En este país lo que sobra es el respeto a la legalidad y el respeto a la sociedad y me encantaría que fuera un “teatro dinámico” como sucede hoy en día con la telenovela “EL Chapo”, lamentablemente no aplica para la gente de su círculo de trampas, robos, fraudes y “todo está en orden”…

Y me refiero a la detención que se hizo el día viernes de una de las figuras públicas más deplorables de la política mexicana y que se exigió durante mucho tiempo su detención por el desfalco a las arcas del erario del estado de Coahuila con un aumento descomunal de la deuda que paso de 323 mdp a más de 36 mmdp, lo que representa un crecimiento de más de 11,000% y cuyo caso es una afrenta no sólo a la población de ese Estado, sino a la de todo el país, porque después de este robo descomunal, el PRI tuvo la gran peripecia de hacerlo presidente nacional de ese partido, y no obstante con eso, lo mandó becado a España a realizar un posgrado.

Los requerimientos que tiene de la justicia estadunidense por acusaciones de lavado de dinero en contra de sus allegados, como Villarreal Hernández y por supuesto del interino Jorge Juan Torres López (prófugo) por la misma acusación, así como por fraude, dentro del mismo negocio sucio (no se tiene bien claro quien más forma parte del clan y del robo del siglo) se capturó a Rolando González el cual señala e identifica hasta CC7 (co-conspiradores, el principal señalado es CC1 [Humberto Moreira]).

La señal enviada por el gobierno federal el día viernes 15 de enero del 2016, de todas las instituciones y representantes sólo alimenta el “sospechosismo”, el cubrir las espaldas y sobre todo el que conocen todo el cochinero y cuchitril en el que ellos mismos viven y sino preguntar al Sr. Manlio Fabio Beltrones y al Sr. Enrique Peña Nieto, y las autoridades encargadas de velar por los intereses, pero sobre todo de cuidar los recursos que le llegan por parte de todos los contribuyentes, la sola expresión estúpida de la SRE es: “vigilaremos que sea tratado bajo estándares de derechos humanos”.

Cuando empezó la fiesta mediática de la captura y la “Misión Cumplida”, se esperaba un texto similar o igual que denotara que la impunidad, los robos a mano armada por sus delincuentes de cuello blanco se habían acabado, pero lamentablemente no fue así como nunca sucedió con la Casa Blanca, Ixtapan de la Sal, de Malinalco, de las rentas elevadísimas de su Secretario de Gobernación, de la multa (apapacho) a Korenfeld, todo sigue siendo una burla y un circo en el que la justicia y legalidad sólo existe para quienes tienen los recursos y pueden comprar derechos y amparos por doquier.

Las imputaciones en EE.UU. no son poca cosa y no tienen una salida fácil y mucho menos un amparo que aquí en este bello país ganaría de buenas a primeras y más con toda la bola de ratas de cuello blanco y de toga que lo ayudarían a que la sociedad mexicana le ofreciera una disculpa debido a que “ha contribuido al crecimiento, bienestar, y sobre todo a que este país sea mejor”.

Una vez más se demuestra que “un político pobre, es un pobre político”, y más vale tomar lo que no es tuyo y convertirlo como si lo fuera, y siempre serás premiado y recompensado como si fueras una estrella del cine mexicano.

Comenta en el recuadro