La tragedia que empaña a México desde el mes de septiembre de 2014, hablamos claramente de los 43 de Ayotzinapa volvió a ser noticia los días pasados debido a que se haría público el “desempate” sobre ¿quién decía la verdad?, ¿quién la tenía a “medias”?, ¿quién verdaderamente habría hecho un trabajo adecuado?, o sencillamente cada uno había cumplido con lo que había visto o había compartido con la sociedad y lo más importante con los padres de los desaparecidos.

El grupo independiente contratado estaba formado por 6 personas, 3 elegidas por el GIEI y 3 elegidos por la PGR, pero como siempre el gobierno se supone que incumplió lo que había pactado con el Grupo y que por fin se concluiría que habían llegado a un consenso, pero finalmente no sucedió, la respuesta (o lo que ellos llaman respuesta o conclusión) la dieron únicamente el Subprocurador de Derechos Humanos (Omar Betanzos) y el representante-vocero Ricardo Torres, y lo que dijeron fue: “si hubo fuego” (no explica los días, ¿TODOS DEBEMOS SUPONER QUE SE REFIERE AL DÍA DE LA TRAGEDIA?), y que se pudo haber quemado a 17 personas, y como de costumbre para saber si pudieron haberse incinerado otros 26 cuerpos, para complementar los 43 desaparecidos, claro, se requiere OTRO, ¿OTRO? Estudio.

No cabe duda que todas las cuestiones siguen siendo extraordinarias, pero sobre todo increíbles y sólo seguirán sucediendo en Los Simpson y en México; pero lo que más llama la atención y vuelve a dejar mucho que desear, es la actitud arrogante, absolutista y displicente del gobierno federal, nuevamente la de hacer a un lado no sólo lo pactado con el GIEI, sino a los padres de los afectados y haciendo lo que le viene en gana con información inconclusa, con sólo uno de los representantes y no una comunicación en conjunto, y como cereza del pastel con medias tintas, y como siempre con la duda que rodea todo su sospechosismo.

La autoridad que trata de imponer el gobierno al hacer este tipo de acciones sigue denotando sólo el desprecio hacia la sociedad que gobierna, incluidos todos los actores públicos y privados, y pareciera que el actual gobierno se ha desentendido de lo que resta del sexenio y se dedicará a “administrar” o a tratar de ser lo menos perjudicial para el propio partido y tratar de ganar las elecciones presidenciales de 2018.

Queda muchísimo por hacer respecto al tema, pero ¿cómo hacerlo después de más de 18 meses de lo acontecido?, ¿cómo hacerlo con este tipo de gobernantes que tenemos?, ¿cómo hacerlo cuando existe total renuencia del gobierno a participar y dar todas las facilidades?, la respuesta creo que nunca la tendremos y nunca sabremos qué es lo que sucedió en realidad y quienes han sido todos los involucrados en este tipo de atrocidades que sólo manchan la imagen, la tranquilidad y la paz del país.

Peculiaridad

¿Por qué hasta hoy se presentará una denuncia contra la banda de Guerreros Unidos por parte de los padres de los 43 de Ayotzinapa después de que se difundió un vídeo dónde les solicitan dinero?, ¿qué hay detrás de todas las mentiras y todos los teatros impuestos?

Comenta en el recuadro