Ante un mal como el Holocausto, hacer una verdadera conexión con las víctimas puede ser abrumador. Separar a las víctimas de los números para comprender el alcance y el horror es casi imposible. Los museos, los libros y las películas ayudan a educar a las personas, pero más de seis millones de judíos fueron asesinados y con ellos homosexuales, comunistas, personas de color; lo cual es una realidad tremendamente difícil de comprender emocional e intelectualmente. Solo las propias víctimas pudieron sentir verdaderamente el horror del Holocausto. Steven Spielberg esperaba abordar esta dificultad con La Lista de Schindler. Como es más fácil para las personas hacer conexiones en un nivel personal en lugar de abstracto, Spielberg intentó reemplazar los vastos números con caras y nombres específicos. Intentó asegurarse de que los espectadores hicieran conexiones personales con los personajes de la película y, por lo tanto, comenzaran a digerir los eventos en menor escala.

Este año, La Lista de Schindler cumple 25 años de su estreno (se puede ver en Netflix), convertida en un clásico contemporáneo y para la posteridad. Spielberg creó una obra maestra, tanto en forma como en fondo, que merece ser recordada por lo que realmente es: una de las mejores películas de todos los tiempos.

La Lista de Schindler, disecciona el Holocausto

Spielberg logra transmitir el horror al hacer que los espectadores se sientan como si estuvieran participando en los eventos, no solo observando. Los espectadores se encuentran con los personajes y siguen de cerca sus sufrimientos, desarrollando una conexión con estas víctimas. Esta conexión es el objetivo principal de Spielberg en La Lista de Schindler. Quiere que el espectador se identifique con los personajes, que sienta su dolor y miedo. Esta individualización obliga a los espectadores a enfrentar el horror a nivel personal y a darse cuenta de que cada víctima tiene una historia, seres queridos, un hogar, un negocio y una vida. Mirar a los judíos del Holocausto simplemente como un grupo o raza los deshumaniza por segunda vez, eliminando su individualidad y singularidad. Los nazis deshumanizaron a los judíos en los campos tatuando números en sus brazos para identificarlos como tal en lugar de usar sus nombres, y Spielberg hace un esfuerzo por reconocer los nombres de los individuos en su película.

El propio Oskar Schindler encarna esta idea de reconocer y cuidar al individuo; ya que establece una conexión personal con ellos y no quiere que los maten. Esta relación es paralela a la conexión que los espectadores hacen con este último. En cierto sentido, el espectador conoce y se preocupa por estas personas, quiere que sobrevivan y se siente triunfante cuando lo hacen. Sin embargo, Spielberg individualiza a los nazis también. El personaje de Amon Goeth permite vislumbrar íntimamente la mente de un oficial nazi corrompido por el antisemitismo. Le dispara a los judíos desde su balcón para la práctica de tiro. Él ve al pueblo judío como una masa, no como individuos con pensamientos y sentimientos.

Spielberg lleva la idea del individualismo a la poderosa escena final de la película. Aquí, a todo color, aparecen los verdaderos supervivientes. La decisión de Spielberg de mostrar a los actores que acompañan a los sobrevivientes reales tiene dos propósitos. En primer lugar, la escena resalta el hecho de que los personajes de la película son personas reales y no solo figuras inventadas. Segundo, Spielberg está enviando un mensaje a todos aquellos que dudan de la realidad del Holocausto de que existe una prueba humana de la tragedia y que lo que sucedió nunca puede borrarse.

La Lista de Schindler compartía un mensaje más grande que la historia

No cabe duda que cuando Spielberg se propuso dirigir La Lista de Schindler, su objetivo era compartir la historia del Holocausto y los sobrevivientes; y tal como el mismo lo ha dicho, hacer las pases con sus raíces (Spielberg es judío y en su infancia no se sentía a gusto con ello). Sin embargo, el director también aprovecha la oportunidad para delinear un mensaje de positivismo en contraste con los momentos lúgubres que inspiraron la cinta. Por ejemplo, y a pesar de todo, La Lista de Schindler expone el triunfo de la fe. Ante el mal abrumador, los judíos en la Lista de Schindler exhiben un espíritu ininterrumpido y tienen la voluntad de sobrevivir. Los trabajadores de la fábrica de Schindler creen que pueden estar seguros en su fábrica y continúan aferrados a la supervivencia.

Así mismo, Spielberg expone en todo el epicentro de la historia, cómo sí es posible que un hombre genere un gran cambio. Podemos ser el cambio que queremos. Los más de seis mil descendientes de los jueces de Schindler nunca hubieran nacido si un hombre no hubiera elegido tomar una posición contra el mal. No sólo eso, cuando los judíos de Cracovia se ven obligados a entrar en el gueto, una niña pequeña en la calle grita: “Adiós, judíos“, una y otra vez. Ella representa la hostilidad mostrada a los judíos. Después de todo, la niña no contenía este odio de forma natural, ella lo aprendió. A través de ella, Spielberg envía el mensaje de que el mal afectó a comunidades enteras. Aunque algunas personas intentaron ayudar a sus amigos y vecinos judíos, muchos más se negaron a ayudar, por temor a represalias, y algunos incluso se volvieron contra estos.

La visión de Spielberg como genio creativo

Spielberg no se conformó con realizar una obra contundente a nivel emotivo, también creo una obra de arte con todos los artilugios que lo consolidaron como uno de los mejores directores de todos los tiempos.

En películas ambientadas en los tiempos modernos, la elección de un director de usar blanco y negro puede parecer trivial y artísticamente llamativa. Sin embargo, en La Lista de Schindler, la presentación en blanco y negro evoca efectivamente la era de la Segunda Guerra Mundial y profundiza el impacto de la historia. El blanco y negro también le brinda al cineasta la oportunidad de usar un color discreto para resaltar escenas clave y cambios en el tiempo. Por ejemplo, la escena inicial a todo color, una de las pocas escenas en color de la película, se desvanece en la siguiente escena, en blanco y negro. El cambio sumerge a los espectadores en 1939, acercándolos simbólicamente a los eventos y personajes de la historia. El estilo vincula la película a ese período de tiempo y sirve para profundizar la inmersión de los espectadores en el entorno histórico.

La ventaja artística del blanco y negro es que aumenta el impacto de la violencia de la película y resalta la dualidad del bien y el mal. La iluminación y el contraste en el estilo del cine negro realzan la brutalidad de cada escena violenta. Por ejemplo, cuando el hombre de un solo brazo recibe un disparo en la cabeza en las calles nevadas de Cracovia, su sangre aparentemente negra se propaga a través de la nieve blanca y pura, y el contraste de colores realza la división entre la vida y la muerte, el bien y el mal. La Lista de Schindler podría no haber tenido el mismo impacto visual y emocional si Spielberg hubiera hecho la película en color.

La última carta que el director se juega es, por supuesto, el uso de los símbolos. Una manera de llegar al entendimiento del espectador, prácticamente a modo subliminal. Primero, están las listas que dominan las vidas de los judíos de Cracovia en La lista de Schindler. Al comienzo de la película, los primeros planos del nombre y el nombre que se escriben en la lista de judíos que se registran en Cracovia demuestran la gran cantidad de judíos obligados a ingresar a la ciudad. Pero esta primera lista solo araña la superficie del peligro y la destrucción. Las listas se vuelven cada vez más siniestras durante los ejercicios de clasificación para determinar quién está capacitado para trabajar o quién no. Los que se consideran “no aptos” iban directo a los campos de exterminio. Las listas de los nazis representan el mal y la muerte, pero la lista de Schindler representa el bien y la vida. En un giro irónico, la lista final en la película es una lista que los trabajadores de Schindler le dan a él, una lista de sus firmas que avalan a Schindler como un buen hombre.

Otros símbolos más directos tienen un efecto aún más contundente. La niña del abrigo rojo es el símbolo más obvio en La Lista de Schindler, simplemente porque su abrigo es el único objeto de color. Para Schindler, ella representa la inocencia de los judíos que son asesinados. La niña también tiene un mayor significado social. Su abrigo rojo sugiere la “bandera roja” que los judíos ondeaban a los poderes aliados durante la Segunda Guerra Mundial como un grito de ayuda. Schindler más tarde la ve en un montón de cadáveres exhumados, y su muerte simboliza la muerte de la inocencia.

La Lista de Schindler es una obra de arte, capaz de representar el dolor, la injusticia que millones de personas experimentaron; a la par, narrar la historia de fe de todo un pueblo. Incluyendo a un hombre que se convirtió en una mejor versión de si mismo para ser el cambio que quería ver. Hay que celebrar una cinta que marcó una década, un pueblo; una película que, al igual que lo que cuenta, es historia.

1 Comentario

  1. Artículo donde se hace un análisis completo y detallado de esta película que paso a ser un clásico dentro del séptimo arte.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre