“Vamos a cumplir 57 años”, dijo la abuela de mi novio, refiriéndose al tiempo que llevan de casados ella y su esposo. “Ahora duran dos, tres años, y ya se andan divorciando.”

Esas palabras me hicieron pensar. Mis propios abuelos están por cumplir 50 años de casados, mientras a mi alrededor se van acumulando las parejas divorciadas y separadas.

Lo cierto es que vivimos en una época donde todo se hace con prisa, hasta el amor. Es cierto que ya no recibimos la misma educación ni cultura que en los tiempos de nuestros abuelos, pero me niego a pensar que también la forma de sentir haya cambiado.

Creo más bien que el auge tecnológico y la facilidad con que ahora conseguimos las cosas nos ha llevado a una flojera extrema, que nos impide luchar incluso por lo que amamos. ¿Salió un nuevo teléfono? Vas y lo compras aunque el tuyo aún sea perfectamente útil. ¿Ya no te gustó tu carro? Véndelo en internet, en unos días ya te habrás librado de él. ¿Ya no eres feliz con tu pareja? En una semana está listo el divorcio.

La desidia de la gente llega a niveles increíbles hasta que los ves y te pone a pensar en tu propia vida. O a veces, más que desidia, es egoísmo puro.

No importa que la otra persona se esfuerce en recuperar la relación que alguna vez tuvieron, la pareja decidió que su camino va mejor por separado, y no es capaz ni de decirlo claro. Es cierto, hay problemas que van más allá de nuestro control y, si la otra persona simplemente ya no nos ama, lo mejor es retirarnos con un poco de dignidad, pero la mayoría de problemas en pareja tiene solución.

No voy a decir que las parejas que llevan mucho tiempo juntas son perfectas, pues he sido testigo de los problemas de al menos una, pero el mérito que tienen es que ven más allá de ellos. Están acostumbrados a tener que esforzarse, día con día, porque en ninguna relación basta el amor para que las cosas vayan bien. Ni que haya amor implica que no habrá problemas que afrontar o que todo será perfecto. Esa quizá es la idea más errónea de todas: que si la persona es para ti, todo será perfecto.

No, eso no pasa en la vida real. Y creo que es tiempo de que dejemos la flojera y desidia y empecemos a esforzarnos más si queremos que una relación funcione y dure. Porque el amor puede estar ahí, pero no le echemos toda la responsabilidad de solucionar nuestros problemas.

Yo sueño con pasar mi vida al lado de una persona, y sé que no va a ser fácil, porque nada que vale la pena lo es, por eso, si quiero algún día llegar a los 50 años de casados, como mis abuelos, sé que nos tendremos que esforzar y no huir a la primer mala señal. Eso es para cobardes.

8 Comentarios

    • Todo es cosa de que, cuando encuentras el amor, lo cuides y te esfuerces en mantenerlo. Si no sientes ganas de hacerlo, lo más probable es que no sea amor. Te deseo que encuentres con quien pasar toda la vida felices, chamaco :)

  1. “I just need to know that it’s possible that two people can stay happy together forever”
    Esa frase sale en Juno,no sé si recuerdes,pero desde que la ví por primera vez se me quedó grabada toda esa escena,hiciste que me acordara de ella.
    Tal vez porque desde que recuerdo a mi también me ronda esa duda por la cabeza,son muy pocos los ejemplos que tengo para decir que si se puede,pero me ayudan a mantener la esperanza.
    Cosa curiosa,llevo todo este día con ese tema rondando por mi mente…no sé.
    Saludos c:

    • Creo que está en saber que no es fácil, pero sí se puede. Y ser felices por siempre no significa siempre felices, pero que esa felicidad va a opacar y ser más grande que esos ratos en que las cosas lleguen a estar mal, y que esa felicidad te hará esforzarte por arreglar las cosas, siempre. :) Saludos, Claoh.

Comenta en el recuadro