“Lilus Kikus… Lilus Kikus… ¡Lilus Kikus, te estoy hablando!”.  Así comienza “Lilus Kikus”, un pequeño y entrañable libro de relatos de la escritora mexicana Elena Poniatowska, recientemente galardonada con el premio Cervantes de literatura.

Publicado originalmente en 1954, “Lilus Kikus” nos muestra a una niña que ve todo en la vida con actitud exploradora, que imagina y que juega como cualquier niño, a pesar de ser muy flaca y de que las piernas se le traben a veces al caminar.

A lo largo de cada relato nos vamos encontrando con personajes que atrapan la curiosidad de Lilus: su vecino el filósofo, su amiga la Borrega, la criada Ocotlana, la gente que acude a una sala de conciertos o los mariachis en la calle, incluso las monjas del colegio. Lilus pregunta, siempre pregunta, si las lagartijas tienen dueño o sí los besos tienen sabor. Se preocupa por la salud de las moscas y de las frutas.

“Lilus Kikus” es el primer trabajo de ficción de Poniatowska, cada relato se encuentra acompañado por una ilustración de la pintora Leonora Carrington, por lo que el universo de Lilus se nos presenta como algo mágico.

Este libro cuenta además en la contraportada con los comentarios de Juan Rulfo. Y el diseño de portada corre a cargo del genial artista Vicente Rojo. Por lo que además de ser una lectura amena y llena de reflexiones un tanto naive, es también un deleite visual.

Este es un libro que en lo particular atesoro. Lo leí por primera vez hará unos once años, era el segundo libro que leía de Elenita Poniatowska (el primero fue “La noche de Tlatelolco”), y coincidió temporalmente con mi descubrimiento del trabajo pictórico de Carrington, de hecho creo que lo compré impulsivamente porque la portada era “muy Leonora” (sólo tenía que ver la contraportada para confirmarlo, pero eso no ocurrió hasta llegar a casa con mi nueva adquisición).

Conforme avancé en la lectura me di cuenta que este sería uno de mis libros de cabecera para toda la vida, me atrevería a decir que es el libro que me encantaría leerles a mis hijos (si los tuviera) una tarde lluviosa, tomando chocolate quizá.

Es un libro que nos invita a ser curiosos, a preguntar, a explorar, es literatura infantil, sí, pero este trabajo logra conectarte también con tu niño interior…

¡Feliz día del niño!

1 Comentario

  1. ¡Vaya que éste libro es un tesoro! (para quien puede apreciarlo como tal, por supuesto). Un escrito de la Sra. Poniatwska ilustrado por Leonora Carrington y comentado por Juan Rulfo. Espero algún día conseguirlo y leerlo.

Comenta en el recuadro