¿Qué es lo que nos hace quedarnos ahí hasta el final? ¿Por qué él? ¿Por qué ella? ¿Por qué siempre te doy todo e intento ser mejor para ti? Ya estuve para ti mil veces, pero si no pones de tu parte ¿Por qué yo, si?

El amor debería ser algo mágico, irreverente, divertido y lleno de felicidad, o al menos así imagino que debería serlo. Siendo realistas el amor es horrible. El amor es desesperación, estrés, gritos, peleas, celos y la lista no termina nunca. ¿Pero en realidad esto es el amor? O será que esa es la idea que hemos creado y conservado desde nuestra primera relación. Hemos pasado de una pareja a otra jurándonos a nosotros mismos que ahora sí es la indicada, nos convertimos en esclavos de nuestras propias palabras porque unos meses después esa magia termina. ¿Pero entonces cuál es el verdadero secreto para conservar el amor? ¿Cuál es la fórmula exacta para entregarlo y recibirlo?

No es que yo crea saber mucho sobre relaciones, pero tampoco creo saber muy poco. En mi experiencia y exclusiva opinión hay ciertas cosas que deberíamos aprender antes de intentar salir a la calle y ligar con cualquier persona que aparezca frente a nuestros ojos, mismas cosas que alguien debió advertirnos, enseñarnos o tan siquiera mencionar que necesitaríamos un conocimiento más extenso como éste, por ende un fin de semana como cualquiera escuchando a mi mejor amiga contarme sobre su relación, entendí algo sobre las parejas, el amor y el romance. Y hoy en esta publicación les compartiré mis reglas básicas que a mi parecer, alguien debió haberme dicho antes de que me dijera a mí misma. “Que siempre vamos a ser la persona perfecta, pero casi siempre para la persona equivocada.”

  • En primera nunca se debe buscar algo que debe llegar, aparecer o sentirse por sí solo.
  • En segunda el amor que le tengas a la otra persona debe explotar en su máximo auge justo cuando la otra persona esté dispuesta a comprometerse por completo contigo.
  • En tercera es en vano querer amar o querer a alguien cuando no te encuentras completamente bien y en tu sano juicio, eso significa valorar tu vida, tu trabajo, tu persona y quererte, porque si no estarías buscando en otra persona llenar eso que te falta y la otra persona buscaría lo mismo y los dos esperarían en vano, y es que al estar más cerca de esa integridad y amor propio, te sentirás feliz y entonces y sólo entonces tendrás algo que compartir.
  • Y por último la clave de todo este choro es “No buscar a la mujer o el hombre perfecto, sino aprender amar a la persona que encontramos.”

Ojalá aprendamos juntos a utilizar, compartir y adaptar estas reglas básicas porque sinceramente es difícil conservar algo y conservarlo bien. En fin, la vida y el amor jamás parará de gritarnos: “¡Hey, serás feliz, pero antes te haré muy, muy, muy fuerte! ” Y por “muy” me refiero a una y otra y otra y otra y otra vez que sentiste que tu vida se iba al carajo.

Concluiré esta publicación y las siguientes con un
Post-it mental: “No tener expectativas, para no tener desilusiones, fácil.”

Buena Vibra, amen a su pareja tanto que les duela el corazón, pero no sean tontos, no permitan que se los quiten. Saludos.

PD. Envíame un e-mail si quieres un consejo de ésta Psiquiatra del Amor.

TW @aarims

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro