Robert Pattinson: De ser el vampiro más odiado al murciélago más querido

Durante su gira promocional de The Batman (2022, dir. Matt Reeves), Robert Pattinson se bufó de aquellos que a día de hoy siguen “odiando” Crepúsculo: “Decir que detestas Crepúsculo ya no es genial. No estamos en 2010” comentó el actor. Y tiene razón. Con el tiempo, aunque la historia de Bella y Edward ya no es tan romántica como hace diez años (nunca lo fue, simplemente crecimos), si es cierto que las películas se han ganado un puesto entre las películas de culto que marcaron a un público determinado dentro de la cultura pop.

Esa misma reivindicación hacia la película, se ha extendido hacia sus protagonistas, Kristen Stewart (quien podría llevarse el Oscar este año) y Robert Pattinson quien diez años después de concluir la franquicia que, para bien y para mal, lo hizo famoso, llega encabezando el reinicio de otra, aun más grande: Batman. Resulta increíble ver cómo Pattinson pasó de ser el vampiro más odiado al murciélago más querido. Su nombre se hizo relativamente conocido cuando interpretó a Cedric Digory en la cuarta entrega de la franquicia de Harry Potter, Harry Potter y el Cáliz de Fuego pero su gran saltó a la fama llegó dos años después cuando protagonizó Crepúsculo, película basada en el libro homónimo de la escritora Stephenie Meyer.

Twilight fue un fenómeno de masas, cuya primera película recaudó casi 400 millones de dólares, algo insólito teniendo en cuenta que su público principal eran niñas y adolescentes . Esto último, entre otras cosas, llevó a la franquicia (incluyendo a sus protagonistas) a ser menospreciado por ese otro público al que no iba a dirigido (básicamente cualquier persona que no fuese una joven entre los trece y dieciocho años). Kristen Stewart fue catalogada de insulsa, inexpresiva y mala actriz. Los calificativos para Robert Pattinson otorgados por el público (y la prensa) no se quedaron atrás. Pattinson tuvo que lidiar con el hecho de protagonizar una “película para chicas“ (frase utilizada hasta el cansancio tratando de hacer menos las películas) mientras daba vida a “una de las peores representaciones de vampiros de todos los tiempos” (frase como muchos solían calificar al personaje).

Es que durante décadas los vampiros fueron personajes icónicos en la cultura popular, representados como seres despiadados y a la vez terriblemente atractivos. Edward Cullen era ‘atractivo‘ porque así lo describían los libros, pero Robert Pattinson tuvo que llevar un maquillaje pálido (un poco malo si lo juzgamos hoy), y cuando su personaje estaba expuesto bajo la luz del sol… Brillaba. Eso, sumado al hecho de que sólo bebía sangre de animal y otras características, llevó a que el personaje fuese rechazado por una parte importante del público que defendía las versiones previas de otros vampiros famosos, mientras era adorado por casi todas las adolescentes del mundo que, injustamente, le restaba validación frente a ese otro público más adulto.

Durante cinco años, Robert Pattinson fue el ídolo de millones adolescente, algo similar a lo que despertó Leonardo DiCaprio a finales de los noventa, pero a diferencia de este, nadie era capaz de augurar una carrera próspera para Pattinson por la sencilla razón de que Twilight no era Titanic. Durante esos mismos años, mientras interpretaba a Edward Cullen, el británico no tuvo mucho tiempo de interpretar otros personajes; sus dos películas más relevantes durante esa época fueron Remember Me y Agua para elefantes, dos dramas románticos que alimentaron su estatus de estrella pero no tanto su currículo de artista. Algo que probablemente no era culpa del actor, quien al ser el rostro más popular entre las jóvenes, seguía recibiendo propuestas similares de los grandes estudios, tratando de repetir el éxito con la saga de vampiros. Un par de cintas independientes no bastaron para desligarlo de la imagen de “interés amoroso masculino”, porque Pattinson ya estaba siendo encasillado.

Por tal motivo, una vez que termina la franquicia, Robert Pattinson tomó la dirección opuesta a todo lo que representaba Crepúsculo: una billonaria franquicia (!), con romance (!!), y fantasía (!!!), Pattinson optó por películas independientes, dramas, suspenso y otro puñado de géneros que le permitieron desafiarse a sí mismo como actor siendo capaz de hacer muchas cosas más frente a la cámara, cosas que no tenían nada que ver con brillar bajo el sol.

Comenzó a trabajar con directores de cine autor que le ofrecieron papeles que eran completamente diferentes a los de Edward. A los pocos años después de Crepúsculo se le vio en Maps to the Stars (2014, dir. David Cronenberg), una comedia negra y Queen of the Desert (2014, dir. Werner Herzog) un drama de época; en ambas películas, Pattinson prefirió ceder el reflector participando en papeles secundarios.

Es en 2017 cuando decide volver a la primera fila con The Lost City of Z de (dir. James Gray), un drama psicológico con tintes de aventura; fue el primer gran fiasco en taquilla de Pattinson pero la primera película donde el público en general todo la prensa especializada empezó al ver al actor, más allá de la estrella. Sin embargo, el mejor año en la carrera de Pattinson fue 2019, cuando apareció en Good Time de los hermanos Safdie, High Life de Claire Deniss y The Lighthouse de Robert Eggers. Estas películas hicieron maravillas al mostrar el rango de Pattinson como actor, y cuan portentoso es cuando tiene un gran material en mano y excelentes cineastas con los que trabajar.

La transformación que tuvo Pattinson como actor es impresionante, y es una de las muchas razones por las que aquellos que vieron lo que hizo fuera de Crepúsculo estaban emocionados por su reciente regreso a los éxitos de taquilla. Fue una de las estrellas de la más reciente película Tenet de Christopher Nolan y es oficialmente el nuevo Batman en The Batman de Matt Reeves en 2021. Este último papel probablemente será responsable de que Pattinson se convierta una vez más en una de las estrellas más grandes de Hollywood. Ya muchos comentan el hecho de que su Bruce Wayne es “el que mejor ha representado la personalidad del Batman de los cómics”, más taciturno, más roto.

Todo este trabajo ha preparado a Pattinson para hacer lo que quiera en la próxima etapa de su carrera. Es posible que ahora esté regresando a los éxitos de taquilla, pero tampoco debería abandonar por completo los proyectos independientes. El mejor de los casos sería que Pattinson demuestre ser un gran Batman mientras se esparce en roles que le permitan continuar flexionando su rango. Ya sea que se trate de películas de acción importantes o películas más pequeñas que le dan la oportunidad de competir por un Oscar, Robert Pattinson ya ha superado los días de Crepúsculo.

NM
NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

Leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Alimentos y bebidas para eliminar el insomnio

No hay nada mejor que descansar bien por la noche y despertarse renovado y con muchas ganas de tener un día muy activo. Todos...

Qué es la domótica: Explicación precisa

¿Qué es la domótica? ¿un nuevo tratamiento de belleza? ¿Se come? No. Nada de eso. Un sistema de domótica inteligente conecta y controla tu termostato, luces,...

Fusión o fisión nuclear ¿cuál es la ventaja?

La fisión y la fusión son reacciones nucleares que producen energía. Estos dos procesos nucleares utilizan la energía de enlace de los protones y...