Desde su primera temporada Transparent marcó bien su esencia e identidad. Con su nostálgico opening y soundtrack, sus irónicas y existencialistas líneas, y por supuesto, su tema en general. Pero, para ser sinceros, hay que decir que en su segunda temporada perdió un poco el norte. Sin embargo, con esta nueva entrega llegó repotenciada. Con la misma identidad de la primera drama de nuestros personajes principales.

Transparent es una de esas series que no sólo son entretenidas, también se enfocan en brindar una experiencia reflexiva y, sobre todo, educativa. Esta tercera temporada ha cumplido con ser todo eso y más. Esclarecedora, introspectiva, y por supuesto, con sus acostumbrados toques de melancolía y humor a la vez.

Sarah (Amy Landecker), Josh (Jay Duplass) y Ali (Gaby Hoffman)
Sarah (Amy Landecker), Josh (Jay Duplass) y Ali (Gaby Hoffman)

Reseña de Transparent

Sin duda alguna esta temporada fue especial. Cada episodio puede sostenerse asimismo, y cada uno domina piezas particulares. Desde los flashbacks hacia la vida de Maura y Shelly, pasando por el road trip de Josh y Shea, hasta el hallazgo de Nacho la tortuga.

Esta entrega mantuvo un enfoque disperso, desviándose bastante de Maura y centrándose más en otras subtramas y personajes. Y aunque no todos estemos de acuerdo, para muchos este aspecto significó un gran acierto.

Hablando generalmente, en esta temporada sacaron un poco a Ali y nos dejaron ver más de Shelly, abriéndonos las puertas de ciertos momentos que marcaron su vida, permitiéndonos comprender mucho mejor su excéntrica personalidad. Aparte de Shelly, Maura (aunque no tuvo tanto protagonismo esta vez) también tuvo sus momentos, e igualmente nos dejaron ver un poco de su niñez. Indudablemente uno de los episodios más relevantes de la temporada y de la serie en general.

En cuanto a actuaciones, esta temporada verdaderamente se destacó no sólo Judith Light (la intérprete de Shelly) con ese teatral final, sino también Tracy Lisette (Shea), quien en esta temporada su personaje tuvo mucha más fuerza y personalidad. Cabe destacar que incluso Caitlyn Jenner tuvo un breve cameo durante uno de los alucinantes sueños de Ali. Y con respecto a los personajes de Josh, Sarah, Raquel, y también Ali… la verdad es que muchos nos quedamos con las ganas de ver un cierre más concluyente con sus vidas.

En el aspecto visual Transparent siempre ha sido fiel a sus raíces minimalistas. Una dirección y fotografía muy delicada. Al igual que su sutil soundtrack, siempre elecciones musicales absolutamente acordes para cada momento y escena.

Esta serie de Jill Soloway ha sabido ganarse sus adeptos, y es que indudablemente es una producción que definitivamente vale la pena ver. Transparent no sólo se trata de lo que significa ser transgénero, involucra también el judaísmo, las relaciones interpersonales, y en sí, la vida misma. Fresca, dramática, y a la vez divertida.

Trailer de Transparent

Comenta en el recuadro