Better Call Saul finaliza su cuarta temporada y no hace más que reafirmar la genialidad de Vince Gilligan y de los escritores. Desde el anuncio de este spin-off sobre uno de los personajes más icónicos de Breaking Bad, definitivamente muchos esperábamos su estreno, pero quizás las expectativas no eran tantas para pensar que pudiera estar en la misma línea que la propia Breaking Bad, sobre todo luego de los comentarios de Gilligan de que sería algo totalmente distinto.

Pero lo cierto es que no es tan distinta como aseguraban, Better Call Saul sigue los pasos de su predecesora en varios aspectos, —algo de esperarse de una precuela— sin embargo, también tiene su propio tono.

Kim Wexler (Rhea Seehorn) y Jimmy McGill (Bob Odenkirk)

Guión, dirección y semiótica 

Sin duda de lo mejor que tiene Better Call Saul es su guión tan sugerente, de poco diálogo pero muchísimo contenido respaldado por la semiótica de la imagen que se maneja, sin exagerar, de manera excepcional. Las cuatro temporadas que van hasta ahora, están repletas de un lenguaje audiovisual lleno de signos que no sólo compensa la falta de palabras, lo hace mejor aún sin necesidad de tanto diálogo explicativo —pero sí con muchísimas referencias interesantes, desde menciones a Orson Welles hasta Jean Luc-Godard e Ingmar Bergman—.

La dirección va siempre a la par del guión, realmente una cátedra magistral de ilación. Con respecto a los signos, con canciones como The winner takes it all de ABBA en el season finale de la cuarta temporada, durante una escena sumamente relevante, Jimmy (Bob Odenkirk) y Chuck (Michael McKean), desde un significativo plano cenital, cantan la letra que no sólo describe su relación competitiva —de la cual ya sabemos quién resultó ganador luego de tantas jugadas de la 3era temporada—, sino también los motivos de Jimmy para finalmente empezar a ser Saul (But I was a fool playing by the rules). Y esa es sólo una muestra de todos los signos que envuelven esta serie.

“Now it’s history
I’ve played all my cards
And that’s what you’ve done too
Nothing more to say
No more ace to play

The winner takes it all”

Jimmy y Chuck – Better Call Saul 4×10

Trama introspectiva e inteligente

Al tratarse de una precuela, quizás pudiera ser un poco más complicado capturar la atención y asegurar el factor impredecible. Pero sin duda Better Call Saul ha sabido llevar perfectamente este punto, apoyándose de antagonistas que tienen más peso de lo que pudiera parecer.

Kim Wexler (Rhea Seehorn) y Chuck son parte importantísima para el desarrollo del personaje de Jimmy, y demostrar más sobre sus motivos y la psicología detrás de sus acciones. Asimismo, la influencia de Gustavo Fring (Giancarlo Esposito) sobre los personajes de Mike (Jonathan Banks) y Nacho (Michael Mando).

Nacho y Mike

Con la cuarta temporada nos aproximamos cada vez más a Breaking Bad y sin duda al Jimmy que formó parte importante en los planes de Walter. El paso definitivo de Jimmy McGill a Saul Goodman, y probablemente la razón por la que Kim jamás apareció en Breaking Bad.

Breaking Bad vs. Better Call Saul

Las persuasivas artimañas de Jimmy, hacen de Better Call Saul una serie que además de ingeniosa, divertida. Pero ¿es mejor que su antecesora? Para muchos lo es, sobre todo porque se siente más cercana en cuanto a las acciones más comunes que vemos en Kim y Jimmy. Una trama dual que no sólo está ligada al ámbito moral y criminal que sí es más representativo de Breaking Bad, y que en Better Call Saul sigue presente con Mike. Esa dualidad le da puntos extra, y para Guillermo del Toro, por ejemplo, Better Call Saul gana la ronda.

Sin embargo, ya es cuestión de gustos. Ambas series creadas por Vince Gilligan manejan el mismo ingenio y formas similares pero con elementos característicos que definen a cada una e indudablemente se complementan perfectamente. De hecho, en cada primer episodio de las cuatro temporadas que van hasta el momento, nos dejan ver un poco de lo que sucede con Saul, luego de Breaking Bad.

Por lo tanto, realmente no importa demasiado si vieron primero una o la otra mientras se vean las dos, porque realmente lo vale.

Saul Goodman y Jesse Pinkman (Breaking Bad)

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre