“La ira es nuestro auténtico enemigo ya que se haya en nuestra mente. La ira no cambia nunca su naturaleza. Siempre hiere y destruye. Y lo que es peor, aniquila nuestras propias fuerzas y energías”.

(Dalai Lama)

Toda la gente  alguna  vez ha sentido un enojo desbordante,  algo como un sentimiento que se genera en el interior de una persona para luego salir con mucho poder al exterior de una manera escalofriante y muchas veces peligrosa tanto para el que lo expresa como para las personas a su alrededor.

¿Qué es la ira? 

La ira es una emoción que se podría considerar como “evolutiva” si se ve desde el enfoque de que pudiera servir como defensa contra las posibles amenazas que el hombre ve a su alrededor, pero en la actualidad este sentimiento ha sobrepasado barreras y se ha vuelto cotidiano e incontrolable. En nuestras relaciones sociales del día a día nunca falta quién nos saque de nuestras “casillas” provocándonos este sentimiento y poniendo a prueba nuestra capacidad de autocontrol, pues esa capacidad parece utópica porque después de haber explotado en un ataque de ira, esa sensación de enojo la llevamos cargando horas, días, semanas, años o toda la vida. Esta pérdida de energía constante provoca daños a la salud, principalmente al corazón, nuestro motor de vida.

imagesEstudios revelan que tener ataque seguidos de ira te hace más propenso a sufrir infartos, investigando un poco al respecto es interesante encontrar información donde se asegura que el tiempo más peligroso para sufrir infartos es dos horas después a que se tuvo ese ataque de ira, también se cree que hay afectaciones cerebrovasculares. Se dice que cinco episodios de un ataque de ira al día pueden resultar a unos 150 infartos.

 ¿Por qué hace daño la ira?

Todo tiene que ver con la acumulación, como ya mencioné la ira es una descargar increíble de energía que solo provoca sentimientos más feos que la persona tiene que cargar por mucho tiempo (y más si es rencorosa),  esto genera que tras varios ataques se genere mucho estrés y se crea un halo de cosas negativas en la persona que sólo le traen enfermedades, especialmente de circulación y del corazón

¿Cómo prevenir?

Tener inteligencia emocional es la única manera de prevenir trastornos tan destructivas como la ira, por eso es importante la auto-observación y valorar lo que realmente es importante para ti, a veces a uno le dan estos ataques por cosas que no son tan trascendentes en nuestras vida, incluso por problemas que resultan ajenos. El respirar profundamente también te ayuda a tener claridad mental para saber como actuar en situaciones en las que se ve posible un ataque de ira. Otra manera de prevención es mediante el ejercicio, ya que te ayuda a distraerte y  quitarte el estrés por un buen rato, no está de más también las sesiones de relajación y un practicar algo de meditación.

Conclusión

Se dice fácil, pero no lo es, saber controlarse es una de las cosas más difíciles que puede haber en la vida, pero nunca está de más hacer el intento y tratar de llevar una vida saludable y relajada para no ser de los que contaminan el mundo con emociones negativas.

Comenta en el recuadro