El 28 de junio llegó y pues con ello la comunidad LGTTTB decidió hacerse presente de nuevo en las calles de México, ¿por qué? Por millones de razones y muchas más que “por el escándalo” que muchos señalan o por querer “llamar la atención” como otros creen.

Fuera de lo que se dijera u otra cosa yo decidí preguntar a algunos de los asistentes por qué marchaban, por qué salían a las calles y qué significaba para ellos estar ahí, muchas respuestas me sorprendieron.

Algunos señalaron que veían la marcha como una gran fiesta donde podían conocer gente con sus mismos intereses y hacer amigos, otros señalaron que era un lugar idóneo para “celebrar” su amor sin que la gente los estuviera señalando o haciendo comentarios ya que estaban en un ambiente seguro donde cada beso que se daban era vitoreado.

Para unos más la marcha es oportunidad de ligue, y para otros la marcha es la oportunidad de llevar un mensaje a México y el mundo, una adolescente incluso me dijo algo que me gustó bastante “es mi oportunidad de decirle al mundo que mi madre es una excelente madre sin importar sus preferencias sexuales, que es incluso mejor madre que la de cualquiera de mis amigos” y para otros es su momento de pedir los mismos derecho que tiene la comunidad “buga” (heterosexual), de ser aceptados en las iglesias y sobretodo ser tomados en cuenta por lo que son: PERSONAS.

Foto por: @YoSoyArantxa
Foto por: @YoSoyArantxa

Después de escuchar historias de amor, en la que algunos abrieron su corazón sobre como habían conocido a sus parejas con los que actualmente se encontraban en la marcha y muchos otros que seguían buscando la aceptación de sus padres, amigos y familiares pero se habían animado a participar en la marcha me di cuenta de algo, la comunidad LGTTTB ha avanzado, nos hemos dado un lugar, con algunos estereotipos claro, nos falta mucho pero al menos tenemos presencia gracias a la radio y televisión. Los personajes de series y novelas, artistas que han “salido del closet” nos han dado presencia y esperemos pronto las reglas sociales también se abran para incluir familias gay con hijos, que no sólo nos quedemos en matrimonios sino que en verdad se les permita adoptar. Esperemos que las puertas de las iglesias se abran para dar lugar a una comunidad religiosa incluyente (cosa que se pedía en letreros y se vio como realidad gracias a uno de los grupos presentes “Misión cristiano incluyente”).

10347620_674153225955700_7526493454300516003_n

lgtttb2

Cabe señalar el sin número de familias que ahí se encontraban, niños con letreros en apoyo a sus padres homosexuales, madres y padres homosexuales con sus parejas y sus hijos, padres de familia apoyando a sus hijos miembros de la comunidad LGTTTB; letreros de “#NoSoyModa”, otros en los cuales se agradecía los avances del Gobierno en pro de la comunidad LGTTTB y más mensajes en pro del avance y la inclusión.

Aún queda mucho por avanzar pero vamos paso a paso y para mí la marcha es eso: agradecer los avances, celebrar la diversidad, convivir con la comunidad, seguir apoyando y sentirse orgulloso de quien eres porque aunque tu preferencia y orientación sexual no te define sí forma parte de lo que eres y NUNCA debes avergonzarte ni esconderte por ello.

mismamas

lgtttb

Gracias a todos los “bugas” incluyentes, a quienes apoyan la expresión pacífica, a quienes realmente van por una causa, a los que van a divertirse, a todos gracias por un año más de marcha y nos vemos en la próxima.

1 Comentario

Comenta en el recuadro