La Reina Isabel II ¿fue un icono feminista?

La reina Isabel II  fue jefa de Estado y comandante en jefe de las fuerzas armadas británicas durante más de siete décadas. Su difunto marido dejó su carrera para apoyarla y caminaba obedientemente unos pasos detrás de ella en público. Su personal la llamaba «La Jefa». Su cara está en los billetes de todo el país. Pero, ¿fue realmente un icono feminista? Mientras el mundo reflexiona sobre su legado tras la muerte de la monarca más longeva de Gran Bretaña,abrimos un nuevo debate.

La Reina Isabel II ¿fue un icono feminista?

La reina no era conocida por hacer declaraciones audaces sobre los derechos de las mujeres, y algunos británicos le echan en cara eso. Pero otros sostienen que,un así, fue un icono feminista. Quizá lo más cerca que estuvo la reina de hacer una declaración pública sobre los derechos de la mujer o la igualdad de género fue en una cumbre de la Mancomunidad británica celebrada en 2011 en Australia, cuyo tema era «Las mujeres como agentes de cambio«. La reina dijo: «…Nos anima a encontrar formas de permitir que las niñas y las mujeres desempeñen plenamente su papel.»

Aunque no suene especialmente alentador una frase tan corta, sus palabras se interpretaron como un respaldo a los cambios en las leyes de sucesión real de ese año, que otorgaban a las hijas de los futuros monarcas el mismo derecho al trono. Antes de eso, las mujeres eran consideradas claramente como miembros de la realeza de segunda categoría: Podían llegar a ser monarcas, pero sólo en casos como el suyo, si no había un heredero varón disponible.

Sin embargo, Isabel se aferró a la costumbre de que el jefe de la monarquía constitucional  no debe meterse en temas de tinte político. Por eso, independientemente de sus creencias personales, habría considerado que un papel activo en los movimientos de liberación de la mujer o de igualdad de la mujer estaba vedado.

Aun así, nunca hizo falta que Isabel II del Reino Unido  se autodenominara feminista para ser considera un ícono del movimiento femenino. Incluso la actriz Olivia Colman, que retrató a la reina en la serie de Netflix «The Crown«, dijo que consideraba a Isabel II «la máxima feminista«. «Ella es el sostén de la familia«, dijo Colman. «Ella es la que aparece en nuestras monedas y billetes. El príncipe Felipe tiene que caminar detrás de ella. Ella arregló coches en la Segunda Guerra Mundial«. Esto último hace referencia a que cuando era princesa, Isabel se alistó en el Servicio Territorial Auxiliar Femenino y trabajó como conductora y mecánica en la Segunda Guerra Mundial.

Pero la columnista de The Guardian, Zoe Williams, fue una de las que se opuso a la caracterización de «máxima feminista«. «Arreglar coches en la segunda guerra mundial no es ni feminista ni antifeminista«, añadió, «habría sido feminista seguir arreglando coches una vez terminada la guerra«.

Sin embargo, ya la coronocación de Queen Elizabeth resultaba algo icónico entre la población femenina de todo el mundo.

Un símbolo de empoderamiento femenino

Isabel se convirtió en reina en 1952, tras una racha de cuatro monarcas varones, y en una época en la que los estereotipos de género presentaban a las mujeres como amas de casa, con delantales en la cocina y esperando obedientemente el regreso de sus maridos trabajadores. A la edad de 25 años, la reina era de repente la jefa de Estado y un símbolo de mujer con estatus e influencia. Leía los documentos del gobierno, se reunía con los primeros ministros y entretenía a los líderes mundiales, casi todos ellos hombres.

De hecho, en la primavera de 1953, mujeres de todo Estados Unidos y otras partes del mundo viajaron a Gran Bretaña. Para muchas, era la primera vez que viajaban al extranjero. El impulso para el viaje fue la coronación de Isabel II, celebrada en la Abadía de Westminster el 2 de junio de ese año. Esta coronación supuso una oportunidad sin precedentes de formar parte de una ocasión trascendental en la que una mujer estaba en el centro de la historia.

Desde hace casi 70 años, existe un antiguo afecto por Isabel al otro lado del Atlántico, especialmente entre las mujeres. Puede que sea de una variedad menos vistosa que la atención prodigada a otros miembros femeninos de la familia real, potencialmente más glamurosos, como la princesa Diana o la duquesa de Cambridge. Pero ha perdurado y seguramente seguirá intacta aun después de su muerte.

A su manera, la reina cautivó la imaginación de las mujeres desde el principio de su reinado. Para muchas mujeres , Isabel representaba algo más. En una época en la que, en muchos casos, se esperaba que las mujeres se ajustaran a los roles tradicionales de ama de casa, Isabel ascendía al trono de un país poderoso. Las mujeres habían encontrado una heroína que las hace sentir superiores a los hombres.

Al igual que las mujeres del siglo XX siguieron la evolución de Isabel, de hija obediente a joven esposa y madre a soberana consciente, las generaciones anteriores se interesaron por la coronación, el matrimonio y las celebraciones del jubileo de la reina Victoria en el siglo XIX.

En 1953, las mujeres encendieron sus televisores recién comprados para sintonizar la cobertura de la coronación- no sólo se interesaron por lo que llevaba la reina o por la elegante figura del príncipe Felipe. También se fijaron en el hecho de que se hiciera tanto alboroto por una mujer, y además poderosa. En un contexto de posguerra, en el que se instaba a muchas mujeres a volver al hogar, una princesa de 25 años era elevada a una posición de jefa de Estado, y cada uno de sus pasos era informado y discutido. Esto era anómalo, y de un modo que parecía augurar a otras personas de su género.

Durante el reinado de Isabel, entre sus muchos viajes al extranjero, su gira de 1979 por seis naciones de los Estados del Golfo fue noticia en todo el mundo. En una región en la que la participación de las mujeres en la vida pública era muy inferior a la de los hombres, ahí estaba una monarca femenina, estrechando la mano de los gobernantes del Golfo, como una igual.

La joven Lilibet comenzó a ser vista como una mujer poderosa en un mundo dominado por los convencionalismos y el conservadurismo. Aunque no fue revolucionaria ni rompió con muchas de las tradiciones (sino que buscó mantenerlas), marcó un antes y un después para la época, al colocar la figura de una mujer en el centro del mundo.

NM
NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

Leer más

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizá te interesa

Recién publicados

Depilación láser vs IPL ¿Cuál es mejor? –

Depilación láser vs IPL, algunas personas votan IPL mientras que otros votan láser. Pero, ¿cuál es la verdad detrás de ambos métodos de depilación?...

¿Se puede prevenir el Alzheimer? ¿Cómo hacerlo?

En un mundo donde las opciones de tratamiento para la enfermedad de Alzheimer son mínimas en el mejor de los casos y no hay medicamentos milagrosos...

Hacer pesas y hacer cardio ¿cuales son sus beneficios?

Parece que todos los meses hay una nueva rutina de ejercicios que se convierte en tendencia. Aunque tener múltiples opciones puede ser una buena...