Mandy es una película escrita y dirigida por el ítalo-canadiense Panos Cosmatos, que desde su estreno ha estado dando mucho de qué hablar, naturalmente, por todo lo que representa. La trama se desarrolla en un ambiente boscoso, apartado, lóbrego y psicodélico, protagonizada por Andrea Riseborough y un Nicolas Cage desbordado en ira.

Nicolas Cage, Mandy 2018

Se trata de un filme poco convencional, es sangriento, surreal, explícito, alegórico, bizarro, satírico, onírico… y puede ser muchas cosas más, pero definitivamente, no es un sinsentido. El terreno en el que se desenvuelve es conocido, juega con lo típico y usual al agregar cierto humor negro que refuerza los excesos y se reconoce a sí misma como una locura, pero, por paradójico que suene, una locura con sentido. La ilación de la trama realmente tiene un justificado porqué.

A pesar de lo extraña que puede llegar a ser, realmente Mandy no está tan alejada -como pudiera parecer a simple vista- de otras películas que abordan el mismo tema vengativo, pero por supuesto, con un distintivo toque bastante singular. Mandy resulta la perfecta representación y ejemplo de una hipérbole total. Una historia de amor, venganza y religión, llevada a la máxima exageración. Lo bueno es que Cosmatos lo sabe, y así lo quiso, notable por todos los elementos que la puesta en escena maneja en su haber. El color, la música, los signos, la distorsión de la imagen y las voces, los extraños personajes y sus acertadas actuaciones.

Jeremiah Sand (Linus Roache), Mandy 2018

Elementos intrínsecos

(Desde aquí empiezan los SPOILERS, si  no la han visto, háganlo y regresen a leer luego. Quedaron advertidos).

Inicia con una primera parte bastante pausada, prepara el enfoque en una susceptible Mandy, marcada por experiencias traumáticas, quizá con cierto aspecto lúgubre, pero artística y sensible, hasta que es incinerada por la petulancia de un culto de hippies. Una corte de maniáticos religiosos que pudieran aludir una crítica a La Inquisición, además del capricho y la vanagloria de contadas figuras de alto mando en instituciones cristianas, enfermos de presunción y deseo carnal.

Mandy (2018)

La psicología del color es de suma relevancia en cada escena de esta película y durante las próximas escenas hay varios signos notables que confirman las calculadas intenciones de Panos en todo el ámbito audiovisual.

Un importante plano donde el misticismo del morado y la fuerza del rojo dejan de ser protagonistas por unos momentos para resaltar el naranja y amarillo de las baldosas e incluso el felpudo del suelo. La connotación de un estado mental deslucido, agresivo e inestable, reforzado con introspectivos movimientos de cámara, donde además, se muestra el motivo de la perturbación: un delicado vestido de dormir de color negro. La prenda que evoca la muerte de Mandy.

Red Miller (Nicolas Cage) – Mandy (2018)

Con la segunda parte, luego de un par de capítulos, Cage se convierte en un herido justiciero encarnizado, decidido a cobrar venganza. Desde este momento inicia una serie de encuentros con demoníacos e infernales personajes que igualmente tienen una representación significativa. Hasta su exhaustivo final.

Cosmatos entrega una propuesta un tanto diferente, singular y excesiva. Una mezcla entre acción, gore y horror que no todo el mundo está dispuesto a pasar.

4 Comentarios

  1. Gracias por tu comentario, Julio. Muy interesante el tema de la inspiración mexicana, no estaba al tanto.

    ¡Gracias por leer!

  2. Muy acertada critica,

    Comparada con mucho del cine del principio de siglo es refrescante ver como estan surgiendo genios como Panos Cosmatos o Ari Aster que no les tiembla la mano para darnos versiones muy personales del cine de terror, y aunque no lo crean muy orientada a la visualizacion Mexicana antigua, esto esta presente en la pelicula en donde todas las televisiones estan mostrando contenido en espanol o el cielito lindo version macabra. Asimismo los cenobitas recordemos que se alineaban en parte al culto del Xipe totec. Todo un reordenamiento cosmico en pantalla, parabolico y como dirian en portugues expurgante y el mal se reacomoda y se acaban los viejos monstruos para dar lugar a otros.

    Para los que van al cine a disfrutarlo como una obra de arte es obligada, para los que el cine es una distraccion superficial de facto inodina, abtenerse.

  3. Totalmente de acuerdo, el soundtrack le da un toque distintivo al igual que los colores, pero definitivamente no es una película que se recomiende fácilmente.

    Gracias por leer!

  4. Mandy no es una historia para todos pero si es una interesante propuesta llevada a cabo por el bien y el mal,la banda sonora que acompaña esta cinta hacen que sea una experiencia incómoda pero al mismo tiempo disfrutable.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre