El expresidente sudafricano Nelson Mandela ha estado en las primeras planas de los principales diarios del mundo tras su hospitalización el pasado 8 de junio por afectaciones pulmonares. A sus 94 años de edad se reestablece lentamente y aún hay pronósticos optimistas sobre su recuperación.

Mandela fue elegido el primer presidente negro de Sudáfrica en 1994, ganador del premio Nobel de la paz por ayudar a la transición a la democracia de un país que vivió segregado por el apartheid.  El sistema de gobierno que la minoría blanca impuso, donde se negó a la población nativa los derechos más elementales como la educación, la salud pública, el acceso a cualquier nivel de gobierno, e incluso, el acceso a espacios públicos como balnearios, parque y jardines.

Su ascenso al poder llegó después de pasar 27 años en prisión por defender los derechos la población nativa.

Mandela fue el hijo de un jefe tribal, renunció a su derecho hereditario de dirigir a su pueblo para acceder, con las limitantes del apartheid a estudiar derecho, fue el primer litigante de un despacho que atendió asuntos de la población negra, incluso, fue el primer despacho legal atendido por personas de raza negra en Johannesburgo. Se involucró desde muy joven en asuntos políticos, siendo parte del Congreso Nacional Africano. Comienza así una carrera de lucha por la igualdad de derechos, llena de batallas legales, calumnias, encarcelamientos, etc.

A pesar de que Sudáfrica es un país lejano (no sólo en la distancia, sino culturalmente) a México, a los mexicanos, quizá nos convendría revisar su historia contemporánea para encontrar las coincidencias que nos unen y valorar la gran aportación de Mandela no sólo a su país o a su gente, sino al mundo.

Desde diferentes escenarios y trincheras la lucha por la igualdad de derechos continúa, es una necesidad global, no se puede detener. En el caso de México ser indígena, mujer, anciano, homosexual, inmigrante o practicar una religión distinta a la mayoritaria, es motivo para ser discriminado, para que tus derechos sean pisoteados.

¿Es la discriminación el apartheid de los mexicanos?

Lectura recomendable: “Long walk to freedom. The autobiography of Nelson Mandela”.

De la imagen: http://www.mirror.co.uk/news/world-news/nelson-mandela-prayers-said-former-1795592

COMPARTE en:
Miguel Pérez
Miguel Pérez, profesional del comercio exterior subempleado con una malsana obsesión por ser escritor. Ensayista, narrador y cuentero totalmente desconocido y parcialmente deslactosado. Escribe en su blog Gegenverfrendungs-Effectk (http://www.en-el-divan.blogspot.mx/) desde 2005. Ha colaborado en varias revistas electrónicas.

1 Comentario

  1. Hacen falta muchos Mandelas en el mundo para construir sociedades mas justas y equitativas, por lo pronto él ya hizo una gran aportación en un pais donde leyes de segregación racial eran una gran vergüenza para la humanidad, buen articulo, felicidades.

Comenta en el recuadro