“¡Mira aquí afuera! Todo se desmorona.
Te estoy borrando y estoy feliz.
Tú me lo hiciste primero. No puedo creer que me hayas hecho esto.
¡Maldición! ¡Clem!
¿Me oíste? ¡Te habrás ido por la mañana!
¡El final perfecto para esta historia de #$%&/!”

A veces los recuerdos pesan, atormentan aún cuando nos hayamos deshecho de todo aquello que estaba relacionado con esa persona. Vienen por las noches o en los momentos de soledad como fantasmas y buscan en tu mente su imagen para volverla a sacar del archivo reviviendo todo de nuevo. Te llenan de nostalgia por lo vivido, por lo que no reparaste, por aquello que no dijiste.

Bajo este concepto, recordé una de mis películas favoritas (de mi colección de como 50 películas favoritas si no es que más) Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. Ya saben, esa de Jim Carrey y Kate Winslet donde se borran uno de la mente del otro, sin embargo se vuelven a conocer y a enamorarse. Bueno, el punto fue que me pregunte: Si pudiera borrar a alguien ¿lo haría?

“Es doloroso, pasar tanto tiempo con alguien solo para descubrir que es un desconocido.”

Para mí, esta película es un claro ejemplo de que no puedes engañar al destino. Por más que corras de quien estás designado a conocer el destino siempre te alcanza, corre más rápido que nosotros. Aún si lo borras, haces como que nunca lo viste o te escondas, lo que es para ti tarde o temprano lo vas a topar. Pero, ¿en verdad sería más fácil olvidar con un simple procedimiento?

“Puedes correr pero no esconderte”

Imagina esto, terminas con alguien o peleas a muerte con un amigo. Vas a la clínica y por arte de magia ha desaparecido de tu mente. Sería tan fácil, sin duelo, sin imágenes mentales, sin canciones de la radio que te recuerden a esa persona con cada acorde. Serías libre, no tendrías ninguna atadura a nadie y podrías fácilmente pasar de una relación a otra sin problemas.

“La Srita. Kruezynski no era feliz y quería seguir adelante. Nosotros le brindamos esa posibilidad”

Sin embargo me pregunto ¿Y las experiencias? ¿Y todo lo que creciste a su lado? ¿Dónde se queda ese algo que toda persona aporta a tu vida con su paso? Todo lo vivido sirve de algo, por no repetir errores, por aprender, evita que tropecemos dos veces con la misma piedra. ¿Cómo sabrías qué patrón de relación estás siguiendo? ¿Cómo saber en qué fallaste para no volver a hacerlo?

 -Aun después de eso, seguía pensando que salvarías mi vida.
-Lo sé.
-Sería distinto, si solo pudiéramos intentarlo otra vez.
-Recuérdeme. Haz todo lo posible. Tal vez podamos.

Las personas y las experiencias no se olvidan; se superan, tomas lo bueno y continúas. Para superar no necesariamente tienes que olvidar, sino darle un lugar a esos recuerdos sin que representen dolor. Transformar el contexto en algo que sea un recuerdo lindo, fue algo bueno pero es pasado. Podemos vivir sin ello; sólo necesitamos reinterpretar esa vivencia y darle un significado positivo para continuar. Aprendamos a soltar ese pasado para continuar y ser feliz.

“Adiós. Fue agradable conocerte y el resto.”

 

1288483831776_f

 Tip: Despídete, aunque sea mentalmente imagina esa despedida, crea una si no te es posible llevarla a cabo. Escribe una carta, quémala y deja que el viento se la lleve. Busca paz interior para poder seguir tu vida; nadie es indispensable y finalmente lo bueno que vivieron, las experiencias y recuerdos te dejaron algo positivo.

“Regresa e inventa una despedida, al menos finjamos que tuvimos una…”

Respondiendo mi propia pregunta. No, no borraría a nadie por más desagradable que hubiera sido la experiencia a su lado. Al contrario, agradezco haberlo vivido porque me ha convertido en alguien mejor. Aunque sí, voy a confesar que existen personas que a veces quisiera borrar … pero del mundo.

De cualquier modo, ahora bien, si lo borrara como dice la canción “yo mil veces te vuelvo a conocer“, pues esas vivencias no las cambiaría en nada estaban destinadas a suceder; incluso estoy segura que de borrarlas las volvería a repetir sin cambiar nada.

Dicen que cada persona llega a nuestra vida por una razón, traen algo que debemos aprender. Es por ello que la vida nos lleva hasta ellas, para ayudarnos a crecer y viceversa. Espero que sea así y que lo tomen de esta manera, la vida está llena de lecciones, no se olviden de ellas. Suerte.

3 Comentarios

  1. Una película maravillosa, por años mis amistades me la habían recomendado y cuando tuve la oportunidad de verla, quede fascinado, me identifique muchísimo con el personaje de Jim Carrey, tanto que logro arrancarme unas lagrimas, sobretodo el final de la película… así que también la recomiendo… ¿que precio puede tener para un hombre los recuerdos que le quedaron de alguien a quien amo?, ¿hasta donde eres capaz de llegar?… la película es interesante y descubre a mi parecer los aspectos mas profundos del sufrimiento y la felicidad que parecen ser no dos extremos sino dos puntos continuos de un circulo…

  2. Una película bastante interesante, claro esta, no le entendi del todo bien la primera vez.

    ¿De verdad? ¿Ya se conocian antes? . Es cómo aquella pregunta,que en alguna ocasión discutimos en preparatoria algunos compañeros mios en alguna ocasión : Si tuvieras la oportunidad de armar a un hombre/mujer , ¿lo harias a modo de tus propias necesidades? Habre contestado que si en alguna ocasión,pero si lo piensas un poco, ¿de que te serviria? Una persona como tal, tiene sus defectos, virtudes, cualidades, no le veo el caso. Y si, en alguna ocasión tambien me hice esa pregunta, la de borrar memorias, ¿pero a que precio? Los errores son para eso, pero sobre todo, son para enseñarnos, después de todo, no somos perfectos.

    Es cómo cuando formateas un disco duro/memoria usb, de cierta manera, habra remanentes de archivos en algún sector de los platos metálicos, claro esta , si llegas a intentar recuperar fragmentos de archivos, ahi estarán.

    Lo mismo pasa con el cerebro humano.

    Gracias por el dato señorita, acabo de acordarme de un texto que leí hace un par de meses, y casi hace referencia a ésto, a éste ejercicio, de cierta manera para sanar viejas heridas, yo por ejemplo, a mi me ha servido escribirlo, pasarlo a la computadora, en unas cuantas ocasiones, entregarle el texto a esa persona para que lo lea, y de nueva cuenta, leerlo yo.

    En este momento no tengo el título a la mano, pero si lo encuentro, lo compartire en el blog, y de paso , te paso el título de la obra,dado que es de origen extranjero, asiatico.

Comenta en el recuadro