“De todas las trampas en la vida la falta de autoestima es la peor y la más difícil de superar, debido a que está diseñada por tus propias manos y se centra en la idea: No vale la pena, no lo puedo hacer.” – Maxwell Maltz

Desde muy pequeños los padres nos llenan de palabras de aliento, nos brindan un acompañamiento reforzado por palabras positivas y de amor; esto es una característica que nutre nuestro ser y nos hace desarrollar confianza en todo lo que emprendemos.

Autoestima, esa palabra la escuchamos mucho pero ¿realmente sabemos lo que es la autoestima? Bueno, la podríamos definir como la valoración que hacemos sobre, valga la redundancia, cuánto valemos como personas y está basada en todos los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias de nosotros mismos que hemos tenido a lo largo de nuestra corta o larga vida.

Cuando hacemos algo bien, entonces ésta aumenta y si lo hacemos mal entonces baja. Aclaro, esto también se basa en las creencias que tengamos, porque si sabemos que está bien fallar en ocasiones porque podemos volver a intentarlo, entonces lo que hayamos hecho mal no será tan influyente. En cambio, si venimos de la idea de que debemos ser perfectos y nunca fallar, entonces éste hecho si puede afectarnos severamente.

Por tanto, podemos decir que la persona no nace con una autoestima fija, sino que éste se va formando conforme va creciendo, la persona va desarrollando sus propias “fórmulas” de lo que considera como positivo o negativo, las cuales ayudan con su autoestima. Va generando pensamientos y sentimientos acerca de las características que posee, se forma una imagen de sí mismo y hace un juicio de su competencia y valía.

Digamos que en palabras simples y sencillas, la autoestima son los sentimientos favorables o desfavorables que sentimos según sea la valoración sobre nuestras características personales.

Este concepto no debemos confundirlo con el autoconcepto, el cual se refiere a lo que somos, es decir, todas las características que nos conforman: mi personalidad, mi forma de ver la vida, mis características personales. O sea, el autoconcepto es descriptivo, como cuando te piden una biografía o que cuentes más sobre ti mismo. Podríamos decir que son las ideas que tienes de ti mismo, no importa si son falsas o verdaderas, objetivas o subjetivas, son esas opiniones las que permiten que demos una descripción de nosotros mismos.

Así que, siendo elementos que se desarrollan desde temprana edad, es tarea de los padres construir los cimientos de los mismos. Como se abordó en un principio, los padres son los que formarán al niño con palabras de aliento y reconocimiento. Es su labor brindar un acompañamiento efectivo y animarnos a realizar aquello en lo que somos buenos, no dejarnos vencer por algunas cuantas fallar sino estimularnos a seguir intentando. Claro que también deberán enseñarnos a aceptar que no podemos ser buenos en todos lo que emprendamos pero que eso tampoco está mal.

Ahora bien, el resultado final depende de ti. Puede que tus padres hayan empezado algo, que la sociedad haya contribuido, tus amigos, conocidos, maestros, pero a fin de cuentas se trata de ti. Somos quienes somos, debemos aceptarnos tal cual, con cualidades, defectos, dones, virtudes, con lo que podemos o no hacer. Intentar, fallar, conocer nuestros límites. Cada vez que te mires al espejo sonríete, eres perfecto tal cual eres, no dejes que nadie te diga lo que puedes o no hacer, amate a ti mismo, decide por ti.

Y si aún existe algo te dejo unas cuantas frases que puede que te resulten útiles en algún momento:

“La felicidad sólo puede provenir de ti y es el resultado de amarse a uno mismo. Eres responsable de tu felicidad.” – Miley Cyrus

“Nunca dejes a nadie en el mundo decirte que no puedes ser exactamente quien tú eres.” – Lady Gaga

“No conozco la clave del éxito pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo.” – Woody Allen

“Amarse a sí mismo es reconocerse y elogiarse verbalmente. Es aprobar totalmente las propias acciones. Estar seguro de las propias habilidades. Amar el propio cuerpo y admirar la propia belleza.” – Sondra Ray

“Todos sabemos que la autoestima viene de lo que tú piensas de ti mismo, no de lo que los demás piensan de ti.” – Gloria Gaynor

“Si crees totalmente en ti mismo, no habrá nada que esté fuera de tus posibilidades.” – Wayne Dyer

“La opinión de los demás sobre ti no tiene que volverse tu realidad.” – Les Brown

“La persona más influenciable con la que hablarás todo el día eres tú. Ten cuidado entonces con lo que te dices a ti mismo.” – Zig Ziglar

Ya lo sabes, pégalas en tu espejo, analízalas, reflexiónalas, hazlas tuyas. Eres una persona maravillosa falta que te convenzas de ello. El peor crítico que existe en el mundo eres tú mismo. Suerte.

 

1 Comentario

Comenta en el recuadro