ENTRETENIMIENTO Crítica: Judas y el Mesías Negro, el arte de...

Crítica: Judas y el Mesías Negro, el arte de la traición

En los últimos años la lucha de la comunidad afroamericana para hacerse espacio dentro del cine ha dejado resultados más fructíferos. The Help (2011), 12 Years a Slave (2013), Selma (2014), Get Out (2017), BlacKkKlansman (2018) son los ejemplos más recientes de los éxitos de taquilla y crítica de películas protagonizadas por afrodescendientes, sobre afrodescendientes dirigidas a todo el público. La última que se suma a esta lista es Judas y el Mesías Negro (2021, dir. Shaka King) que se centra en las figuras de Bill O’Neal y Fred Hampton, co-presidente del partido Pantera Negra Illinois.

Para muchos, Judah and the Black Messiah (con una calificación de 7.6/10 en IMDB) es la ‘cinta tapadera’ de los Oscar 2021. Llegó de la nada (fue la última en estrenarse entre todas las nominadas) cuando prácticamente nadie apostaba por ella en las quinielas. Pero lo cierto es que la cinta biográfica consiguió cinco nominaciones a los premios Oscar 2021, incluyendo Mejor Película. Y es que Judas y el Mesías Negro puede que no sea la última de una larga lista de biografías históricas, pero se distingue de maneras que la convierten en una experiencia entretenida y provocativa.

Sinopsis de Judas y el Mesías Negro

El actor británico Daniel Kaluuya (con un impresionante acento norteamericano) interpreta poderosamente a Fred Hampton, el líder del Partido Pantera Negra en el estado de Illinois. Hampton, un orador y organizador eléctrico, ha sacudido severamente a la Oficina Federal de Investigaciones, o FBI para los amigos. La agencia recluta al ladrón de autos afroamericano William ‘Bill’ O’Neal (el siempre solvente e infravalorado Lakeith Stanfield) para que se infiltre en la organización. Ansioso por escapar de una sentencia de prisión y ganar algo de dinero, William acepta poner en práctica el arte de la traición.

Sin embargo, la conciencia de Bill lo sacude muy a menudo, especialmente cuando es testigo de la brutal represión de la policía contra los Pantera. Mientras que el compromiso de Fred Hampton con sus ideales sobrevive a todo tipo de pruebas, incluido el encarcelamiento y la separación de su novia embarazada Deborah (Dominique Fishback), que solo obligan a William a cuestionar aún más su posición.

Judas and the Black Messiah es una película que marca todas las casillas del subgénero y, sin embargo, también trasciende de varias maneras importantes. Es decir, esta es una película biográfica que no se siente como una película biográfica. Judas y el Mesías Negro cuenta su historia como un thriller de crímenes, empujando a su audiencia al borde de sus asientos mientras son dominados por una trama de montaña rusa llena de suspenso y emoción. Y, sin embargo, la película no renuncia a las tradiciones del género; todavía se centra en actuaciones transformadoras y no sacrifica la precisión histórica por la emoción cinematográfica.

Las dos caras de la moneda

Si ya viste El Juicio de los 7 de Chicago (2020, dir. Aaron Sorkin), puede ser que el nombre de Fred Hampton se te haga familiar. De hecho, sería una idea estupenda ver en doble función la película de Sorkin y la de King. Ambas están conectadas en cuanto a la historia y las dos consiguen llevar a cabo un trabajo estupendo sobre la recreación del Chicago a finales de los 60. sin embargo, donde se destacan ambas películas es en su guión.

El guion, de Shaka King y Will Berson, equilibra sus preocupaciones generales con retratos íntimos. Fred Hampton de Daniel Kaluuya es de hecho el mesías de la historia, abrazando su destino inevitable con la calma que proviene de su comprensión de lo qué es realmente la guerra racial. Mientras que O’Neal es el Judas con problemas de conciencia que debe lidiar entre hacer el bien o el mal y lidiar con las consecuencias.

El hecho de que trama se divida en dos hilos, uno para Hampton y otro para O’Neal da como resultado una sensación más dinámica, ya que no solo estamos atrapados viendo cómo se desarrolla la vida de una persona, sino de dos. Estamos viendo las dos caras de la moneda constantemente. Con dos historias a seguir en el largometraje, esto significa que cada una no es tan profunda como podríamos esperar de una película biográfica, pero la compensación es el hecho de que los cineastas pueden elegir los eventos para representar ayudando a definir mejor el tono y la motivación de la película. En otras palabras, pueden omitir detalles que no son esenciales para la conexión entre estos dos personajes. Y eso es justamente lo que hacen dando como resultado una historia completamente fascinante y sobre todo muy entretenida.

Por lo general, en el mundo de las películas biográficas, seleccionar y elegir eventos de la vida de una persona para representarlos significaría tomar atajos. Si bien ese es esencialmente el caso de Judas y el Mesías Negro, la trama no se siente apresurada o carente de detalles. Parte de la razón de esto es que la película no está realmente tan enfocada en mostrar cómo O’Neal o Hampton llegaron al punto en que están en sus vidas como se muestra en la película. Sabemos muy poco sobre su pasado o qué los había llevado a recorrer los caminos por los que se encontraban antes de cruzarse el uno con el otro. En cambio, todo lo que necesitamos saber sobre quiénes son Hampton y O’Neal está determinado por sus acciones, y la película tiene algunos trucos bajo la manga para lograrlo.

Sin miedo a la parcialidad

Además de la guerra racial que azotó Estados Unidos en los años sesenta y setenta (que hoy sigue vigente lamentablemente), la película también transmite un fuerte mensaje sobre la lucha por lo que uno cree a través del personaje de Hampton.

Hay una escena poderosa en la que Hampton se dirige a una multitud a su regreso de una sentencia de prisión con un emotivo discurso. O’Neal grita junto con él mientras su enlace con el FBI observa entre la multitud con una sonrisa en su rostro. Más tarde, el agente cuestiona la motivación de O’Neal, ya que su comportamiento en el mitin parece transmitir un mayor compromiso con Hampton más que con el FBI.

La película contrasta la situación de O’Neal con la de Hampton. Hampton es una figura de alto perfil como miembro prominente del Partido Pantera Negra y, como tal, es el enemigo número uno del sistema y la supremacía blanca que juegan a ser uno mismo: el gobierno de la ciudad y su fuerza policial. Al igual que O’Neal, se enfrenta a un escenario sin salida, pero a diferencia de O’Neal, no se está engañando a sí mismo acerca de sus posibilidades de salvar su propia vida. Se da cuenta de los riesgos que está tomando para intentar marcar la diferencia, y de los poderes de quienes intentan detenerlo. El corazón de la película es cómo estas dos personas se desenvuelven en este tipo de situaciones y lo muestra sin tapujos, sin importar caer en un terreno demasiado parcial.

En todos los demás aspectos, Judas y el Mesías Negro es un gran éxito. Su director Shaka King navega con éxito las peligrosas aguas del género biopic para ofrecernos una película que es tan entretenida como estimulante. Sobre todo, esta es una película muy poderosa. Desde las actuaciones hasta la historia, la producción y los mensajes, habla alto y claro. No solo se relaciona con los eventos actuales, sino que también da vida a la historia de una manera vibrante e interesante. Judas y el Mesías Negro palpita con energía y pasión cada vez que el Hampton de Kaluuya sube al escenario, siendo tan resonante cuando se trata de William acechando al margen, esperando practicar el arte de la traición.

  • Judas y el Mesías Negro se puede ver en cines y esta dentro de la plataforma HBO Max la cual llegará a México a mediados de 2021.
Nela Mach
Nela Mach
Amante de las películas y las series. Intento de escritora. Entusiasta de la cultura pop

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Recientes

Libros para leer en verano

Gracias a la pandemia y el confinamiento prolongado, 2020 y 2021 han sido años difíciles para todos, más para...

Netflix arruinó Arrested Development (y tengo argumentos)

Netflix arruinó Arrested Development. Tengo pruebas y nada de dudas. Y si alguien piensa que exagero, entonces que siga...

Cómo crear una tienda en Instagram fácil y rápido

Para nadie es un secreto que durante el período de la pandemia por COVID-19 la situación económica de muchos...

¿Vale la pena comprar en Liverpool, Venta nocturna?

La tienda departamental Liverpool celebra las ventas nocturnas varias veces al año para liquidar productos y dar entrada a la nueva temporada con nuevos...

Los mejores regalos para el día de las madres

Cuando llega Mayo todo sabemos que es el mes de las madres y es necesario consentir a quienes nos brindaron alojamiento dentro de su...