Las parejas de hoy en día tienen que lidiar con la falta de compromiso, lucha de poder, cambio de roles, y por si esto fuera poco ahora tienen que hacerlo contra el “Phubbing”. ¿Y qué demonios es esto?

 

[dropcap size=dropcap]S[/dropcap]eguramente les ha pasado que van a cenar con su pareja, amigos o incluso familiares y no falta la persona que se la pasa en el celular. Creo que todos hemos pasado por esto, aunque sea alguna vez, y a la mayoría nos parece una falta de atención y educación. Si es así, ya fuiste victima del “phubbing”.

Según su creador, el término “Phubbing” es el acto de desairar a alguien en un entorno social al mirar en tu teléfono en lugar de prestarle atención.

El acto en sí lo iniciamos nosotros, pero el que le dio nombre es Alex Haigh, un australiano de 23 años que, desesperado por ver que las relaciones sociales se están desvaneciendo tras las pantallas de los teléfonos celulares, creó una campaña titulada “Stop Phubbing” para despertar conciencia sobre el abuso del celular en entornos públicos.

Estados Unidos es el país en donde ocurre esta práctica con mayor frecuencia, pero México no se queda atrás: es el lugar número 9 en la lista, sólo superado por el Reino Unido, Francia, China, Australia, Japón y Corea del Sur.

Estamos en la época de estar conectados, de las noticias al instante; y aunque esto tiene sus ventajas, si abusamos caemos en prestarle más atención a un artefacto que a la pareja, amigos o hijos.

Esta práctica no es exclusiva solo de la pareja, podemos estar en un restaurante, un café, e incluso en una iglesia, y si miramos a nuestro alrededor seguro descubriremos a alguien sumergido en su celular. Seguro les ha pasado, como a mí, ver a toda una familia y a cada uno de sus miembros atrapados con sus celulares y no conversar entre ellos. No obstante, hoy quiero hablarles de como afecta el Phubbing en una relación de pareja.

¿Qué pasa en la pareja? ¿Es el teléfono el tercero en discordia? Creo que hemos llegado al punto de tener tanto miedo de intimar con otro ser humano, abrirnos de capa, de que nos vea tal cual somos y quedar expuestos, susceptibles y vulnerables; que nos escondemos detrás de un celular. Nos da tanto miedo que transferimos nuestra dependencia a ese aparatito, tanto así que en una situación incómoda siempre agarramos el celular, o también cuando nos sentimos solos, ¿Que será lo que no queremos mirar, qué es eso en lo que no queremos pensar o analizar?

¿Cuántos de nosotros no hemos sentido angustia o ansiedad al salir de casa y darnos cuenta que hemos olvidado nuestro teléfono celular? De hecho ya existe también un término científico para esto. Este miedo irracional es conocido como nomofobia.

Crear relaciones humanas y mantenerlas es de las cosas más difíciles y más aún si se trata de relaciones de pareja. Estar frente a una persona que no nos hace caso por estar en su teléfono nos hace sentir vulnerables y menospreciados. Esto puede dañar las relaciones de pareja debido a la reducción del compromiso, atención y empatía hacia el otro.

Como dije anteriormente, nuestro miedo a intimar con otros no es mas que el miedo a salir lastimado o ser rechazados y por ello nos la pasamos buscando la forma de evadirnos, ya sea en el trabajo, los estudios y más recientemente; detrás de un celular.

Un experimento interesante sería que las próximas veces que estemos con nuestra pareja y tomemos el celular analizáramos si es por una necesidad real o es por ansiedad, vacío, vicio, impulso, etc.

Los reto a que hagamos la prueba de desconectarnos un poco de nuestros aparatos y volvamos a experimentar lo grato de una conversación de persona a persona, de tú a tú, en tiempo real y con la vista y nuestra plena atención en nuestro o nuestros interlocutores.

Me despido diciendo que, la tecnología debe ser una herramienta que nos ayude a desempeñar con mayor eficacia nuestras tareas, o que nos acerque a quienes están lejos; y no que nos aleje de las personas que tenemos justo frente a nosotros, mucho menos si esa persona es nuestra pareja.

Si desean profundizar en el tema les recomiendo las páginas de la campaña “Stop Phubing”, creada por Alex Haigh, he aquí los links:

www.stopphubbing.com/

www.facebook.com/Stop.Phubbing

 

 

phubbing

COMPARTE en:
La Diabla
Uso el sarcasmo porque escupir en la cara o patear en los webos esta mal visto! Pocas veces angel, muchas veces demonio, PERO SIEMPRE YO!

1 Comentario

  1. El fenómeno cada vez es más común, y está en nosotros detenerlo. Como propuesta les comparto lo que con compañeros de la oficina hemos implementado.

    Durante la hora de la comida todos los celulares deben estar boca arriba, visibles en todo momento y no pueden ser tocados bajo ningún pretexto (el objetivo de que estén visibles, es que ver cuando entran los mensajes y las llamadas, ese al que llaman sufre y los demás se divierten a sus costillas). En caso de ser tocados, las sanciones son las siguientes:

    Primer Toque, esa persona paga la PROPINA de TODA la cuenta.
    Segundo Toque, esa persona paga el 25% de la cuenta.
    Tercer Toque, la persona paga el 50% de la cuenta.
    Cuarto toque, la persona paga toda la cuenta.

    Se vuelve una forma interesante de evitar que todos estén pegados en twitter, foursquare, etc. Y además es un juego por quien será el pagador de la noche.

    Los celulares se pueden tocar HASTA haber pagado la cuenta, por lo tanto, dividir la cuenta son ayuda de la calculadora ejercita la menta y es otro medio de juego.

    Excelente artículo.

Comenta en el recuadro