La fidelidad de muchos hombres se basa en la pereza, la fidelidad de muchas mujeres en la costumbre. (Víctor Hugo)

La verdad seré honesta en cuestiones de fidelidad diré lo que Megara “Si a los engaños dieran premios hubiera varios ya ganado“, siendo realista ninguna de mis parejas me ha sido fiel digamos…NUNCA. Eso o generalmente soy la persona con la que le ponen el cuerno a su pareja, especialmente soy consciente de ello en mis últimas dos relaciones, ya sé puedes pensar muchas cosas pero antes de juzgar ¡alto! Ese asunto está en el pasado y por ello, me puse a analizar la fidelidad y me encontré con lo siguiente…

Dicen que en el amor se mezclan los sentimientos y la voluntad, quiere decir que permanecer dentro de una pareja exige sacrificio, esfuerzo y entrega; dentro de lo cual también incluimos la FIDELIDAD. Aceptémoslo, la vida hoy en día es demasiado dinámica y conocemos nuevas personas todos los días, la vida en pareja debe de avanzar a este mismo ritmo y pues queramos aceptarlo o no los sentimientos también son cambiantes sobre todo si caemos en la rutina.

Somos parte de la idea de: Si algo no te sirve, bótalo.  Es la realidad, nuestra sociedad es desechable, todo se reemplaza, todo se tira y quizá nos hemos formado la misma idea de las personas. En el mismo sentido que guardamos las cosas por nostalgia y conservamos las relaciones por lo mismo, no importa si tenemos 3 o 4 novios, al final no queremos dejar a ninguno porque aun significa algo pero no nos duele engañarlos.

Es probable que las relaciones humanas hayan cambiado por esa idea que nos hemos formado de “vivir el momento” o de “darse gustos”. ¿Aplica también cuando tenemos un compromiso? El “no desperdiciar las oportunidades” puede que no esté considerando las consecuencias que implica el “correr ese riesgo”.

Para mí, la fidelidad implica entregarse por completo al otro, la idea de “nos pertenecemos” y eso en realidad suena un poco aterrador. De igual manera el amor desea el bien y la felicidad del otro, cosa que pues si vemos las cosas crudamente la infidelidad no brinda por tanto si hablamos de infidelidad no podemos hablar de amor.

El sexo hoy en día es sinónimo de placer, veamos los anuncios ¿son parejas enamoradas? ¡Por supuesto que no! Son objetos de placer, no le echaré toda la culpa a la televisión aunque sí ha formado parte de esta “deformación” si es que podemos llamarle así, del amor. Y si limitamos el sexo a placer y no hablamos de “hacer el amor” es difícil hablar de fidelidad también.

Ahora ya no podemos decir que los hombres o las mujeres son más infieles, se da por igual simplemente porque la sexualidad hoy en día es un tema más abierto, ya no se limita a géneros. Pero vamos a ver los factores que te llevan a ella y los tipos que existen:

  1. Insatisfacción: Vamos a suponer que tu pareja es un sueño en el trato y un horror en la cama, la infidelidad sexual podríamos decir que es “animal” por puro instinto y placer. No hay corazón en ella y aun así rompe el de la “victima” y deja al otro con un sentimiento de culpa por haber fallado al compromiso si es que existe amor en la pareja.
  2. Pseudo libertad: Con el cambio de los tiempos y roles sociales, a veces confundimos libertad y libertinaje. Puede que nos sintamos con “los mismos derechos en todo” y muchas mujeres al ver esto, estar en el mercado laboral y con el divorcio tan aceptado. Además el exhibir el cuerpo y sentirse sumamente erótica puede “caer en tentación” y ver la infidelidad como algo más que puede hacer… si los hombres lo hacen ¿por qué la mujer no?
  3. Desilusión: Después de muchas desilusiones puede que ya ni siquiera se sienta el compromiso y pues si nos ha ido igual en todas nuestras experiencias de amor ¿para qué esforzarnos en ser fieles?

Tipos de infidelidad

Infidelidad sexual: En primer lugar las personas necesitan lealtad y fidelidad al estar en una relación de pareja empezando por lo más absurdo que es el pensamiento hasta lo más complejo que son las emociones. La fidelidad sexual da primero que nada tranquilidad porque quiere decir que eres una persona nada con la que es seguro llegar al coito porque no andas “de flor en flor”, a pesar de que es necesario y sabio usar preservativos. A tu pareja debes darle la certeza de que para ti no existe nadie más, utilizar el coqueteo como arma de control no funciona, sólo crearas desconfianza de que es lo que haces cuando no está contigo. Es mejor dejarle claro que sólo estás con una sola persona: ÉL/ ELLA. La relación formal implica un pacto sexual de únicamente mantener relaciones uno con el otro, es lo que crea seguridad y un lazo especial entre ambos.

Infidelidad emocional: Para muchas parejas la fidelidad sexual no es tan importante como la emocional, ya que ésta implica que tienes un lazo fuerte de amor, respeto y aceptación. Quiere decir que tu lealtad hacía ella no tiene nada que ver con su físico o estatus sino que entre ustedes existe el más puro y sincero cariño, la base de lo emocional llevará a la fidelidad sexual. Pero puede que estés con esa persona mientras piensas en otra, que sigas anclado a un crush o ex y le estés utilizando como escape “mientras le olvidas”.  Algunas personas afirman que la infidelidad emocional es mucho más imperdonable que la sexual. La fidelidad emocional conlleva ser soporte y apoyo en todo momento, darle su lugar en público y respaldarle ante todo. Si está se pierde es muy probable que la pareja busque alguien que si la haga sentir esta seguridad.

¿Qué puedes hacer para ser fiel? La fidelidad es resultado de confianza y compromiso, de la unión de la pareja y la complicidad, de tener un lenguaje común, un lazo inquebrantable y un amor incondicional. Algo tan fuerte que supera los miedos e inseguridades y que abre el camino de la intimidad, algo que nadie puede romper.

Para llegar a algo así es necesario tirar los muros, desnudar el alma y dejar que esa persona que hoy es tu pareja entre en tu mundo. Haber vivido plenamente tu libertad, entiéndase soltería, conocido personas, experimentado y sentirte preparado para afrontar un compromiso. Cuando busques algo estable, formal y con quien compartir tu vida, ver un futuro y quien acompañe tu camino… justo ahí sabrás que estás preparado para ser fiel

Si piensas que tu pareja te es infiel seguramente ya no te sientes valioso/a para él/ella y en fondo sabes que su compromiso se está rompiendo, es mejor cortar por lo sano porque si la duda surge algo ya no está funcionando.

Por el momento es todo dejaré el miedo a la infidelidad para mañana, mientras analiza tu relación y piensa ¿existe la fidelidad en ustedes?

 

Comenta en el recuadro