Warner Bros. Pictures nos soltó una patada en el trasero a todos los fans de las películas de superhéroes al anunciar la selección de Ben Affleck como Batman en la secuela (aún sin nombre) de Man of Steel.

Y es que, dejando de lado el hecho de que no pudieran convencer a Christian Bale de volver a ser Bruce Wayne (vamos, eso pudo solucionarse con unos millones más), recordemos esa página de la historia cinematográfica de Marvel que todos quisiéramos olvidar: Daredevil. Y no es que fuera mala (al menos el Director’s Cut se salva un poquito), el hecho es que el galán de muchas y amiguis de Matt Damon, no sabe ser un héroe.

Aclaro que todo lo escrito aquí es mi opinión personal, no quiero que anden luego despotricando.

Si bien el público tuvo reacciones encontradas con Man of Steel (a casi todos mis amigos les gustó tanto como a mí, pero nunca faltan los amarguetas), la elección de Henry Cavill en el papel de Kal-El, a mí me pareció acertado. Una cara relativamente nueva que no identificaras con un papel fuerte realizado anteriormente, para que el rol de Superman no se viese opacado. Pero ahora viene el mismo Zack Snyder a decirnos que como Christian Bale no quiso ser Batman, pues ahí nos avienta a Ben Affleck, alguien con más o menos el nivel de fama de Bale, pero con la desventaja de haber sido no sólo otro superhéroe en la pantalla, sino un superhéroe de Marvel. Pero bueno, tampoco es la primera vez que interpreta a un personaje de DC, o algo así. Para quienes no sepan o no se acuerden, fue el encargado de darle vida a George Reeves (el actor de Las Aventuras de Superman, serie de televisión de los años 50s, en blanco y negro) en Hollywoodland.

Entonces yo me pregunto, ¿los que hicieron el casting en serio no encontraron a alguien más cercano al perfil de Batman/Bruce Wayne?

Y es que recordemos que, si bien la trilogía de Nolan no fue la mejor adaptación que se pudo hacer del Caballero Oscuro, Christian Bale supo tomar el papel y hacerlo suyo, supo hacer de sí mismo Bruce Wayne.

Hablemos de otros actores que han sabido ser buenos superhéroes: Robert Downey Jr. es Tony Stark, y no sólo por haber sido escogido para interpretarlo en la pantalla grande, su personalidad es muy acorde a la del turbulento y sarcástico Tony. Mark Ruffalo supo llenar el vacío que la apretada agenda de Edward Norton dejó como Bruce Banner/Hulk, haciendo al Hulk de Los Vengadores, uno entrañable. Chris Hemsworth, atolondrado, guapo y presumido, encajó perfectamente como Thor en el cuadro Marvel/Disney; hasta Scarlett Johansson supo llenar las botas de Black Widow.

Caso aparte: Chris Evans. Él ya había sido otro superhéroe de Marvel: Human Torch. Pero olvidemos esas horribles películas de Los Cuatro Fantásticos por un momento y pensemos en lo divertido que era como la Antorcha Humana y lo tierno que se vuelve como Capitán América. Aunque seamos claros, no tiene el don de liderazgo que esperarías ver en el Cap, pero en conjunto con una buena dirección, dio el gatazo.

Aunque, ya que en éstas andamos, tampoco olvidemos al destructor de personajes por excelencia: Ryan Reynolds. Que no sólo fue un asco como Deadpool con Marvel, se atrevió a querer ser Green Lantern y el resultado es una de las películas más odiadas por los fans de los cómics.

affleck2

En conclusión: estoy completamente en desacuerdo con la elección de Ben Affleck como Batman, de hecho, creo firmemente que los que lo seleccionaron estaban tan ciegos como el pobre Matt Murdock, pero si tengo o no razón se verá al final en la película. Por muy pocas ganas que me queden de verla. (A menos que Matt Damon sea Catwoman, eso sí pagaría por verlo.)

2 Comentarios

Comenta en el recuadro