Antes de twitter, instagram y snapchat los blogs fueron todo, tanto así que inspiraron una serie que marcó a esa generación nacida en pleno ocaso de la generación X pero que maduró antes de la llegada de los millenials. Esa generación que conoció los teléfonos móviles cuando todavía no eran inteligentes, que aprendieron a tomar selfies sin el uso de un lente frontal y cuyas chicas llevaban brillo labial -a pesar de que era horrible- porque era la moda. Gossip Girl fue una serie creada para adolescentes sobre adolescentes pero con dosis extras de Nueva York, alta costura, traiciones y amistades. Lo tenía todo. Esa serie que parecía un híbrido entre The O.C., Sexo en Nueva York y Rebelde tomó elementos que habíamos visto antes los fusionó, los intensificó y se convirtió en un fenómeno teen. Hoy cumple diez años desde que se emitió por primera vez en Estados Unidos y hoy seguimos hablando de cómo y por qué nos marcó.

Era otoño de 2007, una it girl del Upper East Side, Serena van der Woodsen, regresa de un internado en Connecticut después de huir un año atras. Su retorno arruina una noche especial para Blair Waldorf, su mejor amiga, ahora enemiga número uno. Así comienza un largo tramo de traiciones, amistades, enemistades, peleas, amoríos y engaños. Todos aderezados por Gossip Girl, una chica (o chico) que a modo anónimo sube a su blog cada imagen y cada chisme que recibe sobre estos jóvenes pertenecientes a la alta sociedad neoyorquina. Puede que hoy, con todas las redes sociales esta premisa suene obsoleta o al contrario la chica cotilla tendría más herramientas para esparcir sus ¿noticias? a tiempo real, lo cierto es que la serie creada por Josh Schwartz (también creador de The O.C.) y Stephenie Savage nos introdujo artilugios que desconocíamos y nos sedujo. Cómo alguien que no conocíamos tenía el poder de crear esos culebrones alrededor de adolescentes que lo tenían todo. Gossip Girl fue el guilty pleasure por excelencia.

NOS PRESENTÓ NUEVA YORK COMO NUNCA ANTES

Nueva York ha inspirado series de televisión durante años: dos de los sitcoms más famosos de la historia, Friends y Sinfield, fueron ambientados en Nueva York aunque se rodaban en estudios; otras series como 24 y Sex in the City apostaban por exteriores pero su público era normalmente adulto. Gossip Girl fue la primera serie que introdujo la capital del mundo a los adolescentes del 2000. Upper East Side, Manhattan, Brooklyn, Bronx, cada rincón relevante de Nueva York fue retratado en la pantalla; mientras avanzaba la serie era imposible no sentirnos parte de la ciudad y es que no se trataba de cualquier ciudad sino de la protagonista del sueño americano, la cuna de la moda, de los rascacielos, de los anuncios de neón. Nueva York era un paraíso terrenal post 11-S que aún mantenía su encanto irresistible, cuyas bases se sientan en aquí todo es posible -más bonito y brillante.

Stephenie Savage admitió que el estudio, por cuestiones de presupuesto, sugirió que la serie se rodara en estudio, en Los Angeles, pero la producción se negó. “La ciudad era otro personaje dentro de la historia” y esto fue gracias a que Nueva York había desaparecido de la plantilla televisiva “No había NY en la televisión, al menos no cuando empezó a rodarse el piloto… Nunca habíamos visto la ciudad desde el punto de vista adolescente” y Savage tenía razón.

NOS ENSEÑÓ LA CRUELDAD DE LAS REDES SOCIALES ANTES DE QUE EXISTIESEN LAS REDES SOCIALES

Y soy rebelde.

Gossip Girl completamente visionaria nos advirtió de cuanto daño podían ocasionar las redes sociales. Blair Waldorf saliendo de…, Serena Van der Woodsen acompañada de…, Para los jóvenes del Upper East Side bastaba tomar el celular, con conexión a internet, entrar a un blog y ponerse al día con lo que hacían sus amigos cuando no estaban juntos. Lo que hoy muchos hacen en twitter o instagram a través de imágenes con filtros, vídeos y noticias resumidas a 140 caracteres, Gossip Girl lo hacía solo con un teléfono móvil con cámara y servicio de mensajería multimedia; suficientes para exponer la privacidad ajena.

No en vano a la serie se le concedió el título de programa pionero en las redes sociales y el uso de los teléfonos celulares. A pesar de enaltecer la violación a la privacidad -que no es normal que alguien tome y publique una foto tuya sin tu consentimiento- la serie sabía muy bien cómo mostrar sus cartas; sin tapujos pero de una manera elegante y así conquistó al público y los medios, para su segunda temporada (en 2008) la revista The New York la nombró la mejor serie de todos los tiempos. En 2013, cuando la serie ya había culminado, un sitio web ruso (unface.me) fue lanzado como una red social inspirada en la serie donde los usuarios se podían registrar bajo un pseudonimo y así hablar de otros.

TOMÓ LA ALTA COSTURA Y LUEGO CREÓ SU PROPIO ESTILO

Cada episodio de Gossip Girl se ambientaba en algún evento: almuerzos, fiestas nocturnas, reuniones al aire libre o en los hoteles más prestigiosos de Nueva York, cada uno de estos acontecimientos servían como pretexto para que los adolescentes más top del Upper East Side hiciesen gala de las prendas más lujosas de las últimas colecciones de diseñadores de renombre. De hecho, personalidades como Vera Wang y Stella McCartney tuvieron sus respectivos cameos dentro de la serie. La diseñadora de vestuario, Cindy C. Torres, fue la encargada de crear el estilo de cada personaje que a lo largo de la serie sirvió para identificar las personalidades de cada uno y a su vez marcar tendencia propia.

Blair Waldorf sigue siendo uno de los personajes mejor vestida de la televisión americana, su estilo clásico con vestidos, medias panties, gabardinas y diademas era la envidia de cualquier adolescente seguidora de la serie. Serena Van der Woodsen era el polo opuesto, más salvaje y mucho más exuberante mientras que Jenny Humphrey pasó de ser la Cenicienta de Brooklyn a una chica punk (que diseñaba su propia ropa). Basta con ver cualquier episodio para ubicarnos en el tiempo, Gossip Girl reflejaba lo último de la moda, todo lo que se veía  bien pero nadie que no viajase en limosina podría llevar.

Blair y Dan

También albergó estrellas, antes de ser estrellas. Lady Gaga participó en la serie antes de la era Fame, Sebastian Stan y Armie Hammer se unieron al reparto cuando eran dos desconocidos y hasta Ivanka Trump tuvo su momento de fama dentro de la serie. Mientras celebridades como Emma Watson reconocían su entusiasmo hacia la serie. Otras como Greta Gerwig audicionaron sin éxito.

ADOLESCENTES EXTRAORDINARIOS VS. ADOLESCENTES ORDINARIOS

Cuando se estrenó no había nada igual en televisión excepto Skins que retrataba la juventud en los suburbios londinenses. Gossip Girl era una serie de adolescentes para adolescentes pero se les olvidaba mencionar que era sobre adolescentes extraordinarios para un público ordinario. Para cualquier mortal que vio la serie (y son muchos) era imposible identificarse con algún personaje o alguna situación. Blair, Serena y sus amigos eran adolescentes de 17 años con una vida sexual más activa que la de sus propios padres, tenían acceso a cualquier sustancia prohibida, pasaban las noches en locales nocturnos (en el caso de Chuck Bass, era dueño de uno), estudiaban en el mejor instituto de Nueva York, veían a sus padres una vez al mes, el valor de sus armarios podría haber acabado con el hambre en África y si se aburrían podían ver los chismes que les concedía Gossip Girl o de lleno inventar alguno. Por eso fascinaba. La serie sirvió como una ventana para decir a su público así podría ser tu vida pero como eso nunca iba a suceder era suficiente vivirlo a través de otros.

Cuando Gossip Girl se estrenó recibió duras críticas, principalmente por asociaciones como The Parents Television Cousil y algunos medios (como Boston Heráldico y New York Post) por su alto contenido sexual a pesar de estar dirigida principalmente a un público juvenil. La serie, para su segunda temporada, apostó por tomar las críticas negativas y usarlas a favor. Frases como “sorprendentemente inapropiada” y “la pesadilla de cualquier padrefueron acreditada por estos medios y los productores la asumieron como eslogan publicitario para el programa y así reafirmaron el concepto de la serie. Porque Gossip Girl desde su piloto supo lo que quería ser y se mantuvo fiel así misma hasta el final. Para su segunda y tercera temporada las críticas funcionaron a favor; las audiencias iban en ascenso y para el año 2012 cuando se estrenó el episodio 100, Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, ofició el 26 de enero de cada año como el día de Gossip Girl.

Diez años después de su estreno, la generación que creció viendo la serie sigue recordando a Blair, Serena, Dan, Chuck y Nate. Como diría la misma Gossip Girl los buenos tiempos no duran para siempre pero siempre se vale recordar.

X.O.X.O Gossip Girl.

Comentarios

Ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre