Últimamente he estado en contacto con muchas parejas que ya están considerando casarse y cual si yo fuera gurú o adivina me preguntan “¿crees que hago bien? ¿Crees que va a funcionar?”. Fue así como me puse a pensar ¿cómo podría saber si es amor del bueno?

Muchas personas nos preguntamos si estamos en la relación correcta, si la persona con la que estamos saliendo es la indicada, si la relación va por buen camino, etc. En general siempre tenemos preguntas y dudas en la cabeza intentando descifrar el comportamiento del otro y lo que este significa.

De una vez te digo que el mundo de las relaciones es mucho más complejo de lo que nos gustaría, una persona puede hacer algo que signifique una cosa y para otro hacer eso mismo puede significar algo totalmente diferente. Claro, hay miles de libros y artículos que nos dan tips de como saber si tu relación está bien o se está yendo al hoyo pero estás no son reglas a seguir al pie de la letra y claro que ninguna te garantiza el final feliz de cuento de hadas que quizá tu cabeza se está imaginando.

En el caso particular de las mujeres, la sociedad nos ha hecho creer que tenemos intuición femenina, un sexto sentido que a diferencia del de la película, no sirve para ver muertos pero sí para analizar o “leer la mente” de los hombres y saber más cosas que las que nos están diciendo. Pero cariño, no tienes que analizarlo, no eres su terapeuta, no todo lo que hace tiene segundas intenciones así como no siempre las flores significa que ya hicieron algo mal.

La intuición femenina

Intentar descifrar cada frase o cada movimiento sólo va a frustrarte o volverte loca, además de que vas a desesperar al pobre sujeto que se irá corriendo de esa relación a una menos complicada. Tu mente tendrá ese juego de cartas en el que siempre querrás tener el as bajo la manga y a fin de cuentas querrás tener la razón y ver cosas que no están ahí para dar “el paso correcto” y hacer lo que supuestamente tendrías que hacer y reaccionar como se supone que debes reaccionar.

Así que ahorrémonos eso y hagamos nuestra vida menos complicada. Primero que nada debes saber mantenerte en contacto con la parte “cuerda” de ti mismo, esa donde todo está bien y no esa donde nuestra Alicia interior corre detrás del conejo blanco intentando averiguar todo sobre él. En lugar de querer jugar a descifrar el código Da Vinci pensemos “está bien, vamos bien y no importa que pase más adelante voy a estar bien”.

Esto aplica sin importar que ha pasado o que esté pasando, no importa si es lo que querías o no tú ten la seguridad de que todo estará bien. Esto nos sirve para cortar de tajo con ese círculo interno de preocupación por hacer todo bien en nuestra relación, no hay recetas ni fórmulas mágicas que garanticen que  nunca habrá problemas en la relación. Muchas personas pasan la vida entera repitiendo el mismo error en cada relación demasiado preocupadas por no hacer algo mal y ahí está su verdadero problema, el analizar, planear y temiendo hacer algo mal, tanto que olvidan vivir el aquí y ahora. Date cuenta que en este momento NO HAY NINGÚN PROBLEMA, disfruta el presente de la relación.

Para poder encontrar el amor y una relación estable debes abandonar esa obsesión de ser perfecto, dejar de contar movimientos, leer expresiones faciales y encontrarle tres pies al gato. Estás en una relación no atrapado en el bosque con un oso a tu lado. Estár en este círculo de ideas obsesivas no te lleva a ningún lado y te impide vivir una relación sana donde cada momento debe de disfrutarse y vivirse al máximo.

Usualmente, las relaciones avanzan cuando ambos se sienten bien, y nada se siente mejor que una persona que es feliz. Así que vamos a las preguntas finales: ¿quieres en verdad vivir una relación saludable?

¿Quieres vivir una relación feliz?

  1. Deja de preocuparte todo el tiempo por lo que no ha pasado.
  2. Deja de intentar leer su mente o buscarle explicación a cada cosa que hace.
  3. Deja de intentar ser perfecta y hacer todo lo que dicen que es correcto.
  4. Se feliz, se esa persona que sabe que las cosas estarán bien pase lo que pase.
  5. Para ser completamente claros: déjate fluir con la corriente.
pareja joven feliz
pareja joven feliz

Ojo, no pido que te vuelvas una piedra, claro que debes sentir de otro modo tus relaciones serían un desastre, créeme, nadie quiere estar con una piedra. Me refiero a que dejes de pensar en tu relación como una bomba de tiempo que estallará en cualquier momento si mueves el cable equivocado. Sólo disfrutala y se la persona que eres, no temas cometer errores, ninguna relación es perfecta, el punto es saber que podrán superar esas cosas juntos. Disfruten cada momento juntos, sin estrés.

La felicidad es una vibra que se siente, uno sabe cuando está con una persona que disfruta la vida y esa vibra se vuelve atractiva. El estrés también es una vibra, una vibra bastante pesada que nadie considera atractiva, es un repelente.

Mi respuesta a: ¿cómo sé si estoy en la relación correcta? es simplemente. ¿La disfrutas? ¿Te gusta estar a su lado? Entonces es la correcta, deja de preocuparte, si has tomado una decisión y te ves a su lado entonces disfrutalo. NO TE PREOCUPES. Suerte.

Comenta en el recuadro