InicioYOLOescriboEjercicios para la salud de los pulmones después del...

Ejercicios para la salud de los pulmones después del Covid

Para muchos pacientes hospitalizados por COVID-19, sobrevivir al virus es solo la mitad de la batalla. Una vez que se considera libre de virus y listo para ser enviado a casa, comienza el largo camino hacia la recuperación, que incluye, a través de ejercicios para la salud de los pulmones después del COVID19, la reconstrucción de la capacidad pulmonar y la salud respiratoria en general.

Los pacientes con COVID-19 tienden a estar más enfermos durante mucho más tiempo que otros pacientes con enfermedades relacionadas con las vías respiratorias y, en algunos casos, permanecen conectados a un ventilador durante más tiempo. En el caso de estos pacientes ventilados también tardan más en reaccionar o beneficiarse de los esfuerzos de oxigenación. Cuando los pacientes están intubados por períodos prolongados, generalmente es porque tienen condiciones médicas subyacentes o acompañantes. Los pacientes que están sanos generalmente son intubados solo para superar el problema de requerir altos niveles de oxígeno. Este virus ha demostrado ser único y requiere diferentes técnicas y tratamientos que los estándares tradicionales de atención.

Aunque la mayoría de los pacientes se recuperan sin efectos a largo plazo, algunos pacientes experimentan síntomas persistentes después del Covid-19. Estos síntomas incluyen dificultad para respirar, se fatigan fácilmente y experimentan debilidad debido a su capacidad limitada para participar en la actividad física regular.

¿Se pueden ejercitar los pulmones?

Los pulmones son literalmente globos que intercambian aire. Lo que permite que los pulmones se abran es el diafragma, que se encuentra debajo de los pulmones. Cuando se contrae, los pulmones se empujan hacia abajo y se expanden y el aire entra rápidamente.

Además del diafragma, los músculos secundarios conectados a la caja torácica, así como los de los hombros y la espalda, ayudan a que la cavidad torácica se expanda para permitir la entrada de aire a los pulmones. En pacientes que están extremadamente enfermos, esos músculos se debilitan por falta de uso. La debilidad muscular, a su vez, puede afectar directamente la capacidad pulmonar.

Aparte de todo esto, muchos médicos están encontrando coágulos de sangre en los pulmones de pacientes después del COVID, pero estos generalmente se tratan con anticoagulantes.

Ejercicios para la salud de los pulmones después del Covid

Para las personas con daño pulmonar significativo, es recomendable trabajar con un terapeuta respiratorio. Después de completar las pruebas de respiración para obtener una línea de base, los terapeutas pueden iniciar a los pacientes en una serie de ejercicios para desarrollar los músculos respiratorios accesorios en el transcurso de cuatro a seis semanas.

Independientemente de la gravedad de la infección por COVID-19, muchas personas ahora buscan formas de disminuir los efectos de las lesiones pulmonares importantes, como la falta de aire.

Más allá de los ejercicios específicos, también se sugiere que las personas comiencen con ejercicios aeróbicos sostenidos a una intensidad más baja, como caminar o andar en bicicleta. Cuando esos ejercicios se pueden completar sin esfuerzo durante algunas semanas, pueden aumentar la intensidad gradualmente hasta alcanzar los niveles normales de intensidad.

Pero ¿cuáles son los ejercicios?

Prueba estos ejercicios para la salud de los pulmones después del Covid que fácilmente puedes hacer desde casa.

Respiración diafragmática en la espalda

La “respiración diafragmática” se refiere a realizar respiraciones profundas con el abdomen que hacen que el diafragma se expanda tanto como sea posible. La respiración diafragmática puede inflar los diminutos sacos de aire en la parte inferior de los pulmones y permitirles expulsar cualquier moco alojado allí.

Para realizar este ejercicio de respiración COVID-19, acuéstate de espaldas en el suelo, con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Coloca tu mano sobre tu ombligo y concéntrate en empujar tu mano hacia arriba con cada respiración. Repite de 8 a 10 veces o durante un minuto.

Respiración profunda en el estómago

Realizar la respiración diafragmática mientras estás acostado boca abajo ayuda a abrir diferentes sacos de aire en tus pulmones. No realices esta maniobra si aumenta la dificultad para respirar.

Acuéstate boca abajo en la cama o en un sofá, apoyando la frente en las manos. Mantén la boca cerrada y toque el paladar con la lengua. Mientras inhala lentamente por la nariz, concéntrate en presionar el ombligo contra el colchón o el sofá. Exhala lentamente por la nariz. Repite de 8 a 10 veces.

Respiración con los labios fruncidos

Este tipo de respiración retiene aire dentro de los pulmones durante un período de tiempo más largo que una respiración estándar, lo que permite que la sangre absorba más oxígeno. Para realizar un ejercicio de respiración con los labios fruncidos, siéntate derecho en una silla.

Inhala por la nariz mientras cuentas rítmicamente, luego frunce los labios como si planearas besar a alguien y exhala por la boca por el doble de tiempo que inhalaste. Por ejemplo, si contó hasta «cinco» mientras inhalabas, exhala contando hasta «diez».

Respiración profunda con tarareo

Tararear mientras exhalas puede retener aire en tus pulmones por más tiempo que simplemente exhalar por la nariz o la boca.

Para realizar una respiración profunda con tarareo, comienza sentándote o de pie lo más erguido posible. Coloca una mano sobre tu esternón y la otra mano sobre tu vientre. Cierra los labios y toca el paladar con la lengua. A medida que inhalas lentamente por la nariz, concéntrate en alejar la mano inferior del cuerpo antes de que la mano superior se eleve con el pecho. Exhala por la nariz mientras tarareas. Realice de 8 a 10 veces.

Respiración profunda con tos

Toser elimina las secreciones de los pulmones para que puedas respirar mejor. Pero es importante utilizar una buena técnica para toser.

Para hacer esto, realiza una secuencia de ejercicios de respiración diafragmática como se describió anteriormente. Luego, mientras estás sentado o de pie, mantén la boca abierta y tose, atrapando cualquier secreción en un pañuelo. Nunca tosas ni te aclare la garganta con la boca cerrada, ya que esto puede ejercer una presión excesiva sobre los tímpanos. Trate da toser desde lo más profundo de sus pulmones para expulsar la mucosidad.

(Antes de realizar cualquier actividad que pueda hacerle toser, asegúrate de ponerte una mascarilla si hay otras personas cerca).

 Ejercicio aeróbico

Dependiendo de qué tan severa se sientas tu disnea prolongada por COVID-19, puedes obtener alivio al realizar actividad aeróbica. No hagas ejercicio con tanta intensidad que tu dificultad para respirar empeore; solo aumenta la intensidad de tus actividades aeróbicas a medida que disminuye yu dificultad para respirar.

La actividad aeróbica también puede aliviar el dolor de pecho y la fatiga asociados con el COVID prolongado al expulsar las secreciones de los pulmones y mejorar la oxigenación. Intenta caminar a paso ligero, trotar, andar en bicicleta, bailar o cualquier actividad que haga que tu sangre bombee.

Rie

Créenos, uno de los ejercicios para la salud de los pulmones es la risa. Reír es un gran ejercicio para trabajar los músculos abdominales y aumentar la capacidad pulmonar. También limpia los pulmones al expulsar suficiente aire viciado que permite que el aire fresco entre en más áreas del pulmón.

Mantente activo

La actividad regular moderadamente intensa es excelente para los pulmones, y cuando aumenta tu actividad diaria, hace tres cosas a la vez: pulmones sanos, un corazón más sano y un mejor estado de ánimo. Intenta realizar al menos 20 minutos diarios de movimiento constante y moderadamente intenso, como una caminata rápida o un paseo en bicicleta.

¿Cuándo acudir nuevamente al médico?

Si tus pulmones están dañados o tiene una enfermedad grave como EPOC o cáncer de pulmón, puedes experimentar uno o más de los siguientes síntomas:

  1. Dificultad para respirar durante actividades simples.
  2. Dolor al respirar
  3. Mareos con cambio de actividad.
  4. Una tos persistente
  5. Sibilancias con el ejercicio
  6. Tos asociada con el ejercicio
  7. Dolor en las vías respiratorias (el camino que sigue el aire para entrar y salir de los pulmones)

Consulta a tu médico de atención primaria si tienes alguno de estos síntomas. Pueden realizar pruebas para averiguar la causa o derivarlo a un especialista si es necesario.

Si tienes antecedentes de tabaquismo, habla con tu médico acerca de la frecuencia con la que debes revisarte los pulmones. La buena noticia es que si dejas de fumar, puedes recuperarte del daño y realizar un seguimiento de tu progreso durante los controles.

NM
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos nuevos

Los mejores hoteles de hielo en el mundo

Winter is here! ¿y estás pensando en unas vacaciones únicas? Ahora que el mundo está retornando paulatinamente a la...

Plantas medicinales que puedes tener en casa

El cultivo de plantas medicinales que puedes tener en casa se está volviendo moda a un ritmo acelerado, especialmente durante la...

Libros para leer en invierno

Ha llegado el momento en que vamos a necesitar una tonelada de libros para acurrucarnos cuando esté haciendo mucho...