Querido amigo:

 

Aun a estas alturas estoy segura no has notado mi ausencia, incluso puedo afirmar que no me extrañas. Estabas tan acostumbrado a que fuera yo la que te buscara, la que daba todo por ti, diciendo y haciendo tanto por verte sonreír. Jugándome todo por pasar otro día más juntos y poder platicarte mis cosas.

Te espere a que dijeras algo, a que me contactarás o lo que sea. Pero mi corazón hoy dijo «basta» e hice un pacto conmigo misma, un pacto para dejar de sufrir por personas que no valoran, que no sienten nada. Dejar de pensar y añorar a alguien que no es capaz de enfrentarse al mundo por continuar una amistad que empezó tan inesperadamente y hoy termina de forma tan incomprensible.

Me alejo, estoy decidida. Pero no quiero irme sin sin antes darte unos cuantos consejos. Primero que nada aprende a dar amor, ámate a ti mismo. Aprende a valorar a las personas que te rodean y día a día te llenan de detalles como su cariño y su sonrisa; piensa lo que tus acciones pueden provocar en los demás, cuida sus sentimientos. Aprecia todos los días que te regale la vida y cada minuto de la misma. Sé honesto, aunque creo que es algo tarde para este consejo.

No voy a desearte nada malo, espero que no sientas mi falta ni nadie te trate como tú lo has hecho conmigo. Al contrario de lo que creas y puedan pensar los demás, quiero que seas feliz. En verdad deseo que sigas sonriendo y que alguien te llene de estrellas, como un día pretendí hacerlo yo.

A la larga, si llegas a notar que algo falta y que realmente me extrañas, piensa en el tiempo que estuve ahí para ti. En las llamadas random, los mensajes de texto, mis chistes tontos y las imágenes que te enviaba esperando hacerte feliz unos minutos. Piensa los momentos que te esperé y te pedí que me dejaras continuar con nuestra amistad y tú me hiciste a un lado.

Así es la vida, ese día quizá me busques y me digas que me has extrañado. No puedo asegurarte mi reacción, aunque quizá siga dispuesta a darte la mano, a sonreírte y sin más, decirte “Yo también te eché de menos amigo”.

Artículo anteriorKPop y más KPop
Artículo siguienteINE, virreyes y relección
MsIpRamz
MsIpRamz
Psicóloga, comunicologa, escritora de microcuentos y otros debrayes, consejera, twittera y algo geek (dicen por ahí).

Leer más

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Por qué Jenny Han es la autora del momento

En la literatura contemporánea, solo un selecto grupo de autores se han vuelto tan famosos como sus propias novelas. Stephen King inició el camino...

Desayunos fáciles y rápidos de preparar

El desayuno ayuda a darle forma a tu mañana, y comer una dieta bien balanceada puede ayudarte a tener energía para el día. Tu...

Crítica: Conversations with friends – La gente en crisis también se enamora

No es secreto para ningún ávido lector que Sally Rooney es la autora definitiva de la generación millennial. Las historias en sus libros encuentran el...