gayadoption

 

Recientemente se ha creado en el Senado de la república la Comisión de la Familia presidida por el Senador por el estado de Jalisco, José María Martinez (PAN), quien en el discurso conservador que caracteriza a su partido hace un llamado a la defensa de la vida y refrenda su postura antiabortista y contra los matrimonios de personas del mismo sexo; califica como una “moda” a las familias que no se conforman dentro del modelo convencional.

Al senador se le olvida que en México de acuerdo al último censo, existen 11 modelos de familia, modelos que requieren de protección del estado para su desarrollo familiar.

Dentro de los modelos familiares en México uno de los que muestran una tendencia a la alza es el de la familia homoparental, es decir, las familias formadas por dos papás o dos mamás. Las parejas homosexuales que deciden formar una familia aun son vistas con cierto recelo por muchos mexicanos, debido a la falta de información que existe respecto a este modelo familiar y en gran medida por los prejuicios que se tienen sobre las personas homosexuales.

A continuación presentamos 5 mitos comunes sobre las familias homoparentales y los desmentimos con información de la Asociación Americana de Psicología:

Mito 1.-  Lesbianas y homosexuales son gente enferma que no debería tener hijos.

Verdad. La homosexualidad se dejó de considerar una enfermedad mental por la OMS desde 1974. La orientación sexual no tiene que ver con la pérdida del juicio de realidad, alteración del pensamiento o de las habilidades conductuales. Las características psicológicas de homosexuales y heterosexuales no tienen diferencia.  La homosexualidad no implica un trastorno psicológico en sí misma pero la discriminación social puede tener como consecuencia depresión, ansiedad y baja autoestima.

Mito 2.- Los gays son personas inmaduras e irresponsables, no saben cómo educar a un hijo.

Verdad. Existen estudios concluyentes que demuestran que madres lesbianas tienen las mismas capacidades que madres heterosexuales; así como los padres homosexuales tienen la misma capacidad de ejercer autoridad y entregar amor a sus hijos que los padres heterosexuales. Otros estudios revelan que los padres homosexuales son más atentos a las necesidades de sus hijos, recurren menos a los castigos físicos y más al reforzamiento que los heterosexuales.

Mito 3.- Los niños criados por homosexuales serán homosexuales cuando crezcan.

Verdad. Infinidad de estudios realizados desde la década de los setentas han llegado a la misma conclusión: La orientación sexual, la identidad de género y el rol de género social no se ven afectados al ser educados en familias homoparentales. Algunos estudios indican que hasta el 90% de los hijos de parejas homosexuales son adultos heterosexuales. En otras pruebas, los hijos de familias convencionales y los hijos de familias homoparentales no presentan diferencias en cuanto a su identidad y rol de género.

Mito 4.- Los hijos de familias homoparentales crecen con traumas al faltar la figura paterna o materna.

Verdad. Los hijos de familia homoparentales, así como los hijos de madres o padres solteros se desarrollaran tan estables como los hijos de familias convencionales. Los niños que crecen con padres estresados, en conflicto y con poco o nulo amor conyugal difícilmente crecerán con un perfil psico-social sano sin importar el tipo de familia del que provenga.

Mito 5.- Los hijos de homosexuales corren mayor riesgo de sufrir abuso sexual en su propia casa.

Verdad. Estadísticamente, la mayoría de los abusos sexuales contra menores son cometidos por hombres heterosexuales parientes o muy cercanos a la víctima. Es infundado relacionar pederastia con homosexualidad.

En resumen: La homosexualidad no es una enfermedad; las personas homosexuales son tan capaces de ser padres responsables como los heterosexuales.

Los hijos de familias homoparentales al igual que los hijos de familias convencionales pueden crecer en un ambiente seguro, psicológicamente y socialmente sano mientras cuenten con un hogar sin estrés, que maneje de forma madura y responsable los conflictos cotidianos y sobre todo, en un hogar donde haya amor. Es importante que la sociedad apoye y proteja a los diferentes modelos familiares y es una responsabilidad del estado garantizar la seguridad para el sano desarrollo de todas las familias.

COMPARTE en:
Miguel Pérez
Miguel Pérez, profesional del comercio exterior subempleado con una malsana obsesión por ser escritor. Ensayista, narrador y cuentero totalmente desconocido y parcialmente deslactosado. Escribe en su blog Gegenverfrendungs-Effectk (http://www.en-el-divan.blogspot.mx/) desde 2005. Ha colaborado en varias revistas electrónicas.

5 Comentarios

  1. los homosexuales deberían poder tener los hijos que quieran. con los mismos limitantes que los heteros. Y si, creo que no deberían poder adoptar, no porque hubiere limitantes legaloides para eso, sino porque no deberia haber hijos de practicas sexuales hetero -porque de alli nacen los ninos verda?_ que trajera al mundo bebes para botar/

  2. Me resulta tan tonto que las personas crean que todas las cosas malas provengan de la homosexualidad. Es como decir que todas las familias de padres heterosexuales tienen unicamente hijos heterosexuales y vaya eso si que es una gran mentira. Creo que todo esto es parte del pensamiento de las viejas generaciones que aun se hacen presentes y espero con muchas ansias el dia en que ser homosexual no sea visto como una extravaganza.

Comenta en el recuadro