Nicholas Sparks es un nombre que puede o no sonarles familiar, y la verdad es que debería, al menos a las chicas que gustan (gustamos) de esas películas románticas tirándole a lo cursi como A Walk To Remember, The Notebook, Dear John, The Last Song, The Lucky One y Safe Haven.

Lo cierto es que Nicholas Sparks es un muy prolífico autor de novelas románticas, que , si bien son en su mayoría adquiridas por un público femenino, puede atraparte una vez que empiezas a leerlas.

Sus historias incluyen todo eso que hacen de un libro o película romántica, un éxito: tragedia, romance, peleas, giros inesperados y protagonistas femeninos fuertes, y masculinos que también lo son, pero no tienen miedo a mostrar su parte frágil.

Éste autor estadounidense tiene más de quince novelas publicadas, casi todas ellas son best-sellers y son, definitivamente, las más recurridas por parte de aquellos directores que quieren llevar a la pantalla una historia de amor que, indudablemente, pegará.

Su primer novela publicada, y quizá una de las más famosas de las adaptaciones que se han hecho de su obra, es el clásico romántico The Notebook (Diario de una pasión).  En la pantalla fue protagonizada por Rachel McAddams y Ryan Gosling, y sigue invadiendo las salas de las casas con chicas solitarias o reunidas con amigas (o “torturando” al novio), que la ven acompañadas de un paquete de kleenex. Y fue sólo la primera de ocho de sus obras que han sido llevadas al cine y que han sido un éxito.

nicholas2

A The Notebook, editorialmente, le siguieron Message in A Bottle (Mensaje en una botella) y A Walk To Remember (Un amor para recordar), que también fueron adaptadas a la pantalla grande. Las otras obras de Nicholas Sparks que han llegado al cine son: Nights In Rodanthe (Noches de tormenta, protagonizada por Richard Gere y Diane Lane), The Last Song (La última canción), Dear John (Querido John), The Lucky One (Cuando te encuentre) y Safe Haven (Un lugar donde refugiarse).

Con 18 novelas publicadas, todas alcanzando niveles de best-seller y todas con historias tan románticas y cursis como sólo él puede, Nicholas Sparks se ha convertido en el ícono del romanticismo americano. A ustedes puede parecerles demasiado cursi, quizá, pero la verdad, es que TODAS las chicas (por mucho que lo nieguen), disfrutamos una dosis de cursilería de vez en cuando. Ya no para creer en príncipes azules, pero sí para recordarnos que el amor existe y, cuando lo encuentras, echa chispas.

Comenta en el recuadro