En la edición de noviembre 2015 de la revista Vanity Fair apareció en portada la ex primera dama Margarita Zavala hablando de sus aspiraciones presidenciales.

Siendo honesto difícilmente hojearía esa revista en particular, y menos con un personaje que me resulta tan desagradable como Margarita Zavala. Sin embargo algo que me llamó la atención fue que la entrevista fue realizada por la escritora Sabina Berman, quien es una dramaturga y periodista de las mejores del país.

Como lo esperaba, la redacción de la entrevista en VanityFair Margarita Zavala es impecable, la calidad de la pluma de Berman se siente en cada línea, la lectura es amena y clara.

Durante el desarrollo la entrevistada se muestra como una mujer elocuente, incluso inteligente en sus respuestas. Acepta, a regañadientes, la crítica a su partido (PAN), incluso concede y critica los errores cometidos por las bancadas de su partido en las cámaras.

Margarita no se aleja mucho, de hecho no se aleja, del discurso que la ex candidata panista a la presidencia, Josefina Vázquez Mota sobre las mujeres, haciendo énfasis en el rol de estas en la sociedad como madres y amas de casa más que ciudadanas. Aunque Margarita reconoce la necesidad de que las mujeres se integren de lleno, directamente, en el mercado laboral, aunque no profundiza en la cuestión de equidad.

La única línea que le aplaudo a Zavala es cuando habla de la falta de confianza del electorado en los partidos y de cómo los ciudadanos cada vez exigen más  y le dan la espalda a los partidos tradicionales.

Pero Margarita Zavala no puede quitarse de encima la sombra de su marido, el ex presidente Felipe Calderón. No puede librarse de los casi cien mil muertos, 20 mil desaparecidos y 500 desplazados internos que dejo la malograda “guerra contra el narcotráfico” encabezada por su marido.

Margarita Zavala no puede quitar de ella la sombra de la impunidad y la corrupción que costó la vida a 49 niños de la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora; espacio subrogado que se vincula a su familia y a miembros del PAN cercanos a la familia Calderón Zavala.

Margarita huele a fraude, nos recuerda a Hildebrando, la empresa señalada por falsear resultados en la elección presidencial del 2006 en favor de Felipe Calderón, misma empresa de la que fue socia fundadora junto con sus hermanos.

Pero a Margarita no le gusta hablar de estos temas, los rehúye, evita comprometer su palabra, prefiere, en sus palabras, “mirar al futuro. Si nos quedamos atrapados en el pasado, no creo que eso ayude a transformar ni a la política, ni al país”.

Aunque ese pasado, muy reciente, este manchado de sangre, de corrupción, de impunidad y demande justicia. Sí, la revisión del pasado reciente del país, del sexenio de Calderón exige justicia.

Débilmente Margarita intenta separarse políticamente de su marido. Niega que, en caso de ser la candidata panista a la presidencia, Calderón estará con ella en cada momento o en cada acto, niega que su marido estará en su war room; niega que el ex presidente estará detrás de su campaña. Pero en la convención panista del 21 de noviembre, Felipe Calderón estuvo presente, comportándose como su publicista, promocionando a su mujer como la mejor opción del PAN para la carrera presidencial. Estuvo ahí con sus 19 asesores y los 20 elementos del estado mayor presidencial que lo acompañan en todo momento y que en conjunto con la pensión del ex presidente nos cuestan más de un millón de pesos al mes a los mexicanos.

¿Quién le cree a Margarita Zavala?

margarita_zavala_VanityFair
margarita_zavala_VanityFair_Portada

4 Comentarios

  1. Sonará machista pero es imposible que Zavala quede de presidenta de México en un 2018, no con un Eruviel Ávila en ventana y mucho menos con un posible Jaime Rodiguez bronco para las presidenciales 2018. A México le faltan muchos años para aceptar y elegir una mujer como presidenta de la nación así como a Zavala le falta mucho conocimiento para poder dirigir el país. :-( seguiremos hundidos algunos sexenios más jajaja

    • Yo creo que México está preparado para que una mujer llegué a la presidencia. Pero a Margarita Zavala le falta trayectoria política y tiene la sombra de Calderón encima (de la que estúpidamente no se aparta).

    • Eruviel pues viene con toda la maquinaria del PRI, el Bronco esta perdiendo adeptos y credibilidad en Nuevo León, Margarita pues difícil creer que detrás de ella no esta Calderón intentando tomar las riendas y si trata de usar el mismo discurso que Josefina, difícilmente lo va a lograr, como dices, sin deseos de que suene machista es imposible que ella gane.

    • Yo creo que México si esta listo para una presidenta, el problema es que ninguna de las que han sido candidatas ha llegado sin un equipo de hombres de mala reputación detrás de ellas, solo han llegado como una cara diferente al mismo grupo de personas en el poder, hombres y mujeres que buscan a través de la cara de una mujer como Margarita o como Josefina seguir en el poder con un “cambio” para México dirigido por una Mujer.

      Creo que el problema es ese, pero aún más grave veo la gente que incluso pone en Facebook que extraña a Calderon solo para desestimar el actual gobierno y que no se acuerda de todo esto que hace mención el articulo, de todo lo que sucedió en su gobierno y nos sigue aquejando, ojo, no defiendo al gobierno actual, pero el pasado presidente no me parece mucho mejor que el actual.

Comenta en el recuadro