Snowden por aquí y por allá.

Que si está en Rusia, en Hong Kong o en Cuba, quizás pidiendo asilo político a Islandia o Ecuador.

Este hombre es el nuevo enemigo público número 1 del gobierno de EEUU, y, a la par, se ha convertido en otro de los mártires de la libertad de expresión y de “la verdad” de la “vida” digital.

Pero, a todo esto, ¿Quién es Edward Joseph Snowden y que fue lo que hizo?

Snowden es un especialista en informática y tecnología, originario de Elizabeth City, Carolina del Norte y tiene 30 años. Fungió como consultor tanto en la CIA (Central Intelligence Agency) como de la NSA (National Security Agency), ambos organismos son de ingente importancia para las operaciones de seguridad nacional del vecino país del Norte.

En junio de este año, Snowden publicó, de la mano de los diarios The Guardian (GB) y The Washington Post (EEUU), el contenido de documentos con clasificación “Top Secret” sobre varios programas de espionaje informático de la NSA, teniendo como tema central el programa de vigilancia electrónica coordinada PRISM, el cual tiene registros de llamadas telefónicas, correos electrónicos, fotos, vídeos, y todo aquel material multimedia o compartido mediante redes sociales, de millones de ciudadanos norteamericanos (ergo, deben tener la misma información de varios más que no formamos parte de su población, pero, que hemos interactuado con personas ubicadas en dicho país).

Si bien el gobierno de Barack Obama es el principal “antagonista” de esta novela cuidadosamente elaborada y redactada por ambas publicaciones, hay también algunos otros participantes en la historia. Por lo menos 9 empresas de prestigio y presencia mundial se encuentran inmiscuidas en las operaciones de espionaje: Apple, Google, AOL, Yahoo, Microsoft, Facebook y Verizon son los nombres más grandes de la lista. Dicho esto, y por sentido común, estás empresas se han desligado del tema “ipso facto”, o, de plano, han omitido comentario alguno sobre ello y, además, dicen desconocer el programa y de que trate este. Se ha dicho, incluso, que de haber ingresado a sus servidores, el gobierno lo ha hecho de forma ilegal.

En el caso específico de Verizon, en días recientes, denunció (o simplemente reconoció) que millones de sus usuarios han sufrido espionaje en sus llamadas telefónicas. En otro documento, el cual también “vio la luz” de la mano de Snowden, se revelan las fuertes presiones que ha sobrellevado esta empresa, por parte de la NSA, para entregar todos los registros telefónicos de sus clientes.

Se dice, también, que en el Reino Unido, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, por sus siglas en inglés) ha tenido acceso al sistema PRISM desde, al menos, junio de 2010.

Y todo esto ha derivado en que los usuarios, además de molestos, sean “creativos”. Se han promovido y recomenzado alternativas, ya existentes, de navegadores, buscadores y sistemas de protección y cifrado para impedir o dificultar el espionaje: navegadores Firefox, Tor, buscadores DuckDuckGo, Ixquick o StartPage entre otras alternativas.

Ahora, Snowden, se encuentra sumergido en un mar de pistas, rastros, “dimes y diretes”. Se sabe de su estadía en Rusia de la boca del mismísimo Vladimir Putín, sin embargo, el gobierno ruso se ha mantenido ambiguo con el tema, esto para evitar, obviamente, un enfrentamiento abierto con EEUU, motivo por el cual no se ha revelado detalle alguno del paradero de Snowden, o por lo menos, no un dato certero. Se ha manejado la teoría de que podría utilizar a Cuba como “puente” para llegar a Quito, Ecuador.

Aquí la interrogante es: ¿Qué papel juegan estos países en este caso?, o, quizá, ¿Qué ganan al ayudar a un “criminal informático” como Snowden?, pues nada, realmente. Solamente darle “un golpe” a la administración de Barack Obama, que, al igual que la de sus antecesores, se ha dedicado a la “vigilancia sin control” de todo aquello que consideren como amenaza. Esta postura  es común varios países en América Latina, donde durante décadas Estados Unidos ha apoyado a las dictaduras militares represivas mediante una gran gama de programas de vigilancia que con frecuencia están permitidos y justificados por los estatutos legales. Si alguien sabe cómo tergiversar y usar la ley a su favor, son ellos.

Dicho esto, en el estricto sentido de la palabra y ejerciendo el derecho internacional, las autoridades de EU pueden tener a la ley de su parte al demandar el arresto y extradición de Snowden, pero, desde la perspectiva de muchos, no tiene la base moral que lo sustente.

Assange, fundador, editor y portavoz de uno de los sitios de Activismo pro-libertad en internet “Wikileaks”, después de su “pequeño” roce con el gobierno americano, así como por su orden de arresto e inmediata extradición a Suecia por los delitos de violación a un menor, abusos sexual y coacción, es también refugiado político en Ecuador y ha comenzado una campaña para lograr que Snowden llegue con bien a dicho país, que se ha convertido en el “getaway” de aquellos perseguidos por el gobierno norteamericano. Si bien es sabida la postura del presidente de la nación ecuatoriana, Rafael Correa, con respecto a temas de soberanía (comandó el cierre de la base militar de EEUU en su país) y la aceptación del fugitivo internacional, Julian Assange,no sé sabe con certidumbre cuál es la que adoptará para este caso en particular, y, por ende,  aún no se sabe con exactitud cuál será el verdadero paradero de Edward Snowden, hacía donde irá o si es verdad que este se entregará por propia voluntad, tal como lo comento hace un par de días su padre, Lonnie Snowden.

Aún queda mucho más en esta saga de espionaje, huidas al estilo “Catch me if you can” e intriga política. Definitivamente, es en estos casos, cuando te das cuenta de que la realidad supera, y por mucho, a la ficción que nos brindan series como “24”, “Homeland” o películas como, irónicamente, “Enemy of State”.

Seguiremos al pendiente de este muy interesante suceso.

Gracias por leerme. Den like, compartan, RT, etc. ¡Es GRATIS! :)

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro