Un domingo cualquiera y pensando cómo pasar la tarde, el cine siempre es la mejor opción, por lo menos para mí, y entre las propuestas que siempre pospuse me encontré con Swiss Army Man. Seré honesta amo los muchachos pálidos de ojos azules, y cuando vi que Daniel Radcliffe (Harry Potter) sería uno de los actores, la película ingresó a mi lista.

¿De qué trata Swiss Army Man?

swiss-army-man-_02_3681_rgb-e1467313839148

Las primeras imágenes son del mar y mensajes de auxilio, como una forma de hacernos entender que el protagonista es un náufrago. Así nos presentan a Hank (Paul Dano). Ahora me pregunto si el nombre del protagonista será en honor a Tom Hanks, por su personaje en aquella película del 2000, donde nos hacía llorar por su difícil decisión de dejar a Wilson para no perder la balsa que lo salvaría de la isla. Acabo de abrir una herida que pensé sanada.

Hank intenta suicidarse, pero aparece un hombre que empieza a agitarse en la orilla de la playa, corre a verlo, esperanzado a que será el fin a su soledad, se trata de Manny (Daniel Radcliffe) quien es un cadáver flatulento. Decepcionado vuelve a intentar acabar con su vida, pero ve que Manny se mueve de forma extraña y no es solo por la acumulación de gases. Ese cuerpo de seguro es especial.

A medida que avanzan en su aventura en busca de la civilización, Hank va descubriendo que Manny tiene diferentes habilidades, además de que habla, es un cadáver multiusos; puede ser cantimplora, para esas largas caminatas sin agua; metralleta, por si quieres dispararle a algo; sus dedos dan chispas para encender fuego; sus piernas cortan leña; con sus dientes te puedes afeitar; su trasero puede ser usado como motor de lancha (es un films donde sobran pedos); y por si no fuera poco su Manny multiuso incluye brújula; si gente lo tiene todo. En este último caso, Daniel Radcliffe también agita la “varita”, pero no precisamente para hacer magia.

Manny ha olvidado que es estar vivo, por lo que Hank recrea diferentes situaciones para mostrarle lo que es viajar en autobús y conocer a la chica de sus sueños, Sarah, interpretada por Mary Elizabeth Winstead, de seguro la recuerdan por su papel de Ramona Flowers en Scott Pilgrim vs. The World.

swiss1

No es una simple comedia.

Vamos un poco más allá de las situaciones hilarantes y los pedos, veremos que el náufrago en realidad no está varado en una isla, solo no tiene recepción en su celular y la ciudad está más cerca de lo que cree.

Todo es una metáfora de cómo nos aislamos de la sociedad. El mismo protagonista dice no tener relación con su padre que solo se saludan para los cumpleaños, pero que ambos han aprendido a programar sus celulares para enviarse aquellos mensajes. Hank está enamorado de una chica a la que jamás le ha hablado (Sarah), no tiene amigos, se siente solo. Manny es el único amigo que ha tenido, y es la representación de todos sus recuerdos, aquellos que ha deseado enterrar.

Casi acercándose al final piensa en quedarse en el bosque y vivir solo, con el cuerpo en descomposición de su amigo, una vida simple y sin el contacto de otros, pero Manny lo obliga a enfrentarse a sus miedos.

Cuando ya decides desenterrar aquello que te aqueja es difícil dejarlo ir, y es lo que siente el protagonista, cuando ya es “rescatado” intenta huir con aquel pasado, representado por un cadáver, pero a veces solo debes seguir y dejar ir lo que ya está perdido, y es así como el flatulento cuerpo se aleja de la playa y se pierde en el mar, otorgándole paz a Hank.

Calificación para Swiss Army Man.

Mi calificación será un 10. Sin duda es la mejor película que he visto en lo que va del año. Es un guión brillante Dan Kwan y Daniel Scheinert, se la jugaron con algo diferente, con algo que se nos presenta como una comedia típica norteamericana, pero el trasfondo de la película te lleva a poner en duda de cómo estás llevando tu propia vida, de cómo nos callamos lo que sentimos y nos aislamos del resto. Excelentes actuaciones, principalmente las de Paul Dano y Daniel Raddcliffe. Totalmente recomendable.

Tráiler de Swiss Army Man.

Comenta en el recuadro