En la última visita que me hizo mi hermana postiza (o sea que es mi amiga pero como si fuera mi hermana), estuvimos tocando diversos temas y no me pregunten cómo llegamos a las novias psicópatas. Y es que creo que las mujeres celosas obsesivas nunca pasarán de moda, sin importar los cambios en las generaciones.

Ambas tenemos amigos muy cercanos, de forma que un “te amo” suena natural estando con ellos, son de esos mejores amigos que no puedes ver como hombres, sino que son parte de tu familia y de tu vida y que, hasta considerar tener un romance con él es motivo de risa. Bueno he de admitir que la mayoría de las mujeres que conozco tienen un amigo así, digamos el eterno friendzoneado, que está cómodo en esta posición y nunca pasará de ahí.

Ahora, ¿qué pasa cuando este amigo tiene una relación de pareja? Pues no afecta, sabemos que es normal y somos perfectamente capaces de sentirnos felices por él. Pero creo que las mujeres no lo ven así, ven a la mejor amiga como una rival, posiblemente medio golfa, que puede quitarles a su novio y, ¿qué hacen? Bueno porqué no, primero que nada, stalkear como deporte extremo.

En mi caso, a mi mejor amigo lo conozco desde los 16 años o más, no recuerdo perfectamente y, les puedo jurar que es una de las mejores personas que conozco. Bien, empezó a salir o algo así con una chica, la cual me agregó a Facebook y, claro, yo acepté, porque pues la novia de mi amigo obvio podía ser mi amiga. ERROR, sí, de esa dimensión: la chica me saludó por el chat y empezamos una plática bastante amena, debo reconocer, después de casi tres horas hizo la pregunta que la calificó como novia psicópata: “¿Tú quieres con él?” ¿Real? ¿No pensó que si “quisiera con él” ya habría hecho algo para salir de la friendzone? Cuando respondí que no, me dió la cátedra de que estaban superenamorados de aquí al infinito y que prácticamente se casaban al día siguiente y tenían quince hijos. Cuando le conté a mi mejor amigo, sólo se partió de la risa y me dijo que no me preocupara.

Pero bueno, no sólo las mejores amigas somos blanco de novias psicópatas, también se da con celosas compulsivas, ejemplo de lo que hablo: En la Universidad tomé un semestre de francés porque una amiga y yo habíamos acreditado inglés y era obligatorio tomar un semestre de otro idioma. Aquí conocimos a un chico que tenía una novia celosa extrema, saliendo de la clase lo llamaba, pero no sólo eso, lo hacía poner el altavoz para comprobar que no estuviera en otro lugar que no fuera la escuela y obvio que no estuviera con mujeres. ¿Real? ¿Crees que va a una escuela de monjes donde no hay mujeres? En serio hombres, por más bonita que sea una mujer, ¿cómo pueden aguantar algo así?

Otro ejemplo de las novias psicópatas son aquellas que amenazan a las amigas de sus novios y lo quieren reclamar como pertenencia pero, mujeres, eso no se ve bien. O las que los siguen a donde vayan, revisan su ropa, celulares, redes sociales (esto es un drama tipo interrogatorio por menciones, si lo etiquetan en fotos o le comentan, ni se diga darle “me gusta”) o lo que caiga en sus manos, tratando de averiguar en dónde están y qué hacen cuando no están con ellas. En este punto, tengo el caso de una chica que le puso rastreador al celular de su novio para saber dónde estaba, además tenía su registro de llamadas y mensajes para saber con quién hablaba.

Consejo: Mujeres, en verdad este tipo de actitudes se ve mal, no sólo eso, sino que demuestra su poca autoestima y falta de seguridad. Si realmente su pareja las ama, por más que otra persona se le insinué o tenga diez mil amigas, él seguirá a su lado. Si son felices como ustedes creen, entonces no tienen por qué preocuparse, si tienen estas actitudes simplemente es porque no están seguras en su relación o saben que no existe una base sólida.

¿Crees que te engaña? Confróntalo, es mejor saber la verdad a confrontar a una chica que quizá no sabe nada de lo que ocurre y esta igual que tú. Piensa que si te enamoró a ti, seguramente con la otra chica hizo igual y finalmente, antes de llamarla o mandarle mensajes onda película de terror, reflexiona, ella no tiene la culpa de que el tipo sea un patansito y te esté viendo la cara.

Y, si a fin de cuentas crees que su relación no va a ningún lado y te hace sentir insegura todo el tiempo, es mejor estar sola que jugar con tu salud mental. Recuerda, mereces una pareja que te haga sentir segura, amada, especial y valorada. Para patanes, se dan hasta en los árboles.

Por último, recuerda que eso de “defender con uñas y dientes” no aplica en el caso de las parejas, quien te haya dicho que si créeme que es una persona con muy poco amor propio, nada de clase y cero dignidad, obviamente, o de plano una persona como dicen por ahí: aferrándose al último tren.  Tu pareja NO TE PERTENECE, no eres dueña de ninguna persona (esta abolida la esclavitud, temo decirte), si se queda o se va es porque así lo decide y ninguna de tus locuras lo hará cambiar de decisión, bueno si, quizás lo haga correr antes.

2 Comentarios

  1. Muy buen artículo, en determinado momento muchas mujeres han o hemos llegado a ser así. Pero no se dan cuenta hasta que lo ven en algún lado o lo leen en este caso, que es cuando se sienten identificadas.

Comenta en el recuadro