Fin de semana y con el clima que hemos tenido (por lo menos por donde yo vivo, pura lluvia y nublados), a mí, en lo personal, sólo se me antoja sentarme en mi sillón, con una taza de té, envuelta en mi cobija y ver una película. Pero no cualquier película, la verdad amo ver filmes, puedo pasar horas viendo películas y tengo casi todas las que me han enamorado, pero tengo especial cariño por aquellas que no sólo son entretenidas, sino que dejan un mensaje a mi vida.

Por ello en esta ocasión quiero hablarles de “El estudiante”, filme mexicano que narra la historia de Chano; un hombre de 70 años quien aparentemente ha cumplido todas sus metas en la vida, tener una familia, jubilarse, incluso hace labor social, pero algo dentro de él aun no esta completo, por ello ha decidido a inscribirse en la Universidad, aunque lo duden.

Apoyado por su esposa Alicia, su sirenita, Chano decide ingresar a la carrera de Literatura, ahí conoce a un grupo de jóvenes que, sin saberlo, formarán parte importante en esta nueva etapa que ha decidido iniciar y lograrán colarse en su vida de maneras inesperadas.

“El estudiante”, en mi opinión, es una historia inspiradora de un hombre que, sin importar su edad, aún tiene deseos de cumplir sus metas y sueños, además, este hombre logra cruzar una brecha generacional haciéndose amigo de sus jóvenes compañeros. Este hecho y la convivencia que se da entre ellos a lo largo del filme nos demuestra que aprendemos unos de otros; que no por ser jóvenes debemos despreciar la sabiduría de los mayores y viceversa, porque cada persona tiene algo que enseñarnos y aportar a nuestra vida.

Teniendo como escenario la ciudad de Guanajuato, “El estudiante” no sólo nos invita a conocer las historias de los jóvenes con los que convive Chano, sino que nos recuerda lo hermoso del amor de pareja, la importancia de la familia, la convivencia, el desengaño amoroso y sobre todo la perseverancia. Además, claro, que hacernos desear visitar este maravilloso estado mexicano (les recomiendo sobre todo no olvidar “El Cervantino”, que es un evento cultural magnifico).

Este filme logra, con una historia sencilla, reflejar cómo la amistad se da de forma natural sin importar edad o condiciones sociales, algo que todo ser humano necesita para crecer y mejorar nuestra vida; ya que las personas con las que tejemos esta convivencia y sentimiento, nos impulsan a lograr nuestras metas, incluso cuando parece que ya no hay nada por lo cual luchar.

Te aseguro que este filme lleno de historias y valores, logrará tocar de algún modo tu vida. Dale una oportunidad este fin de semana al cine mexicano.

Imagen extraída de: http://envejecimiento.sociales.unam.mx/images/elestudiante.jpg

COMPARTE en:
MsIpRamz
Psicóloga, comunicologa, escritora de microcuentos y otros debrayes, consejera, twittera y algo geek (dicen por ahí).

Comenta en el recuadro