¿Así que ya estás pensando en casarte? ¡Felicidades! Espero que hayas reflexionado bastante bien este paso tan importante para tu vida, que tengas en cuenta el compromiso tan grande que estás asumiendo y que estés suficientemente preparada como para firmar ese contrato bajo el cual estás de acuerdo en invitar a tu espacio a otra persona; dejarlo compartir tu intimidad, tus momentos, lo bueno y lo malo así como brindar apoyo. No todo es recibir, también debemos dar, ceder, ser flexibles y poder lograr acuerdos. Hay que ser recíprocos y negociar, porque como en todo contrato ambas partes deber poner todas sus cartas sobre la mesa para poder ser exitosos.

Hablando de tus últimos días de mujer soltera, te dejaré los puntos que toda mujer debe experimentar antes de “echarse el lazo” y espero puedas cumplirlos antes de tu compromiso.

Aprende a amarte a ti misma: Antes de poder amar a alguien más debes trabajar en amarte a ti misma, ama tu cuerpo, ama tus cualidades y ama tus defectos. Al final del día, la compañía más importante que tendrás no será tu futura pareja sino tu misma y sin importar cuánto trabajes en tu cuerpo siempre habrá algo que no te guste del todo pero ACÉPTALO, ese detalle te hace única y pelear con tu cuerpo no te llevará a ningún lado, eres quien eres y si tu no te amas y te aceptas tal cual ¿cómo esperas que los demás lo hagan?

Sufre por amor. Antes de escoger a alguien para toda la vida debes estar segura de haber experimentado y conocido a más personas y lo que tenían para ofrecerte (emocionalmente hablando no quiero decir que seas una interesada). Haber terminado con alguien y que te rompan el corazón, te hace más fuerte emocionalmente y te enseña que no siempre se puede ganar en el amor, que no siempre te van a corresponder y que después de tantas personas incorrectas por fin has encontrado a la persona indicada por lo cual debes valorarla más.

Termina con alguien. Lo sé, romperle el corazón a alguien no es la experiencia más agradable del mundo pero al menos una vez tienes permiso de ser quien tome las riendas y termines una relación que no va para ningún lado. Está experiencia te hará más fuerte y decidida, además de que te quitará el miedo a expresar noticias desagradables.

Ten una aventura de verano. Búscate un amor de esos de película, ya sabes ese hombre que conoces en la playa y es tu novio por dos semanas, todas necesitamos una historia que contar después.

Aprende a cocinar. No me digas misógina o machista, todas necesitamos al menos una receta que sea nuestra especialidad y además ¿merecemos valernos por nosotras mismas y consentirnos preparándonos algo sabroso de vez en cuando no?

Gasta dinero en ti. Mucho esfuerzo nos cuesta ganarnos nuestro dinero como para no darnos un lujo de vez en cuando así que gasta en algo que te guste porque quieres, puedes y debes. Fin.

Ten muchas citas. Una vez que inicies tu matrimonio ya no tienes permiso más que de “ver el menú” y pues las citas nos permiten conocer a otras personas y ganar experiencia ya que no siempre las citas salen como en nuestra mente. Tienes derecho a vivir citas buenas, malas, divertidas y aquellas que son un rotundo fracaso. A salir con gente “bien” y patanes que no querrás volver a ver ni en muñequitos de plastilina. Vive, experimenta y convéncete que estás eligiendo a la persona adecuada.

Hazte valiente. Elabora una lista de tus temores y enfréntalos, da una plática a una audiencia y vence ese miedo de hablar en público, lánzate del bungee, haz paracaidismo, come insectos, ve a un restaurante y come sola, acaricia una serpiente, ponte de nuevo esa playera que compraste y te dio vergüenza volver a usar. Haz lo que sea, pero hazlo, no te quedes con ganas.

Vive la experiencia de “amigo con derechos”. No te quedes con ganas de llevar a tu cama a ese amigo que siempre supiste que estaba “súper potable“y por ser sólo amigos nunca invitaste a dormir. Tienes derecho a una “despedida de soltera”.

Estudia. Ya sé, puedes estar casada y estudiar pero no tendrás tanto tiempo como ahora que no tienes más responsabilidades que cuidar de ti, consigue esa licenciatura, ese curso, toma ese taller, ve y haz una maestría, un posgrado, lo que quieras. Hazlo ahora que no hay gastos y otras prioridades. Invierte en ti.

Trabaja: ¿Ya estudiaste no? Entonces experimenta el poder trabajar y ganar dinero sólo para ti. Aunque suene mal tú y tu desarrollo personal son prioridad.

Vida financiera. Para empezar una nueva etapa de la vida desde cero es necesario que tengas en orden tus finanzas para que puedas estar tranquila e iniciar los gastos de una vida juntos.

Cuida tu cuerpo: Desintoxícate, come sano y ejercítate, me vas a agradecer el consejo cuando veas como luces en tu vestido de novia.

Dile adiós al pasado. Este punto es especialmente importante, vas a iniciar una nueva etapa y no querrás hacerlo cargando con todos los fantasmas pasados. Olvida y perdona todo lo que paso hasta antes de este momento, especialmente hablando de relaciones, lo bueno o malo que hayas vivido con tus parejas anteriores queda atrás y das inicio a una vida nueva al lado de quien has escogido para empezar algo nuevo.

Busca un pasatiempo. Todas necesitamos un break de vez en cuando, ese momento para disfrutar de nuestra soledad y hacer algo que nos llene y nos guste. Antes de iniciar el viaje en pareja encuentra esa actividad que te haga feliz y te haga sentir plena.

Cultiva amistades. Recuerda nunca dejar de lado a tus amigos, ese grupo de personas que estarán contigo sin importar que pase y te darán su apoyo incondicional.

Disfruta las cosas simples: Sal a caminar, ve al cine, pon una película en tu casa con una bolsa de palomitas, lee un libro, ve y toma una taza de café. Aprecia cada momento de tu vida y reflexiona. Antes de ese gran paso necesitas aprender a disfrutar cada momento y de tu soledad.

Vive sola. Ok a lo mejor no sola sola, sólo sal de casa de tus padres y consigue un lugar con algunas amigas. Te ayudará a conocerte y a enfrentarte con los problemas de mantener tus propios gastos, además de que demostrarte que puedes cuidar de ti misma y experimentar lo que es hacerte cargo de un hogar.

Viaja con tus amigas. Muchas mujeres consideran importante y liberador hacer un viaje con sus hermanas y amigas antes del gran día, además es una memoria que les durará toda la vida.

Viaja sola. No sólo es importante para “reencontrarte contigo misma”, hacer reflexiones y disfrutar tu soledad.

[divider]Un plus pre-matrimonio[/divider]

Cosas que debes hacer con tu pareja antes de casarse.

Vive con tu pareja. Puede que no creas que es importante vivir juntos un tiempo antes de decidir si quieren o no casarse, pero hacer un “periodo de prueba” es vital ya que sólo así sabes si podrás vivir con todas las costumbres y manías del otro antes de comprometerte.

Viaja con tu futuro esposo. Ok digamos que no quieres vivir con tu pareja, hagan un viaje juntos, de igual forma habrá cosas que saldrán a la luz estando solos y se conocerán un poco más antes del gran paso.

Tengan una buena pelea. Sabrán si tienen la capacidad de negociar, superar conflictos sin “morir en el intento”.

Finanzas de pareja. Establezcan un plan de gastos, cosas prioritarias para armar su casa, vean cuánto ganan y como se arreglaran para pagar. Créeme no vas a querer que los problemas financieros sean obstáculo para su felicidad conyugal.

Hablen de hijos. Antes de casarse hablen de hijos, quieren o no quieren tenerlos, cuantos, bajo que educación, cómo quieren criarlos, en qué escuela, todos los aspectos son importantes aunque no lo creas y es mejor saberlo ahora antes de que estén embarazados y quieran resolverlo un minuto antes de que nazcan.

Espero que estos puntos te sirvan realmente para disfrutar tus últimos momentos soltera antes del gran día. Si ya estás completamente decidida sólo me resta decirte: FELICIDADES y no olvides algo azul , algo nuevo, algo usado y algo prestado para la buena suerte.

Comenta en el recuadro