El laberinto de puertas que hace temblar, como tiembla… como se estremece la tierra.  Llora el cielo. ¡Ay! entonces el desasosiego que se escurre por toda la piel, ese que hace vibrar y volver locos los sentidos viene galopando. Agolpa en el ser más profundo.

Ansiedad que muerde los labios, desangra las venas y rompe en mil pedazos la mente. Noches de desvelo y de estar atado, atado a todo y a nada. La vida, la muerte ahora conmigo vagan.

Hundido en recuerdos dolientes, aplastando fotos en la memoria que viajan por todo el torrente. Largos viajes hacen, desde mi vientre hasta mis dientes. ¡Y los laberintos que no cesan!

Despertar del sueño que forma nubes grises, para invocar el aliento de calma y de sutil liviandad en el alma.

 

Alejandra Olson

COMPARTE en:
Alejandra Olson
Espíritu congestionado por las letras, que busca encontrarlas en el camino del hacer literario y de éste encuentro aparezcan historias de empatía con los ojos participantes del espectador. Se dice incipiente escritora, pues cada día se descubre, redescubre, encuentra, pierde hilos dentro de éste oficio. Oficio que necesita dedicación, amor y empeño. Ella es así, tan natural como la vida se lo permita y aguerrida.

2 Comentarios

Comenta en el recuadro