Ser hombre y tener un gato como mascota, es ser gay no salir del clóset.

A muchos nos encantan los animales, algunos los perros, otros los gatos, aves y demás. Hoy me enfocaré en la diferencia entre tener un perro y un gato. Al momento de elegir una mascota debemos tener muchos aspectos importantes como, si se vive solo o en pareja, con niños o sin ellos y el lugar en que vivimos; sea apartamento o casa. Me voy a enfocar en las personas que viven solas.

Siempre se ha sabido que aquella persona solitaria, hombre o mujer, elegiría un gato como mascota, ambos son bastante independientes y pueden permanecer solos el tiempo necesario, sin preocuparse por qué van a comer o quién los va a acariciar en las noches. Compran un gato solo para pensar que alguien los espera en casa, aunque en realidad a este, sea lo que menos le importe, a diferencia de un perro no llega meneando el rabo, ni saltando de alegría y mucho menos caminando detrás de ti esperando a ser acariciado o que te dejes lamer la cara.

Ahora, para tener un perro hay que dedicarle tiempo y amor, mas del que necesita un gato, un perro ofrece mucho más cariño si es que ésta persona esta falta de ello, llegar a casa y ver que haya alguien que te mene el rabo y salte de alegría es cuando piensas que vale la pena llegar a casa para ver a aquel que estuvo esperándote todo el día y no es solo para que le des de comer, sino como explicar el hecho que después de darle comida siga tras de ti y se acueste contigo en tu cama, o al lado de tu silla.

Para mi tener un gato es como un perro gay, el gato solo consume comida especial para ellos, y si no es eso entonces solo pollo y pescado, se bañan con la lengua y ni decir la forma de jugar, con una bola de lana acostado boca arriba, y sus necesidades las hace en una cajita con arena, totalmente diferente a un perro, que como lo que se te caiga al piso o los sobrados de tu comida, ladran cuando oyen o ven algo extraño en señal de alerta y juegan a mordidas, como juegan los hombres, y hacen sus necesidades donde les dé la gana, o los accesorios que les ponemos, mientras los gatos usan cascabeles, los perros cadenas; todo eso sin importar, para ninguno de los dos casos si es macho o hembra; y ni hablemos de la diferencia en los nombres, los gatos tienen nombres como: Minino o Michín, y los perros; Tyson o Rambo.

Por eso siempre he pensado que hombre que viva solo y tenga un gato como mascota es un gay en potencia,  no tengo nada en contra de ellos ni de los unos ni de los otros, tengo amigos gays y por eso lo digo, veo sus fotos al lado del gato o los dos acostados durmiendo y eso me lo confirma, así que si usted no es gay y tiene un gato en casa, piénselo bien, a lo mejor esa es la razón del por qué esta solo.

Aclaro que no odio a los gatos, ni a los homosexuales; pero si de mí dependiera no tendría a los primeros y los segundos, solo como amigos.

Imagen fuente: http://www.flickr.com/photos/lluriphoto/7314788684/

Los artículos de vida y estilo son opinión personal de los autores y cada uno tiene su forma de pensar. En ningún
momento Revista NeoStuff es partidario de las opiniones expresadas en esta sección
COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro