¡Qué onda neostuffers! Hoy hablaremos de gastronomía, mmm ¡Qué rica es la comida!

Esta vez les escribiré a cerca de un peculiar pan, que es muy común encontrar en los días finales de octubre y primeros de noviembre en el supermercado, las panaderías, tiendas de conveniencia, de la esquina, etc. Este es el pan de muerto.

¿Qué es el Pan de muertos?

Bueno, pues este fresco y azucarado pan tiene su origen, como la gran mayoría de todo, con la llegada de los españoles, como es bien sabido los aztecas ofrecían doncellas en sacrificio a sus dioses y su corazón era introducido en vasijas con amaranto. Los españoles al observar estos rituales quedaron horrorizados, ya que consideraban que eran muy sangrientos, es por ello que junto con otras tantas tradiciones mexicanas quedaron censuradas.

Y bueno tras la censura de los rituales no les quedó a los aztecas más que adoptar otras maneras de realizar estos sacrificios y con la llegada del trigo se empezó a elaborar este peculiar pan, pero con forma de corazón y éste se espolvoreaba con azúcar teñida de rojo, simulando así la sangre de la doncella sacrificada.

La evolución del pan de muertos

El pan de muerto actualmente ya no tiene la forma del corazón y tampoco se tiñe con azúcar de color rojo, como todo se va transformando hoy en día es redondo, se adorna con canillas, lo que comúnmente llamamos huesitos y la bolita del centro que simboliza el cráneo y que suele ser lo que más le agrada a la gente, arrancarle los huesitos al pan, digo ¿Cuántos de ustedes no se comen primero los llamados “huesitos”?, además de que el sabor a azahar simboliza el recuerdo de los que ya fallecieron.

También hay otras teorías acerca del origen del pan de muerto, como la de que los antiguos pobladores mesoamericanos y sus ritos mortuorios, en el que a los muertos los enterraban con sus pertenencias y se relata la elaboración de un pan con semillas de amaranto molidas y tostadas, mezclada con la sangre de los sacrificios que se realizaban en honor a Izcoxauhqui, Cuetzaltzin o Huehuetéotl.

Hoy en día el pan de muerto se elabora de diferentes maneras y depende de la región de méxico se fabrica en distintos estilos, hay quienes en vez de azúcar le agregan ajonjolí o mantequilla únicamente, además de que se han creado ya gran variedad panes de muerto; rellenos de chocolate, de cajeta, de nata, de frutos frescos, de queso crema, calabaza, nuez, etc.

Yo la verdad me declaro un fan de este delicioso pan y del cual probablemente también sean fans ustedes, les dejaré un link al final con la receta para hacer pan de muerto, por si alguno se anima a preparar uno, yo la verdad paso, aunque debo de aceptar que para el estrés, eso de azotar la masa está bien padre.

Y ya lo dicen: Comer muertos para el mexicano es un verdadero placer.

Y cualquier comentario, ya saben que puedes escribir acá abajito. Cuídense y hasta la próxima.

Puedes visitar la Receta para hacer pan de muerto en http://www.mexicodesconocido.com.mx/pan-de-muerto.html

Comenta en el recuadro