Parece a veces que despierto

Y me pregunto lo que viví;

Fui claro, fui real, es cierto,

Pero ¿cómo es que llegue aquí?

¿Cómo apareciste Pessoa, al mismo tiempo que llegó a mi vida el Ilusionista? Hoy estoy aquí sentada en este sillón marrón que me traga, y me hago la pregunta. Las palabras le resultan vomitivas, resulta que ya no las quiere escuchar o leer. Sentada y por momentos abrumada, con arácnidos comiendo mis más profundos pensamientos. ¿Qué significo, qué significas? Ahora ya nada.

Tendré fuerza para sacar esos artrópodos quelicerados, claridad para mirar el rumbo y virar el timón sin contratiempos mayores. Sí, esa claridad que da paz al espíritu, que lo hace joven, libre, propio.

No me detendré, seré como esos toros que no se rinden ante las estocadas, seguiré de pie hasta que la vida me de esta última, y aún ante esa lucharé para esquivarla.

Libre de atadura a la violencia, libre de palabras que caen como espinas en la frente, libre de vomitarme en la cara, libre de pisarme, libre de ser nada, libre de ser YO; libre con alas al viento para crear, subir, bajar, ir, venir, comenzar, respirar.

No pretendo hacer poesía de mi misma, ni un texto que sea el ganador de un premio. Sólo ante éste papel derramarme y encontrarme, sal pequeña que se fue. Tomaré el caballete, la pluma y a mí, sólo para recomenzar.

Sacar los sueños que en el cesto olvidé, y entonces ellos serán la nube para ir al cielo, tocar la luna cien veces y llenarme de su luz radiante.

La confianza me abandonó o se escondió, no lo sé.  Ahora regresa a mí, porque serás mí cayado para caminar por la nueva vereda.

Volver a ser yo pero diferente…

(Volver a ser yo pero con esbozos de colores radiantes…)

Con la fuerza que lleva tu nombre, levanta el vuelo y el ave otra vez serás.

Ale Olson

 

COMPARTE en:
Alejandra Olson
Espíritu congestionado por las letras, que busca encontrarlas en el camino del hacer literario y de éste encuentro aparezcan historias de empatía con los ojos participantes del espectador. Se dice incipiente escritora, pues cada día se descubre, redescubre, encuentra, pierde hilos dentro de éste oficio. Oficio que necesita dedicación, amor y empeño. Ella es así, tan natural como la vida se lo permita y aguerrida.

Comenta en el recuadro