Con la economía tal como se encuentra en estos momentos, con un peso muy débil, pero bueno, como dijo Andrea Legarreta igual eso no nos afecta porque el dólar es de estados Unidos y el peso Mexicano, empresas que cada vez pagan menos a sus trabajadores por el hecho de que la mano de obra se ha abaratado y con  lo difícil que es encontrar un empleo bien remunerado, renunciar al trabajo debe ser algo que se debe pensar a fondo y tratar de ver todos los factores y consultar con las persona que nos pueda ayudar a ver un mejor panorama, pero  tampoco podemos sacrificar nuestra vida, nuestra salud, nuestra familia por un trabajo que nos ofrece más que dinero y a veces ni siquiera el necesario para sobrevivir, a veces lo mejor es renunciar.

¿Es bueno cambiar de trabajo?

Hay ciertos factores que nos van a ayudar a determinar si cambiar de trabajo es la mejor opción, hay ciertos focos de alarma que se van a encender cuando esto está sucediendo, aquí te presentamos los principales que fácilmente vas a identificar y que te ayudaran a tomar una decisión:

Si todos los días tienes una sobrecarga de trabajo y con todos los días me refiero a que sábados y domingo y desde muy temprana hora, hasta ya la madrugada, lo cual te impide tener otras actividades o ya de plano descansar de forma adecuada, lo cual puede provocar problemas de salud y un bajo rendimiento lo cual va a en contra de lo que estamos tratando de hacer, que es rendir de forma excepcional.

Otra cosa es que a pesar de todo el esfuerzo que realizamos, de todas esas horas que dedicamos, de todo el perfeccionismo que le ponemos al trabajo nunca parece  ser suficiente y nadie reconoce las contribuciones y el buen desempeño que estamos teniendo, simplemente somos uno más y el reconocimiento necesario por un buen trabajo, nunca llega.

Una señal que aunque no es algo particular que te está pasando a ti, sino algo que le pasa a todos los empleados es que para la empresa no importan, solo eres algo más, fácilmente reemplazable y que no aporta nada a la empresa, en muchos casos es cierto y hay muchos empleados así, pero si no es tu caso, sin duda es algo que debemos tomar en cuenta.

Tu jefe o los directivos de la empresa no tienen palabra, hacen promesas que no cumplen, lo usan a modo de chantaje o para obtener un plus de los trabajadores pero sí que la promesa se ellos llegue a cumplirse, poco a poco su credibilidad se agota y difícilmente van a hacer algo para recuperarla, al final de cuentas los trabajadores no importan.

Una de las causas más notables y que tal vez nos afecten más en el aspecto económico como emocional es ver que en nuestro trabajo promueven a personas de forma arbitraria, sobre todo por ser amigo de alguien, por ser el recomendado o por salir con alguien, ver como estas personas obtienen reconocimiento que no merece no es nada gratificante.

Tener un empleado feliz es tener alguien que va a rendir más, para mucho el trabajo que tiene no es el soñado pero no por eso va a estar peleado con algunos otros sueños y muchas empresas no lo entienden y no dejan que sus trabajadores persigan sus sueños, los limitan en muchos aspectos, siendo inflexibles ante cualquier pedido o necesidad.

Algo que también sucede es que trabajas en un empresa donde no saben desarrollar las habilidades, en las que les gusta tener limitada a la gente a su espacio de trabajo, no les permiten involucrarse en otras áreas o expandir su conocimiento del negocio, argumentando que ese no es su trabajo, que no le quite el tiempo a sus compañero o cuestionando como dice el meme “pa ke, quieres sabe eso”.

Cuando no hay retos, cuando llegas y haces tu trabajo en las primeras 3 horas del día porque ya tienes todo dominado y te resta esperar 5 horas más para que finalice el día porque no tienes ningún desafío, todo está controlado y aunque les has hecho sabes que estás dispuesto a tomar más responsabilidades y aun  así no sucede nada creo que puedes estar atorado en una espiral de mediocridad.

Comenta en el recuadro