Ya que había hecho mención de la corrupción en la columna anterior, en México fue presentada una iniciativa por parte del IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) una iniciativa que se denomina “Ley 3 de 3”, la cual “busca transformar la indignación social por la corrupción en un esfuerzo constructivo para forjar gobiernos más honestos”, increíble.

Pero vayamos por partes, de acuerdo al IMCO México se encuentra en el lugar 35 de un estudio de sólo 43 países (que vergüenza) basado en las siguientes calificaciones en los diferentes sectores o índices:
a) Derecho. 40
b) Medio Ambiente. 35
c) Sociedad. 37
d) Político. 35
e) Gobierno. 27
f) Factores. 27
g) Economía. 26
h) Precursores. 38
i) Relaciones Internacionales. 37
j) Innovación. 28

Dicha publicación hace énfasis en que el país está perdido en un lastre de corrupción, lo que conlleva a la impunidad y como consecuencia a la competitividad que pudiera tener en todos los estratos o sectores productivos, de ahí que viene a colación la iniciativa, la cual enumera 15 puntos principales y que pueden acabar con 10 tipos de corrupción, la misma me parece bastante valiosa compartirla e invitarlos a que se sumen a dicha iniciativa.

Los 5 apartados que integran la iniciativa son lo que toda la sociedad hemos pedido:
a) Un nuevo servidor público
b) Eficacia ante la corrupción
c) Sociedad corresponsable
d) Nueva cultura de la denuncia
e) Sanciones útiles

De acuerdo a la página serán imprescindibles para combatir:

i) Soborno
ii) Desvío de recursos
iii) Conspiración
iv) Colusión
v) Abuso de funciones
vi) Tráfico de influencias
vii) Obstrucción de la justicia
viii) Nepotismo
ix) Enriquecimiento oculto
x) Uso ilegal de información o confidencial

México y la ley 3 de 3

La propuesta de ninguna manera me parece equivocada y fuera de lugar, todo lo contrario, me parece bastante acertada y con buenas intenciones, pero hoy conocemos normatividad que ni siquiera se lleva acabo, por ejemplo se supone que los partidos políticos deben tener transparencia en todos los recursos que utilizan y hoy en día la información es nula, en la página de las 3 principales fuerzas políticas pareciera que contrataron al mismo webmaster y webdesigner, copiaron las fracciones de la ley y las pusieron en un apartado, pero la del PAN sencillamente no tiene datos referentes a “contratos y convenios para la adquisición, arrendamiento, concesiones y prestación de bienes y servicios”, o sea ¿qué no tiene histórico de gastos?, el PRD por su parte respecto a “los informes anuales o parciales, de ingresos y gastos, tanto ordinarios como de precampaña y campaña, el estado de situación patrimonial, el inventario de bienes inmuebles de los que son propietarios, relación de donantes y los montos” sólo tiene información hasta el 2012, ¿dónde está la otra información?

Y por su parte el PRI, muestra todos los contratos de servicios para el 2015, sin embargo, no hay un totalizador de recursos y tampoco por proveedor ni nada con lo que se pueda identificar a quien le regala el dinero de todos nosotros, basta ver que le pagó a un tal Aarón Roberto Bolaños Ortiz (según el internet un ingeniero) más de 4.6 mdd se supone por “blindar su CEN”, a la Fundación Colosio más de 5.4 mdp (y eso ¿cómo por qué o para qué?, a “Grupo Empresarial de Comunicaciones y Servicios Conexos Grecos, S.A. de C.V.” casí 10 mdp y no tiene ni página web para ver a que se dedica la empresa, y para rematar al “Instituto Universitario Investigación Ortega y Gasset” (radicado en España) más de 32 mdp, vaya calidad de trabajo que debieron solicitar, y podría irme uno a uno y verificar que hasta parece que ellos mismos son dueños de las empresas que se encuentran descritas.

Y no son sólo partidos, si echamos un vistazo a los números de los estados podemos darnos cuenta de la cantidad de recursos que se gastan, por ejemplo ¿a qué se debe un gasto de más de 638 mdp por concepto de servicios profesionales, científicos, técnicos y otros servicios en el Estado de México al tercer trimestre? De verdad se requiere esta fortuna para que siempre se sea “consistentemente mal”. Es algo que puede cambiar pero depende de la población exigir y ser partícipes para que los recursos, tráfico de influencias, corrupción, y demás no se extralimiten.

Comenta en el recuadro