Todos alguna vez hemos querido tener un cumpleaños perfecto pero por ciertas razones no se ha podido. Esperamos con ansias que ese gran día llegue, todo un año, nos imaginamos como sería nuestro cumpleaños perfecto con globos, pastel, abrazos, regalos, etc.

¿Pero qué pasa si ese día tienes que ir a cumplir con tus obligaciones (escuela o trabajo)?

Imagínate: llegó el gran día y lo primero que haces es arreglarte para ir al trabajo o escuela, en la mañana solo recibes un abrazo y felicitaciones por parte de tus hermanos y padres en  el trabajo nadie te felicita porque apenas eres nuevo y no saben que hoy es tu día, toda la tarde esperas mensajes de tu demás familia y amigos pero no llegaron porque no se acordaron de ti o no sabían que hoy era una fecha importante para ti, al caer la noche llegas a casa muy cansado(a)  y te gustaría que te recibieran con globos, pastel, con una cena y que te cantarán las mañanitas que padre sería eso. Pero cuando llegas a casa no hay nada de eso, solo escuchas gritos y es así como un cumpleaños más no es como lo imaginaste.

Qué triste se siente saber que no les importas como pensabas , qué feo se siente que no te feliciten y lo único que queda es llorar, sacar todo eso que te hizo sentir mal.

Felicidades, bienvenido a la realidad  de los cumpleaños perfectos que no existen para muchos.

COMPARTE en:
NeoStaff
El Staff de NeoStuff está formado por una docena de integrantes capaces de escribir sobre todas las temáticas que encuentras en la revista. También nos encargamos de contestar todas tus dudas lo más rápido posible

Comenta en el recuadro