Como si fuera una historia de Disney, científicos alemanes trabajan en un curioso proyecto el cual terminaría en que los robots sintieran dolor y es que, el dolor, es un recurso que nos permite estar a salvo de heridas graves o incluso nos conducen a proteger nuestra vida. Este proyecto pretende que los robots puedan alejarse de peligros potenciales o detectar cuando sufren daño para así prolongar su periodo de “vida” o uso y deriva directamente en la prevención de cambio de partes costosas.

En la Conferencia internacional de robotica y automatización, Johannes kuehn y el profesor Haddadin de la universidad de Hannover en Leibniz presentaron dicho proyecto el cual podremos apreciar en el video de abajo y en el que vemos como funciona el tejido nervioso del robot, o mas bien el brazo robotico el cual puede clasificar el dolor dependiendo de su intensidad, ya sea desde bajo o moderado hasta severo dependiendo si se trata de una colisión fuere o un impacto que dañe directamente los componentes del mecanismo.

Como en los humanos cada tipo de acción tiene una respuesta diferente para así prevenir se tenga mas daño con el uso de las mismas y si enfocamos esto a la industria podríamos decir que el beneficio sería directamente en las máquinas que trabajan en la industria en general ya que por lo costosas que son el sentir dolor y dar una respuesta ayudaría al mantenimiento preventivo y el detenerse a tiempo implica salvar una que otra parte del mismo.

¿Es ético dotar de sentimientos a los robots?

No se sabe realmente, aunque se ha enfocado en el buen uso y la prevención el dar la capacidad de “sentir” a elementos puede no ser tan apropiado moralmente para algunos y es que decir que solo son máquinas y no nos metemos con seres vivos deja de ser una simple respuesta por que cada vez los robots tienen mas forma de ser vivo, desde elementos basados en la naturaleza hasta los antropomórficos que pretenden reemplazarnos en ciertas circunstancias y darles esos toques Humanos poco a poco van cambiando las reglas del juego.

Comenta en el recuadro