Bueno, no sé ustedes qué piensen pero a mí me gusta coleccionar experiencias; independientemente de que puedo disfrutar muchas cosas, creo que lo que me llena es conocer a las personas, tratar con ellas, ir entrando poco a poco en su personalidad y extasiarme con todos los detalles que la componen. Al igual que el amante de la música desmenuza por completo una pieza clásica, y disfruta plenamente cada una de sus notas, a mí me satisface y me deleita ir conociendo a alguien.

Mis amigos, para quienes no me conocen, son personas maravillosas, pues cada uno posee cualidades exquisitas que los hacen únicos, independientemente de quiénes son para la sociedad, yo veo en ellos a alguien más allá del director de tal o cual empresa, o el ingeniero, arquitecto, doctor, etc. Yo veo al hombre o a la mujer que ha caminado un largo camino para llegar a donde está ahora. Todas mis amistades pueden ser (y son) muy diferentes entre sí, en cuanto a carácter y gustos, sin embargo todos tienen un factor común. Son los mejores en algo…

Sí, y cuando digo los mejores, es porque en realidad lo son, todos han alcanzado el éxito, pero no sólo a nivel profesional, sino a nivel personal. Su manera de ver la vida está plagada de enseñanzas y vivencias que tal vez yo nunca llegue a experimentar y por eso me alimento de sus anécdotas o de los resultados de esas vivencias, es decir, quienes son ahora.

Está el que nunca ha desistido, el que ha caído muchas veces pero siempre se levanta nuevamente, la que no tiene sutileza pero tiene un enorme corazón, la que nos impulsa a perder el miedo y es un ejemplo de perseverancia y éxito, aquella que tiene un corazón libre y que es capaz de quitarse el pan de la boca con tal de compartirlo con nosotras sus amigas y que estemos iguales todas. Si ella pudiera, nos llevaría con ella en su bolsillo para mostrarnos el mundo que ella ve, pues es feliz compartiendo.

Está la que es fuerte y dedicada, aparentemente nada la derrumba, pero tiene la sensibilidad de un artista y la conmueve cualquier sentimiento sincero. Está aquél amigo que siempre tiene una sonrisa para todos, no importa si le duele el estómago o lleva dos noches sin dormir; aquél que nos perdona todo y siempre tiene los brazos abiertos para regresar a él; el que cuenta chistes, el que es doctor y que con sólo entrar a su consultorio ya te sientes aliviado y su mejor medicina es hablar y hablar contigo de la vida, de la vida ayer, hoy y de lo que será mañana.

Así es, queridos lectores, me considero afortunada porque estoy rodeada de amigos inigualables, son un ejemplo de experiencias positivas y negativas a las que han sabido sacar provecho y llegar a ser personas con gran calidad humana, razón por la cual me siento honrada de contar con su presencia en mi vida.

Soy coleccionista de experiencias y con ello de grandes amigos y amigas, que sé, serán para toda mi vida.

Y ustedes, ¿también coleccionan algo así?

¡Excelente lunes y hasta la próxima!

Imagen http://terapiagestaltsi.files.wordpress.com/2011/12/trevol.jpg

4 Comentarios

    • Muchas gracias amiga, es una sensación muy agradable la que siento de saber que te ha gustado lo que aquí lees. Te agradezco mucho tu apoyo y toda la disposición que siempre has tenido conmigo. ¡Te quiero mucho amiga!

Comenta en el recuadro