La final capitalina se hizo presente. Desde muy temprano la Ciudad de México lucía con aficionados del América y el Cruz Azul, autos con banderas, el clima entre lluvioso, nublado y bochornoso ¿Acaso así sería la final del futbol mexicano?

Para decir verdad, fue una final que muchos aficionados del futbol, no esperábamos. América el equipo más odiado y Cruz Azul el eterno subcampeón que una vez más soñaba con la copa.

La gran final del futbol mexicano se disputaba entre estos dos grandes equipos. Después de 24 años, América y Cruz Azul se volvían a ver las caras, recordando que el último enfrentamiento fue en 1989.

Silbatazo inicial y la máquina llevaba la ventaja de un gol. Se mostraba un Cruz Azul firme y seguro, digno para ganar este campeonato. Durante los primeros 45 minutos, el equipo celeste defendió, atacó y consiguió el segundo gol que aseguraba su triunfo.

Por otro lado, el equipo rival, no mostraba motivación y carecerían de consistencia en el terreno de juego. Teniendo así, varias oportunidades de gol, pero ninguna cambiando el rumbo del partido.

En el segundo tiempo, los dos equipos saltaron a la cancha con ganas de seguir luchando por el campeonato. Sin embargo, la presión y los nervios, se apoderaron de ambos equipos. Incluso, pasaron un poco más de diez minutos y el partido se volvió totalmente tedioso y aburrido para los espectadores. Parecía que el nuevo campeón ya tenía nombre.

El equipo celeste apesar de verse cansado, seguía luchando y buscaba oportunidades de gol, mismas que Moisés Muñoz logró atajar muy bien. Por otro lado, el equipo azulcrema se mostraba totalmente perdido y aunque insistían en cambiar el marcador, Jesús Corona, protegía con capa y espada su portería. Definitivamente el gran campeón del equipo celeste.

El ambiente entre los aficionados era una fábrica de emociones. Los aficionados del América con los ánimos por lo suelos y los cruzazulinos ya festejaba el triunfo.

Sin embargo, la euforia revivió, cuando Mosquera logró anotar el primer gol del América, entre lágrimas y gritos, la afición americanista despertaba de su decepción. Sin imaginar, que segundos más tarde, el arquero Muñoz, remataría con un gol de cabeza, dejando con esperanza a su equipo.

¿Quién iba decir que en menos de 5 minutos la final se volvería en un total alboroto? El estadio y toda la afición estallaba de locura. La gran final aún tenía más minutos por jugar. Ahora ¿Qué equipo alzaría la copa?

Transcurrieron los primeros 15 minutos del tiempo extra y el Cruz Azul ya se mostraba más que cansado, en cambio, el América se veía totalmente recargado. Al pasar los 20 minutos ya todo se veía escrito en penales.

El partido concluyó, y los nervios de la ronda de penales se veía por todos lados; técnicos, jugadores, auxiliares, aficionados, no aficionados, estaba atentos al gran cierre de está cardiaca final.

La escuadra de la Noria, fue la primera en tirar. Primer tiro y primera lágrima de toda la afición celeste. Definitivamente, el Cruz Azul ya no estaba motivado a ganar.

Las águilas, marcaron todos los penales, mientras que la máquina sólo logró marcar dos anotaciones. Definiendo como campeón al América.

Fue así, como la final del futbol mexicano enloqueció a millones de aficionados. Una final que sin duda, dejó mucho de que hablar.

 

Foto: AFP

1 Comentario

Comenta en el recuadro