El lobo de Wall Street está ambientada en 1987, muestra la carrera de Jordan Belfort el corredor de bolsa novato que un día llega a Wall Street con la sola idea de comerse el mundo desde su lugar de trabajo, venido de la clase media con sueños de grandeza a costa de lo que sea, Belfort encuentra en una empresa que maneja acciones de centavos la gran oportunidad de ganar 40% de comisión, aunque la legalidad de esto queda en duda, después conforma su grupo de trabajo con quienes abre su propia empresa la cual se vuelve famosa y es perseguida por la justicia por las grandes ganancias.

El lobo de wall street pasa por una serie de excesos:

Dinero. Tan adictivo como cualquier droga,  embriagante a niveles inimaginables, nada mejor para cambiar a una persona como el dinero. Cuando eres pobre y después tienes todo el dinero del mundo que no sabes cómo gastarlo, en palabras del personaje Jordan Belfort, vienen los excesos, la sensación de omnipotencia y puedes cambiar todo por él, familia amigos, esposa, etc.

El lobo de Wall Street a su forma cruda refleja cómo el dinero corrompe y como puede hacer que justifiques las acciones diciendo que el dinero también te puede volver mejor persona con el viejo truco de que puedes ayudar aquellas todas buenas causas que siempre quisiste. Juegan con el dinero de las personas, una ecuación fácil poniendo en riesgo el dinero de ellos y obteniendo las ganancias directas de la inversión, el efectivo va del cliente al bolsillo de ellos, esperando que el cliente no materialice esas acciones en efectivo, es como vender humo a quienes quieren hacerse millonarios fácilmente.

Poder. Con el dinero llega el poder, un joven miembro fundador de una empresa que gana millones de dólares no puede dejar de sentirse poderoso, puede tenerlo todo a sus pies. Como regalo de bodas le da a su esposa un Yate de gran tamaño e increíble lujo, organiza juegos y diversión en la oficia, desafía al FBI, a su padre e infunde un tremendo valor y energía a cada uno de sus colaboradores con cada palabra de ánimo y motivación emanada de su boca antes de cada evento. El lobo que tiene todo al alcance de sus fauces.

Mujeres. Tiene una esposa normal, de clase media, pero al conocer a la “Duquesa” esa modelo despampanante todo el amor y todos esos momentos difíciles que compartieron quedan atrás, el apoyo y la confianza que ella vertió en él en los tiempos de ser un don nadie quedan olvidados por la Duquesa. No contento con ello Belfort organiza orgías en la oficina, a motivo de celebración, lo cual con el tiempo se convierte en algo habitual llegando a permitir sexo en horario de trabajo, a la vista de todos, un auténtico “todos contra todos” pero en el trabajo. Innumerable escenas de sexo, en todas sus modalidades y de todas las intensidades, atención de con quien acuden a ver la película, por algo es clasificación C.

Drogas. No recuerdo haber visto una película en la que se usaran tantas drogas, tanta cocaína, tantas pastillas, tanto alcohol, pero puedo decir que sin ser burdo o vulgar retrata perfecto los excesos del consumo de las altas esferas. Vemos también como el sistema es corrupto y permisivo con los adinerados a quienes se les da carta abierta en sus acciones. En las actuaciones se destaca ampliamente ver a Leonardo DiCaprio en unas de las fases del consumo de pastillas, como él la llama “parálisis cerebral” en la que se arrastra por el suelo intentando llegar a su auto haciendo un escena de comedia física pura, provocando grandes carcajadas, quedando muy presente en el público.

La película de Wall Street maneja de forma excepcional la comedia, la sátira y la denuncia de los excesos de los adinerados, una pintura del capitalismo, es una denuncia de como los millones siempre vienen de la clase media que trabaja con la ilusión de enriquecerse, de igual forma hace una especie de examen moral al espectador que se deleita con Belfort haciendo una venta sabiendo que a su manera está estafando y aun así deseas que lo logre, al final del día muchos esperan que ante las fechorías se le apoye y se le comprenda.

Por: Josué González

Twitter:  @joss_gonzalez

Comenta en el recuadro