Es impresionante e increíble lo que sucede en este país y todo es debido a… muchos factores que nunca terminaríamos de describir y que no es necesario explicar uno a uno, las tragedias suceden alrededor del mundo y no dejarán de suceder, sin embargo, detengámonos por un instante y vayamos más allá.

 ¿Existen tragedias ocasionadas por “Tormentas Tropicales”?, que hubiera sucedido si se convierten en “huracanes” (de categoría 2 en adelante), ¿cómo es posible que existan este tipo de desgracias?, ¿dónde está la gente que previene?, ¿dónde está la gente de protección civil?, pero más allá por favor, ¿dónde están los recursos que se canalizan a los municipios, estados, y como consecuencia a los organismos descentralizados de “agua, alcantarillado, saneamiento y demás”, ¿dónde están los recursos federales canalizados a instancias estatales?

Es denigrante ver como las comunidades están incomunicadas y algunas desaparecieron por la infamia de algunas personas que no cumplen con su labor de “servidor público” y hacer buen uso de todos los recursos que tienen a su disposición, y no sólo eso, no estar al pendiente de lo que sucede en todo el espectro de su nivel de responsabilidad, y sólo lavarse las manos con decir para eso está el gobierno y que se apliquen programas y fondos federales de rescate.

Pero no sólo eso, seguimos por el mismo camino de la inconciencia, de la ilegalidad, del beneficio personal, y claro de la corrupción; de qué otra forma puede explicarse todas las irregularidades de una constructora dígase ICA, TRIBASA (extinta y miles de veces rescatada por el gobierno), entre otras en darles concesiones sólo por el compadrazgo, en una obra que es para beneficio de toda la población, ¿cómo se pretende hacer lo mismo con la “reforma energética”?, ¿con qué cara las autoridades prometen algo que no es fiable?, no es factible, no acaba con la corrupción, al contrario la fomenta y hace más ineficiente a un gobierno plagado de ladrones de cuello blanco caminando muy alegremente y con toda impunidad como sólo existe en este país.

No necesitamos más desgracias en este país, no necesitamos seguir viendo que nos gobiernan unos imbéciles que sólo les gusta el dinero, que sólo ven por ellos, que sólo ven por beneficiar a unos cuantos, que sólo ven por darle la vuelta a todo, que sólo se preocupan por su bienestar y ver desde lo alto, que tristeza que sigamos por el mismo camino; pero también hay otra cosa, no necesitamos a empresas, dígase Televisa, TV Azteca, Banamex, y todas las demás empresas que busquen beneficiarse de la desgracia de generar campañas de “Súmate ya”, la población sabe hacerlo, ni tampoco que transmitan “historias cruentas”, “de tristeza”, “de superación”, el morbo vende y vende muy bien, nunca se han visto esas cámaras en verdaderos lugares en desgracia, en verdaderos lugares abandonados a su suerte, el país no necesita eso.

La mala planeación siempre tendrá consecuencias graves, siempre hará ver mal al que está y estuvo en el poder, y los que seguirán tragando del erario público hasta que se vayan de este mundo, y claro falta hacer mención, el país tampoco no necesita a “pseudo luchadores sociales, llámese López Obrador, CNTE, etc.” Esos menos sirven para nada y menos colgarse estándares que no son suyos, que lamentable que sigan estás fuerzas y estás corrientes por la necesidad ocasionada en este país que poco a poco terminará por acabar con la casi inexistente clase media.

 

COMPARTE en:
Götterdammerung Geistesgeschichte
Persona altamente capacitada para critircar, pero también para construir, acepta cualquier tipo de críticas, sobre todo las malas por que me ayudan a corregir mis constantes errores, las buenas ayudan a mejorar día con día.

1 Comentario

  1. Lamentablemente es cierto todo lo que aquí escribes.Tanta gente en desgracia, y siempre es la misma. La que menos recursos tiene, la que no tiene un puesto gubernamental, ni palancas, ni poder. Pues de ser así,entonces sí se moverían los recursos para solucionarles cualquier problema por mínimo que fuera. La naturaleza apenas comienza, ytal vez llegue el día que ni todo el dinero del mundo nos pueda salvar. Muy buen artículo, Jorge.

Comenta en el recuadro