el que no puedan frecuentar los lugares a los que estas acostumbrada por falta de recursos y como tampoco quiere que te la vivas financiando entonces pues los omiten; por lo mismo salir con tus amigos le es poco agradable pues son gente “de otro nivel” los cuales aunque sean simpáticos con él siempre preferirá no frecuentar. Sin embargo tú estás feliz porque él te brinda cosas que te hacen crecer internamente, a ti no te interesa, te adaptas a los lugares y cosas que puedan hacer juntos.

Pero he aquí el detalle, no por eso el chico va a sentirse bien, siempre se va a sentir “menos, es decir, tu posición le incomoda de cierta manera porque tú has vivido otras cosas, tu historia de vida es el tener acceso a cosas que él no puede brindarte. Tú eres de escuelas de paga y él de educación pública y por tanto eso indica que eres “más” que él. Tarde o temprano saldrá con que “él no puede darte la vida a la que estás acostumbrada”.

Puede que suene ridículo pero créanme esas cosas pasan, he escuchado infinidad de historias de ese estilo. Y sí puede que en algunos casos sea la chica la que se harte y se vaya por lo material porque es a lo que está acostumbrada, pero en otros casos son incluso detalles más bobos los que hacen que las relaciones terminen.

Digamos que puede que ambos sean del mismo estrato socio económico, pero vamos a suponer que la chica ha concluido su carrera universitaria y tiene un trabajo estable y él decidió que sólo quería estudiar hasta la prepa y consiguió empleo. Tal vez de forma inconsciente querrá frenar su desarrollo, porque seguramente va a ganar más que él, de cierta manera sabe más que él, y eso de una forma u otra no va a permitir que estén tranquilos. ¿Suena tonto? Pues ocurre. Parece que el que hayas estudiado más, para ellos no es ventaja sino al contrario.

Otro ejemplo, de amigos y amigas he escuchado que “los dejan por unos nacos”, no es así bebés, déjenme decirles que no los dejan por unos nacos, ni por unos gatos, ni nada parecido, los dejan por alguien que se conforma y que los hace sentir importantes, cosa que tu preparación no los dejaba.

¿Bobo? Pues parece que para algunos no es así, la necesidad de ser “más” que la pareja es algo que les corroe el alma y no sólo porque estamos en un país machista en el que el deber del hombre es proteger y cuidar a la mujer, existen también mujeres que necesitan ser más que su pareja para sentirse satisfechas. Es cierto que la pareja necesita ser admirada por el otro pero parece que para muchos esto se resume a lo material, lo palpable; el tener el mejor trabajo de ambos, el ganar más, el haber estudiado más, el tener una mejor casa, etc.

Triste pero cierto, por ello hay relaciones que no funcionan y necesitan tener una pareja que, a su modo de ver las cosas, “sea menos” para poder “sentirse más”. Por ello vemos hombres que se casan con mujeres que son “sumisas” que se dejan manipular o que aceptan las condiciones que les imponen como dejar de trabajar, dedicarse al hogar y a criar a los hijos, no seguir estudiando, cosas que sabemos que hoy en día se pueden combinar perfectamente con la vida laboral. Digamos que situaciones que las ponen en desventaja si llegara a faltar su marido.

Por otro lado piensa ¿de verdad tus padres gastaron tanto en educación para que tú termines con alguien que no llegó ni a la primaria? No es por nada pero NO GENTE NO, si tú has llegado a cierto nivel, busca a alguien de tu mismo escalón o de uno más arriba, dicen que lo mejor es seguir subiendo. No dudo que haya historias de éxito de una abogada que se casa con un chofer, porque ambos tienen un trabajo digno, pero lo que no te dicen es si el amor dura cuando ella vea que debe sostener la casa para mantenerla en cierto nivel ya que él no puede aportar los mismos ingresos que ella. Seguramente, él tendrá que esforzarse en buscar algo mejor, prepararse y conseguir un empleo que empareje las cosas si es que no quieren que eso sea un obstáculo para continuar. Seamos realistas esas cosas tarde o temprano pesan.

Por eso gente, sal con alguien a quien admires y te admire, que no le importen si existen diferencias sino que convierta eso en motivación para superarse y salir adelante para ambos. Los dos necesitan tener un plan de vida donde se trace que los dos van a crecer juntos, tanto individualmente como en conjunto. No se trata de que ninguno se quede atrás para “hacer sentir bien” al otro, sino de que cuando uno se estanque el otro le tienda la mano para ayudarlo a seguir en el camino. Lleguen juntos a la meta y no por separado, no dejes que nadie quiera hacerte sentir menos o incluso mal por las metas que has alcanzado hasta el momento de su encuentro. Ninguna persona que “te ame” va a querer frenar tu desarrollo, si esa persona lo desea así, consejo ¡huye!

1 Comentario

Comenta en el recuadro